Los acusados deben vender sus acciones para participar en la obra pública

Para recibir financiamiento para los programas PPP (Participación Público Privada) se exigirá que los empresarios investigados no tengan ninguna participación en el negocio, obligándolos a vender sus acciones en menos de 30 días.

redacción mdz

.

Los empresarios vinculados con la causa de los "Cuadernos de la corrupción" deberán vender sus acciones si pretenden que sus empresas puedan participar en los negocios de PPP (Participación Público Privada) impulsados por el Gobierno.

Según el Gobierno, esta nueva normativa sigue parámetros internacionales, pero muchos empresarios se lamentan porque quedarán afuera de futuros negocios de la obra pública. "Es como si te estuvieran diseñando el modelo de la empresa para los próximos cinco años", se lamentaron por lo bajo.

Según consigna La Nación, el 4 de abril el Gobierno confirmó que se invertirán US$900 millones para agilizar las obras viales licitadas con el esquema de participación público-privada (PPP). El dinero llegará del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) -US$200 millones- y de la banca internacional (JP Morgan, Goldman Sachs, HSBC, Deutsche Bank, Citibank y UBS), que aportaría el resto del financiamiento.

Pero ni el BID ni la banca extranjera (y menos la banca local, que en un primer momento iba a aportar los fondos el primer año) estaban dispuestos a asumir el riesgo reputacional de quedar asociados a empresas salpicadas por el escándalo de los cuadernos.

La solución ideada en agosto por el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), que conduce Francisco Cabrera, se llamó "marco de integridad" y obliga a los salpicados que quieran participar de un PPP y que pretendan conseguir financiamiento del fideicomiso creado por el BICE no solo a dejar afuera del consejo directivo de la firma al individuo salpicado en una causa de corrupción, sino también a que aquel venda sus acciones.

"Aquel que está en un contrato PPP tiene un plazo de 30 días para el cambio de acciones", afirmó Agustina Morán, oficial de Integridad del BICE. Ya dentro del PPP, y a la hora de cambiar las acciones de manos, no se pueden transferir a un familiar con hasta un segundo grado de consanguinidad (hermanos, abuelos y nietos; por afinidad: padres políticos y cónyuge de la hija o hijo). Por eso, los dos funcionarios del BICE afirmaron que comenzaron a ver acciones preventivas en las empresas antes de ingresar a los PPP.

A pesar del malestar entre los empresarios, quienes calificaron de "locura" que los obliguen a vender las acciones de su empresa, este marco podría extenderse a toda la obra pública y no solo a los PPP. En octubre pasado, la Oficina Anticorrupción (OA) dio un primer paso para que esta situación de adecuación a las normas de la banca internacional para las empresas se expanda: presentó los lineamientos para diseñar, implementar y mantener "un buen programa de integridad".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?