MDZ en Chile: la "rabia contenida" detrás de los incidentes

MDZ realizó una recorrida por el centro de la capital chilena y dialogó con ciudadanos que brindaron su opinión sobre los violentos incidentes que se vienen registrando. La mayoría coincidió en que el enojo del pueblo chileno se venía acumulando y el aumento del boleto fue la gota que rebalsó el vaso.

Avatar del Ignacio de Villafañe

Ignacio de Villafañe

Santiago se despierta luego de un día de protestas

Pachy Reynoso/MDZ

Este martes Santiago de Chile amaneció entre la resaca de la intensa jornada de protestas de ayer y el ímpetu los ciudadanos que a pesar del difícil contexto debieron asistir a sus puestos de trabajo.

Se trató un escenario de contrastes. Por un lado, el cielo y la tierra custodiados por oficiales de Carabineros y del Ejército, los destrozos realizados durante la protesta aún a la vista y los gases lacrimógenos condensados sobre asfalto comenzando a evaporarse tras la salida del sol. Por el otro, centenares de santiaguinos vestidos para presentarse en sus puestos de trabajo, desfilando frente a un muestrario de persianas cerradas y colmando las paradas de ómnibus debido al funcionamiento parcial del metro.

Los cielos de Santiago con custodia permanente

Los estragos del estallido social van más allá de los daños ocasionados sobre los bienes públicos. El balance de muertos por las protestas que se registran en todo Chile ascendió esta madrugada a 15 tras el hallazgo del cadáver de un hombre que murió electrocutado en medio del saqueo a un supermercado en el centro de Santiago. La posibilidad de que ese número aumente está latente en la opinión de todos los que habitan el país trasandino.

MDZ realizó una recorrida por el centro de la capital chilena y dialogó con ciudadanos que tuvieron que buscar medios de transporte alternativos por los destrozos que se registraron en las estaciones de metro luego del aumento que fue dejado sin efecto. La mayoría coincidió en que el enojo del pueblo chileno se venía acumulando y el aumento del boleto fue la gota que rebalsó el vaso.

"Está cerrada la estación de metro y tenemos que buscar otras formas de transporte. Es terrible lo que está pasando. Estoy en contra de que estén haciendo destrozos. La presión la tienen que hacer en el Congreso, no afectando a la gente", contó un ingeniero informático de 27 años que prefirió reservar su identidad. A su entender, "la gente que sale a la calle no representa a la mayoría de la población". Se trata de uno de los pocos que abiertamente se manifesta en contra de las marchas, cree allí solo hay "gente que no trabaja".

José Ortega (29) es venezolano y trabaja como transportista de Walmart. Su punto de vista difiere radicalmente con el del informático. En diálogo con MDZ, indicó que está de acuerdo con la protesta, aunque subraya que no con la forma violenta adoptada. "Es una rabia que tienen hace tiempo por el grado de impuestos que pagan. El aumento del pasaje explotó esa rabia. La vida es muy cara acá y la mayoría de los chilenos gana el sueldo mínimo", señaló Ortega. (Escuchalo en el video a continuación).

En tal sentido Myriam, una comerciante de 45 años, coincidió con el joven venezolano y aseguró que el enojo del pueblo chileno se venía acumulando hacía varios meses. "Estoy de acuerdo con las protestas. Nos suben las cosas y los sueldos no suben", dijo a MDZ. Según esta mujer, a pesar de sus años de experiencia de trabajo todavía gana el sueldo mínimo y ese monto no le es suficiente para afrontar sus gastos. "No me alcanza para pagar las cosas. Sólo los que tienen plata pueden acceder a educación de calidad" dice y agrega que además "los remedios son muy caros".

En las periferias del microcentro santiaguino los comiercios abren con normalidad

Por su parte, Carmen Gloria (61) confirma las apreciaciones de Myriam. Desde la farmacia en la que trabaja en la comuna de Lo Prado, ubicada al noroeste de la ciudad, indica que muchos de sus clientes llegan y se resignan a comprar menos remedios de los que en verdad necesitan. "La plata no alcanza", afirma.

Carmen Gloria (61) atiende a los clientes que llegan a la farmacia de pajaritos

El testimonio de Carmen va incluso más allá. Muestra la razón que justifica el descontento no solamente por los servicios públicos sino también por el sistema de pensiones para la jubilación administradas por las AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones). "Yo cobro pensión pero debo seguir trabajando porque sino no me alcanza", dice e indica que entre ambas fuentes de ingreso no consigue superar los 400 mil pesos chilenos. "Solo en la renta debo gastar trescientas lucas (300 mil pesos chilenos)", explica.

Santiago y toda la Región Metropolitana, a la que pertenece la capital, estuvieron por tercera noche consecutiva bajo toque de queda, medida extendida también a la región de Valparaíso, la provincia de Concepción, y las ciudades de Antofagasta, La Serena, Coquimbo, Rancagua, Talca y Valdivia.

El metro funciona parcialmente. Solo algunas l{íneas están habilitadas.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, dijo que el país está librando "una guerra" contra los violentos y mantiene el Estado de Emergencia, totalmente o en algunas de sus comunas, en 11 de las 16 regiones del país: la Región Metropolitana (en la que se ubica Santiago), Tarapacá, Antofagasta, Coquimbo, Valparaíso, Maule, Concepción, Bío Bío, 0'Higgings, Magallanes y Los Ríos.

Por Ignacio De Villafañe, Pachy Reynoso y Pedro Pereyra, enviados especiales a Chile

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?