"El Adolfo", además de perder la gobernación, perderá dos diputados

En la interna de los hermanos Rodríguez Saá, el expresidente de la Nación sigue restando posiciones y está fuera de juego en el actual escenario que tiene a Juntos por el Cambio y al kirchnerismo concentrando la atención.

Redacción MDZ

Adolfo Rodríguez Saá, esta noche, al leer el comunicado.

El Diario de la República

Adolfo Rodríguez Saá viene de la peor elección que haya protagonizado en su historia política y está parado prácticamente como un espectador del proceso electoral con un futuro que muestra a su espacio debilitado. Según el informe publicado en San Luis por uno de los pocos medios que no es propiedad de la familia gobernante, El Chorrillero, el expresidente armó un espacio tras la pobre performance del 16 de junio que lo dejó ubicado lejos en el tercer lugar y facilitó la reelección de su hermano, pero se bajó de las elecciones de diputados nacionales de octubre.

San Luis renueva este año los escaños que ocupan Ivana Bianchi y Andrés Vallone. Ambos forman parte del sector que quedó bajo el mando de Adolfo en la reconfiguración del tablero rodriguezaísta.

La representación con la que pretendió tallar en el Congreso quedará disminuida a partir de diciembre porque se reducirá a Karim Alume y Victoria Rosso, con mandato hasta 2021.

Bianchi y Vallone (estaban en la boleta que lideró Claudio Poggi en 2015) tenían serias aspiraciones de continuar, pero quedaron inesperadamente con las manos vacías.

Tras al fallecimiento de Luis Lusquiños, la jefatura del bloque Compromiso Federal-Unidad Justicialista pasó a manos de Bianchi y la retiene.

Vallone salió cuestionado y con una derrota sobre sus hombros de la gestión en el municipio de Juana Koslay, donde Adolfo y Alberto perdieron en 2017 para senador Nacional. Al desembarcar en el Congreso, se erigió fugazmente como el portavoz del gobernador en Buenos Aires.

Con los movimientos de los hermanos Rodríguez Saá quedaron “recalculando”, sobre todo el ex intendente que bajó el perfil como escolta del discurso “antimacrista”.

Desde el día que el gobernador los dejó en ridículo al decir que “votaron con la cola” el presupuesto, prácticamente se llamaron a silencio y reaparecieron cabizbajos la noche del 16 de junio en la sede de Juntos por la Gente. Más que incierto, está cantado el futuro de Bianchi y Vallone.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?