Casino: la jugada de Canale para quitarle poder al gremio

Casino: la jugada de Canale para quitarle poder al gremio

A través de una resolución firmada a fines de marzo, revoca un acuerdo alcanzado por la gestión anterior que empoderaba al sindicato. En concreto, la nueva normativa cambia el reglamento para la elección de los miembros de la Junta de Disciplina del Instituto Provincial de Juegos y Casinos.

Una resolución firmada el 26 de marzo por la presidenta del Instituto Provincial de Juegos y Casinos, Josefina Canale, ha vuelto a equilibrar la balanza entre las autoridades del Casino y el sindicato de la Unión Personal de Juegos y Casinos de Mendoza. En concreto, Canale revocó una resolución del 2015 y determinó una nueva forma de integrar las Juntas de Disciplina.

Para entender el origen del conflicto, hay que remontarse al  31 de julio de 2015. Ese día  se firmó en la Subsecretaría de Trabajo, en el ámbito de paritarias, un acta acuerdo entre representantes de este Instituto y gremiales. Allí, acordaron la "Creación de la Junta de Disciplina de los trabajadores del IPJYC".

Por aquel entonces no solo se fijó la competencia de la junta, sus funciones y plazos, sino también su integración. El reclamo de las actuales autoridades del Casino es que se dejó afuera de las juntas a las autoridades del IPJyC, por lo que "los propios empleados, agentes del Instituto Provincial de Juegos y Casinos, tiene la función de resolver sobre la aplicación las sanciones disciplinarias a sus propios compañeros".

"Es decir que se le ha otorgado a la Junta, en forma expresa, funciones resolutivas. En otras palabras, la Junta de Disciplina es quien debería decidir unilateralmente y en definitiva la aplicación de sanciones a los agentes que incurran en faltas disciplinarias", cuestionan Canale y la directora vocal del Casino, María Mercedes Rus. 

En este sentido, agregan que la Junta de Disciplina no solo debe instruir y resolver los sumarios administrativos, sino que también decidirá sobre la aplicación de las llamadas "sanciones menores", que se imponen sin necesidad de sumario.

En síntesis, cuestionaban que el Directorio del Instituto Provincial de Juegos y Casinos, no obstante ser el órgano máximo de dirección y conducción de la entidad, pierda "toda potestad para aplicar cualquier tipo de sanción disciplinaria a sus agentes".

En base a esos argumentos, Canale resolvió revocar la resolución de Directorio N° 1062 de fecha 30 de noviembre de 2015 "por adolecer de vicios graves y groseros". Además, en la misma medida aprueba el nuevo "reglamento para la elección de los miembros de la Junta de Disciplina del IPJyC".

¿Querés recibir notificaciones de alertas?