Advierten que la Corte "no puede prolongar el mandato de los intendentes"

Lo dijo Efraín Quevedo Mendoza, ex fiscal de Estado y ahora abogado de los justicialistas que buscan la reelección. "Si se suspendieran las elecciones, la sentencia puede demorar un año o más ¿Cómo la Corte va a prolongar el mandato de esta gente? Van a tener que seguir en el cargo", señaló el prestigioso letrado. Por qué decidió recusar al ministro Dalmiro Garay.

Avatar del Juan Carlos Albornoz

juan carlos albornoz

Efraín Quevedo Mendoza, durante un acto en el que recibió una distinción de la Universidad Champagnat.

El abogado Efraín Quevedo Mendoza es el asesor más prestigioso que tienen los intendentes justicialistas en su batalla judicial para conseguir una nueva reelección.

El ex fiscal de Estado (1987-1996) no está metido en el minuto a minuto de la causa tanto como su hijo Ignacio. Sin embargo, conoce cada movimiento. Por eso el letrado reaccionó ante la propuesta del Poder Ejecutivo de suspender los comicios en los cuatro departamentos comandados por los intendentes justicialistas que se quieren reelegir.

"Yo creo que eso es jurídicamente imposible, porque todo el proceso electoral está regido por normas constitucionales y legales. Si se suspendieran las elecciones, la sentencia puede demorar un año o más ¿Cómo la Corte va a prolongar el mandato de esta gente? Van a tener que seguir en el cargo, suponiendo que no haya sentencia", afirmó Quevedo Mendoza a MDZ Online.

E insistió: "Jurídicamente no es viable, porque implicaría que la Corte manejara los tiempos electorales y duración de mandatos". También afirmó que en todos los códigos hay plazos perentorios, pero los procesos judiciales siguen demorando entre cuatro y cinco años.

Y agregó: "A mi criterio, la Corte debería hacer lugar a la medida precautoria, atenta a que es inconstitucional el decreto. Eso se da en todo este tipo de medidas cautelares".

El abogado minimizó en ese sentido la importancia de que después, cuando se defina la causa de fondo, la Corte pueda decir que el decreto es constitucional. Para entonces, los intendentes peronistas alcanzados por el decreto de Cornejo podrían haber conseguido una nueva reelección, a contramano de la enmienda.

En ese sentido, comparó las elecciones con un litigio hipotético por la colocación de una prótesis en una pierna. "Salga como salga el juicio, la prótesis no se puede sacar", afirmó.

Quevedo Mendoza también justificó la recusación del ministro de la Corte Dalmiro Garay. "Lo hicimos porque, al ser ministro de Gobierno, intervino en todo el proceso del decreto y lo impulsó".

Además de Garay, también está recusado Adaro. Quien pidió que este juez se aparte fue el asesor de Gobierno, Ricardo Canet. O sea, la otra parte.

El argumento es idéntico al anterior, ya que Adaro fue ministro de Gobierno durante la gestión de Celso Jaque y no impulsó la promulgación de la enmienda del artículo 198 de la Constitución.

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?