Mauro Cano: "El arte es un puente de uno hacia los otros"

Mauro Cano: "El arte es un puente de uno hacia los otros"

El pintor que en su mundo real visible incorporó un mundo inmaterial y subjetivo para obtener una nueva imagen del mundo físico enriquecido, compartió hoy con MDZ Arte sus ideas, sueños, anhelos y mucho más.

Muriel Del Barco

Muriel Del Barco

Mauro Cano nació en Mendoza, el 3 de abril de 1978. Y desde que tiene conciencia dibuja.

Su paso por la Facultad de Artes y Diseño fue breve y, a los 20 años, comenzó a explorar el realismo e hiperrealismo en la pintura logrando obras maravillosas. Aunque no tiene un referente artístico es un aficionado de las obras de Diego Velázquez y de Antonio López García, así como también de Eloy Morales. 

¿Qué expresa el arte para vos?

No hay límites para las sensaciones que una persona puede experimentar frente a un acto creativo.

No a todos nos llega de la misma manera; eso es lo lindo, la diversidad de interpretación.

¿Cómo nació esta necesidad de expresarte a través del arte? 

En realidad fue algo que nunca busqué, siempre estuvo en mí. Tal vez otras actividades las he ido buscando y no han sido tan naturales como el dibujo y la pintura. No tengo recuerdos de alguna etapa de mi vida en donde no haya dibujado o pintado. En todo caso hubieron momentos en donde no tenía nada que decir y fui sincero dejando descansar la mano.

¿Qué sentís cuando creás?

Siento que es una pelea, en donde puedo perder, ganar o empatar.

Pero siempre me levanto entusiasmado para el próximo desafío. Con esto no quiero decir que es una "competencia" contra alguien o algo, más bien es un diálogo interno muy profundo con uno mismo.

¿Cómo te enfrentás a un lienzo en blanco? 

Primero con mucho amor y respeto a mi oficio. Después me propongo que sea un nuevo desafío.

No me gusta repetirme, como si fuese una receta automática o algo por el estilo.

¿Cómo te enfrentás a  una hoja en blanco?

Generalmente acaricio la "piel" del soporte, reconozco la superficie y los materiales a utilizar, y me entrego con seguridad a las primeras líneas.

Cuando mirás obras viejas tuyas, ¿te encontrás o ya no?

Generalmente me reconozco como en un espejo, pero no siempre me gusta. Tengo mucha autocrítica. Tampoco siento nostalgia de lo que hice en el pasado, siempre siento que lo que viene va hacer mucho mejor.

¿Cuándo te propusiste vivir del arte?

Nunca.Yo solo me propuse que mi vida esté rodeada de arte, y el arte me fue recompensando económicamente y profesionalmente.

¿Se puede?

Claro que se puede. Lo que no se puede es pensar que el arte te tiene que alimentar, vestir, pagar los impuestos, comprarte materiales, etc. El arte te da dignidad, te da una ideología de vida, te da placer, te da satisfacción, te da esfuerzo, te da contenido y pensamiento; lo demás tenés que conseguirlo vos.

¿Cuál es tu sueño?

Mi sueño es seguir viviendo feliz, con mi compañera Paula, mi hijo Tiziano y rodeado de arte.

¿Te gusta mostrar lo que hacés? ¿Cómo te llevás con el marketing?

Me encanta mostrar mis trabajos, no tengo problema con eso. Tampoco me molestan las críticas (siempre que sean constructivas y de buena fe ), eso me hace crecer y tener una conexión directa con personas que no conozco. Yo creo que "el arte es un puente de uno hacía los otros".

¿Qué te inspira?

Últimamente todo.Cualquier rincón que veo cuando camino, cuando manejo, cuando mi mente vuela, todo me parece digno de ser interpretado pictóricamente. Obviamente elijo, compongo, encuadro, me cuestiono; pero siento que cualquier fragmento de tiempo y vida cotidiano o extraordinario, es un posible motivo creativo.

¿Qué sentís cuando terminás un cuadro?

Los cuadros siempre quedan abiertos a más posibilidades, a más desarrollo. Pero supongo que la sensación de terminar un cuadro es cuando vos ya no podes intervenir en ellos; o sea; cuando se van del taller. En ese momento a veces siento alivio, y otras veces un poco de tristeza.

¿Cómo le ponés valor a tu obra?

Eso es muy relativo. Hay artistas que ponen sus precios por metro cuadrado, por medidas aproximadas, por año de ejecución, por materiales usados, por complejidad, etc. Yo me manejo por emotividad; hay cuadros que simbolizan mas que otros, que me identifican, que me representan, que me mueven mas.

¿Quién valora más tu arte el mendocino o el turista?

Yo tengo la suerte de tener obras en diferentes colecciones importantes del mundo y del país, como también saber que muchísimas casas de mendocinos aprecian mi trabajo y lo adquieren.

¿Dónde soñás con ver un cuadro tuyo?

En el living comedor de la casa de mi tátara nieto.

¿Qué cuadro o pieza quisieras tener en tu casa que no sea tuyo?

La verdad es que es algo difícil ya que me gustan muchísimos.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?