Negociaciones intensas

Ley Bases: el Gobierno se anotó un gol, pero el partido sigue

El oficialismo consiguió el dictamen de mayoría de la Ley Bases con el apoyo, en disidencia, de senadores de la oposición dialoguista. Este jueves se confirma también el del paquete fiscal.

Gabriel Ziblat
Gabriel Ziblat jueves, 30 de mayo de 2024 · 00:18 hs
Ley Bases: el Gobierno se anotó un gol, pero el partido sigue
Guillermo Francos, flamante jefe de Gabinete Foto: Noticias Argentinas

El Gobierno empieza a ver luz al final del túnel de las negociaciones de la Ley Bases y el paquete fiscal. En una jornada donde todo parecía quedar nuevamente en un cuarto intermedio y que siguieran las negociaciones, con Guillermo Francos a la cabeza se alcanzaron los acuerdos para tener dictamen del plenario de comisiones. Ahora, empieza un nuevo desafío para La Libertad Avanza: conseguir los votos en el recinto, sobre todo para la discusión en particular, donde tienen que evitar traspiés considerables.

La confirmación del dictamen hasta este miércoles por la noche estaba solo en la Ley Bases, que ya tenía las firmas suficientes para que los oficialistas respiraran tranquilos. El paquete fiscal, no obstante, deberá esperar hasta este jueves porque hubo senadores que se fueron y habían firmado una versión anterior. Es el caso de Flavio Fama, radical de Catamarca, que cuentan que se fue a la cancha a ver a Boca Juniors por la Copa Sudamericana. Había firmado el dictamen en la comisión de Presupuesto pero después se hicieron cambios de forma y se pasó a la firma nuevamente. Fama ya no estaba, como tampoco la rionegrina Mónica Silva.

El tratamiento en el recinto todavía no tiene fecha. Por reglamento hay que esperar 7 días desde la firma del dictamen, por lo que recién se podría el jueves 6 de junio. Sin embargo, hay un grupo de senadores que habría pedido no sesionar la semana que viene y pasarlo para el miércoles 12. Será parte de las negociaciones venideras, porque el Gobierno quiere cerrar el capítulo lo antes posible; y muchos opositores también.

Sin embargo, la negociación más fuerte seguirá de cara a lo que pase en el recinto. Con la luz verde del dictamen, en el Senado se da por descontado que estarán los votos para conseguir la aprobación en general de la norma, con las modificaciones que se fueron negociando en las últimas semanas. Sin embargo, todavía hay disidencias que podrían alterar la votación en la discusión del articulado.

Es un punto que no sería tan grave para el Gobierno si logra conservar las mayorías en Diputados. Como los textos van a tener que volver porque se le hicieron modificaciones, un artículo que salga derrotado en el Senado puede ser reflejado en la Cámara Baja. La única salvedad es que para hacerlo tiene que conseguir el mismo caudal de votos. Por eso, si algún artículo se cae en el Senado, el oficialismo necesita que sea por la mínima diferencia.

Acuerdos de último momento

En La Libertad Avanza y diferentes sectores de la oposición llegaron el miércoles a la Cámara Alta con la certeza de que finalmente iba a haber dictamen. Venían impulsados por una foto de impacto que habían conseguido Francos y Victoria Villarruel el día anterior, mostrándose en sintonía con los jefes de las bancadas dialoguistas. Allí estaban, además del oficialista Ezequiel Atauche, Juan Carlos Romero (Cambio Federal), Carlos Arce (Frente Renovador de Misiones), Carlos Espínola (Unidad Federal), Luis Juez (Frente PRO), y Eduardo Vischi (UCR).

Comenzado el plenario de las comisiones de Legislación General, Asuntos Constitucionales y Presupuesto y Hacienda, quedó en claro que el trámite no iba a ser tan sencillo. Después de horas de idas y vueltas, el presidente de Legislación General, Bartolomé Abdala, anunció que iban a pasar a cuarto intermedio. Mientras tanto, comenzaba el formalismo de reunir a la comisión de Presupuesto para debatir el paquete fiscal.

Los senadores Luis Juez, Esteban Atauche y Bartolomé Abdala durante la reunió (Noticias Argentinas)

El reglamento indica que, para conseguir un dictamen, se necesita que la mitad más uno de los miembros de la comisión firmen algún dictamen. En Asuntos Constitucionales son 19, por lo que necesitan conseguir 10 firmas, y en las otras dos son 17, por lo que necesitaban 9. Antes del cuarto intermedio no pasaban de 7 firmas.

Martín Lousteau anunció que firmaba un dictamen propio, porque consideraba que las modificaciones agregadas no eran suficientes. La decisión, en el poroteo, no era mala para LLA, porque acercaba la cantidad de firmas. El problema, sin embargo, aparecía si otros dialoguistas también seguían ese camino, porque allí el kirchnerismo presentaba su dictamen de rechazo y podía conseguir más firmas y terminar siendo el de mayoría.

En ese marco es que el flamante jefe de Gabinete ingresó al Senado para aceitar las conversaciones. Y, después de conversaciones con diferentes senadores, consiguieron los avales que necesitaban para la Ley Bases: el entrerriano Edgardo Kueider (del bloque Unidad Federal que preside Espínola), la larretista Guadalupe Tagliaferri (el propio Mauricio Macri mandó un mensaje en redes apuntándole sin mencionarla) y José María Carambia (que responde al gobernador de Santa Cruz) firmaron con disidencias. 

Uno de los puntos de la negociación, por ejemplo, apunta a los patagónicos. El Gobierno cedió e incorporó una alícuota diferenciada para el pago del Impuesto a las Ganancias de los trabajadores que vivan en la Patagonia. Así, soluciona uno de los puntos más complejos que tenía de cara a la votación en el recinto.

Con eso cerrado, el Gobierno salió a celebrar la firma del dictamen de la Ley Bases. El primero fue Martín Menem, el presidente de la Cámara de Diputados, con un mensaje en la red social X: "Hay dictamen de LEY BASES en el Senado de la Nación. VLLC!!". Lo siguió el vocero presidencial, Manuel Adorni, con un "tenemos dictamen. Fin".

Ahora, con la formalidad de que se termine de firmar el dictamen del paquete fiscal, empezará la discusión por el día de la sesión y ajustará las clavijas el oficialismo para evitar traspiés. En la Casa Rosada, y sobre todo en el entorno de Francos, se mostraban confiados ayer de que el camino está allanado. Lo necesita el Gobierno para dar vuelta una página que se viene prolongando al punto tal de generar nerviosismo en los mercados. Lo necesitan sectores de la oposición también, que ya sienten que ambas leyes se tienen que aprobar para no darle más excusas al Gobierno.

Archivado en