Cómo pagará la Nación los U$S 1.000 millones de "la obra del siglo"

La Nación comprometió el pago de la deuda con Mendoza en cuotas trimestrales para ejecutar Portezuelo del Viento. La obra se licitará este año, pero en el segundo semestre del año que viene se adjudicaría. El plazo es de 5 años. La provincia se quedará con los recursos de la venta de energía. 

Avatar del Pablo Icardi

Pablo Icardi

Mendoza recibirá $1023 millones para licitar Portezuelo.

Prensa Gobierno de Mendoza

Hasta que se vea el primer movimiento de suelo para ejecutar la obra Portezuelo del Viento habrá que esperar; aún más. Sin embargo, esta vez hay una garantía mayor para que la deuda que la Nación tiene con Mendoza por la ejecución de esa obra sea saldada. El convenio firmado ayer tiene un anexo con el cronograma de transferencias de dólares que trimestralmente la Nación debe ejecutar durante 5 años. El compromiso fiscal está supervisado hasta por el Fondo Monetario Internacional, que tuvo que auditar el acuerdo por la magnitud de las erogaciones.

Claro que al recorrer los antecedentes de Portezuelo del Viento sobran motivos para desconfiar, pues desde que se firmó el acuerdo entre Néstor Kirchner y Julio Cobos en 2007 varias veces se anunció algo que nunca se cumplió. “Ahora no es un compromiso, sino una obligación real. Es como el pago de letras del tesoro. El cronograma está establecido y los recursos van a llegar”, aseguran desde el Ejecutivo.

El cronograma de pagos incluye 21 cuotas trimestrales hasta cubrir 1023 millones de dólares entre octubre de este año y octubre del 2024. En el medio, la provincia debe licitar la obra, adjudicarla y controlarla. Todo el manejo quedará en jurisdicción mendocina. Los primeros fondos llegarán en octubre. Se trata de casi 7 millones de dólares. La siguiente cuota se pagará en enero. Durante todo el 2020, se pagarán cerca de 76 millones de dólares. Pero entre 2021 y 2023 está previsto que se hagan los pagos más intensos. 

La licitación se lanzará entre septiembre y octubre de este año. Pero la adjudicación sería, con viento a favor, en el segundo semestre del año que viene. Allí, explican en el Gobierno, buscan que el proceso sea sólido y con “llave en mano”. Por eso incluirá la obra civil y el complejo hidroeléctrico (turbinas, lineas eléctricas, obras complementarias, etc).

Esa decisión obliga a que los oferentes formen consorcios de empresas; un modelo similar al de Potrerillos en cuanto a la ejecución de la obra, pero distinto en la gestión. En Portezuelo las empresas construirán la obra, pero no cobrarán las regalías por la generación de energía.

El plazo de obra es de 5 años y la gestión de Portezuelo del Viento tendrá otro desafío y es cómo gestionar los recursos. El dinero por la venta de energía a CAMMESA será para la provincia. La idea original es que los fondos tengan como destino específico el financiamiento de otra obras hidroeléctricas para generar un “círculo virtuoso”. El modelo es similar al implementado, por ejemplo, en San Juan y permitiría tener independencia de los vaivenes financieros para ejecutar obras públicas. Pero también depende de la estabilidad política y el cumplimiento de los acuerdos que tengan los futuros gobiernos. Es que la obra la licitará Cornejo, la iniciará el próximo gobierno y la explotación comenzará, con suerte, en el siguiente mandato, dentro de al menos 6 o 7 años.

Un gigante en el sur

Portezuelo del Viento es la obra más grande de la historia reciente de Mendoza. Aunque hay rutas que, sumando los costos, pueden tener un volumen de dinero similar, no se ejecutaron en un solo tramo o plazo. Potrerillos, por ejemplo, costó 270 millones de dólares y se ejecutó con financiamiento mixto.

En este caso la magnitud de los trabajos obligará a buscar empresas grandes. El pliego tendrá un componente de "compre local".

La obra busca aprovechar el río Grande, en Malargüe, que hoy no tiene ningún tipo de regulación y explotación. Servirá para generar energía y venderla al sistema interconectado. La capacidad de generación multiplica por cuatro a Potrerillos. Además, generará un embalse de más de 2000 hectómetros cúbicos. 

De manera complementaria está previsto, a futuro, realizar un trasvase hacia el río Atuel, para abastecer a ese río que hoy está en serios problemas por la crisis hídrica. 

De Kirchner a Macri, de Cobos a Cornejo

El proyecto tuvo un largo camino con obstáculos. La Nación se comprometió a pagarlo como compensación por los perjuicios que Mendoza tuvo por la promoción industrial en provincias vecinas. El acuerdo extrajudicial se firmó en 2007, pero no se cumplió nunca. El  monto de la deuda era de 1000 millones de pesos. Ahora la Nación pagará 1.040 millones de dólares para financiar la represa, la relocalización del pueblos Las Loicas y la traza de dos rutas que quedarán bajo el agua. 

Antes, incluso, debió mediar el presidente Mauricio Macri, quien arbitró a favor de Mendoza por los reclamos que presentó La Pampa para frenar la obra.

En diciembre del año pasado el gobernador Alfredo Cornejo había anunciado el lanzamiento de la licitación. En realidad fue la intención, pues el concurso no se hizo oficial. La Nación había puesto a la obra como parte del paquete de "PPP", pero se logró cambiar ese camino para que sea con financiamiento directo. La demora del proceso, aseguran, tuvo que ver con temas técnicos y no políticos. "La voluntad siempre estuvo. Pero hubo que explicarle a Hacienda cómo era el proyecto y también pasar la supervisión del FMI", explicaron. Claro, en un contexto de ajuste, Portezuelo del Viento es una de las pocas obras que zafarían del cepo. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?