Lobos dijo que no conocía a la empleada de su suegra que cobraba en la Municipalidad

Lobos dijo que no conocía a la empleada de su suegra que cobraba en la Municipalidad

Luis Lobos está acusado de "administración infiel". Es el primer juicio que se hace en su contra. La suegra del ex intendente no se presentó, pero el Tribunal no dio lugar al pedido de postergación y se inició el debate. 

Tras las postergaciones por distintos motivos, comenzó el primer juicio oral por sospechas de corrupción que involucran a Luis Lobos, el ex intendente de Guaymallén. Lobos llegó acompañado de su esposa, Claudia Sgró y el abogado Fernando Luquez al tribunal

Aunque hay varios procesos en su contra, el juicio que comenzó hoy es el más liviano e involucra a su familia y hasta a quienes realizaban tareas domésticas en la casa de su suegra. La acusación es por "administración infiel". Lobos está acusado de haber hecho nombrar en planta de la municipalidad a la mujer que iba a planchar a la casa de su suegra y a su hijo de 18 años. En concreto, la suegra de Lobos, María Elena Fernández tenía las tarjetas de débito de ambos empleados y cobraba sus suelos sin que ellos supieran que eran empleados municipales.

El dirigente peronista llegó a tribunales rodeado de sus asesores legales y se dirigió al tercer piso, donde está previsto que se haga el debate. Su abogado, Fernando Luquez, intentó postergar el debate aduciendo que María Elena Fernández se encuentra mal de salud. Sin embargo el tribunal compuesto por Ezequiel Crivelli, Marcelo Gutiérrez de Barrio y Jorge Luis Del Poppolo no le dio lugar a la solicitud.

Además de Lobos, estan acusados su esposa, Claudia Sgró y María Elena Fernández (la suegra del ex intendente). Entre las pruebas, hay precisiones de las extracciones que hacía Fernández con la tarjeta de débito de Laura Fara, quien admitió ayudaba con tareas domésticas en la casa de la suegra de Lobos.  Tanto Fara como su hijo Pablo Müller figuraban como empleados municipales pero no lo sabían y les retenían la tarjeta de débito para cobrar sus sueldos. A cambio, Fernández les daba una supuesta "ayuda social" de 500 a 800 pesos.

Lobos, en el banquillo.

Justamente el juicio estuvo cerca de tener otra postergación por la presentación de esa mujer, quien por razones de salud no está presente en el inicio del debate.  Justamente esa es una de las claves. La defensa había pedido la suspensión del proceso, pero el Tribunal no hizo lugar el la audiencia sigue. 

Las primeras palabras del ex intendente fueron curiosas: dijo que no conocía a Laura Fara, la empleada doméstica que planchaba en la casa de la suegra de Lobos y que sin saberlo era empleada municipal. Y tampoco lo sabía  Pablo Muller, el hijo de Fara que tenía idéntica situación. 

"Siempre lo dije", aseguró Lobos al salir de Tribunales sobre el tema. Sobre el estado de salud de su suegra, dijo que "está complicada". 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?