Exigirán que Portezuelo del Viento tenga casi un 80% de componentes nacionales

Exigirán que Portezuelo del Viento tenga casi un 80% de componentes nacionales

Se presentaron los pliego de "la obra del siglo". Ponderarán empresas que tengan valor agregado local. 

El Gobierno terminó el pliego para licitar la obra Portezuelo del Viento, la mega represa que estará en el Río Grande y que será pagada por la Nación y ejecutada por la Provincia. El pliego fue presentado ante el Consejo de Obras Públicas y la intención del gobernador Alfredo Cornejo es licitarla antes de fin de septiembre. 

En los pliegos hay un dato importante: exigirán que al menos el 78% de la obra tenga componentes nacionales, con la idea de potenciar la industria local en el rubro construcción, maquinaria y metalmecánica. Además, sumarían más puntos las empresas que superen ese umbral de "compre local".  “No menos del 78% total de la propuesta económica debe ser con componentes nacionales, tal como se detalla en los pliegos. La oferta que amplíe ese porcentaje recibirá más puntos para ser elegida y esto incluye no sólo las empresas sino las proveedoras y hasta la mano de obra”, explicó Martín Kerchner, ministro de Economía de la provincia.

El dato no pasa desapercibido en el contexto nacional. Es que las obras energéticas han estado en tensión entre la industria nacional (más cara pero con valor agregado local) y los proyectos "llave en mano" con componentes importados, principalmente desde China. Ocurrió con los proyectos de energías renovables y también con algunos hidroeléctricos, como la ampliación de Yacyretá. 

La Nación se comprometió a transferir 1023 millones de dólares a la Provincia para ejecutar la obra. Los primeros pagos deberían llegar en octubre. Para eso, Mendoza debe constituir un fideicomiso donde se guardará el dinero que tendrá como único destino la construcción de Portezuelo y las obras complementarias. 

La presentación de los pliegos ante el Consejo de Obras es un paso clave para luego licitar la obra. Estuvo a cargo del subsecretario de Infraestructura, Daniel Chicahuala, e implica la toma de conocimiento formal de todos los actores involucrados en el proceso licitatorio y por eso fueron invitados representantes de las cámaras de la Construcción y de otras entidades relacionadas, además de sindicatos, como la UOCRA, entre otros. El Consejo de Obras Públicas es un organismo consultivo y asesor integrado por representantes del Gobierno Provincial, el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), Vialidad, Irrigación, profesionales de ingeniería y arquitectura y representantes de las entidades vinculadas a la construcción.

La obra incluye no solo la realización de la presa, sino también trabajos complementarios y hasta la "refundación" de un pueblo. “Es importante destacar la relocalización de las familias que viven en Las Loicas. La nueva villa está prevista con 56 casas de dos, tres y cuatros dormitorios, de entre 120 y 130 metros cuadrados, escuela, sede de Gendarmería Nacional, centro comunitario, planta de potabillización de agua y de tratamiento de líquidos cloacales y por supuesto la energía que alimentará la zona será tomada de la presa”, detalló Chicahuala.

En julio, el Presidente Mauricio Macri firmó el decreto para traspasar 1.023 millones de dólares a la Provincia para concretar la presa multipropósito, según lo acordado entre el Gobernador Alfredo Cornejo y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, un mes antes.

A partir de allí, un equipo multidisciplinario del Gobierno trabajó en la redacción de los pliegos, para que la obra comience a materializarse en 2020.

La obra

el dique tendrá una altura de 185 metros, lo que lo convertirá en uno de los más altos del planeta.

Planteada para cumplir con múltiples propósitos, la presa permitirá proteger la cuenca media y superior del río Colorado de crecidas intempestivas, aumentar la garantía de riego para agricultura y ganadería en el Sur de Mendoza y crear un nuevo polo turístico.

El proyecto prevé una obra conexa, que permitirá el trasvase de parte del caudal del río Grande al curso medio del Atuel, lo que favorecerá a la provincia de La Pampa y aumentará el caudal turbinado por el complejo hidroeléctrico El Nihuil, en San Rafael.

Alrededor del dique se harán más obras relacionadas, como la relocalización del pueblo Las Loicas en la costa del lago, nuevos tramos de las ruta nacional 145 y provincial 226, la construcción de una sala de máquinas y el tendido eléctrico para conectar la presa con el sistema interconectado nacional.

El dique tendrá un vertedero curvo diseñado para una crecida prevista cada 10 mil años, de 1.600 m³/s. En total, se utilizarían casi 10 millones de metros cúbicos de materiales sueltos y hormigón. Por último, el proyecto requiere la construcción de una línea de alta tensión hasta la ciudad de Malargüe, de unos 75 km de longitud, hasta conectar al sistema nacional de electricidad.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?