Panorama político

Javier Milei, en múltiples laberintos y la oposición, en “Modo Suiza”

Desde lo económico y lo político aparecen obstáculos que el Presidente no puede aún sortear. Las posiciones de opositores, con aroma a demagogia.

Gabriel Ziblat
Gabriel Ziblat domingo, 26 de mayo de 2024 · 07:00 hs
Javier Milei, en múltiples laberintos y la oposición, en “Modo Suiza”
Javier Milei brindó un mensaje por cadena nacional este sábado desde el Cabildo Histórico de Córdoba. Foto: Presidencia

Javier Milei entró, casi sin darse cuenta, en una zona de múltiples laberintos al mismo tiempo. Desde lo económico y lo político le empiezan a surgir obstáculos que le dificultan encontrar el camino al éxito. Y el tiempo, a punto de llegar a los primeros 6 meses de gestión, empieza a apremiar. 

Mientras la actividad económica se debate más en demostrar que encontró un piso antes que en la velocidad del crecimiento, el dólar y el riesgo país se recalentaron al compás de una negociación política en el Congreso que no termina de concretarse. En paralelo, la política exterior va a los tumbos de un Milei que se convierte en un exponente de “las ideas de la libertad” pero al mismo tiempo parece desconocer el idioma de la diplomacia mundial.

Y como si faltara más, la semana incluyó la certeza de que es inminente la salida del jefe de Gabinete, Nicolás Posse, en un ruido político que en cualquier gobierno sería una señal de crisis profunda y en la Era Milei parece un movimiento normal.

Laberinto económico

Los datos de actividad económica de marzo que se conocieron esta semana fueron un golpe fuerte a las aspiraciones de mostrar que ya se tocó fondo. Por más que estimaciones privadas ya daban cuenta de esa caída, la baja del 8,4% interanual (la más pronunciada desde agosto de 2020) y del 5,3% en el primer trimestre es una señal preocupante del impacto de la recesión. 

Más aún si se considera, como destaca el economista Gabriel Caamaño, que los sectores del agro y de la minería compensaron una caída que hubiera sido mucho más pronunciada. Sin contar el agro, el derrumbe llegaba al 10% interanual.

Estos números llevaron al exministro de Economía Alfonso Prat-Gay a alertar que se está pasando “del riesgo de hiperinflación a la hiper recesión”. Advierte que la caída de la actividad produce una merma en la recaudación y por ende un mayor ajuste para alcanzar las metas fiscales, con el riesgo de que este fenómeno se espiralice. 

Karina y Javier Milei salieron a saludar a la gente desde el balcón. Foto: Presidencia.

No todos piensan lo mismo. Fausto Spotorno, por ejemplo, asegura que todas las recesiones argentinas tuvieron un ciclo de 20 meses hasta que vuelve a los niveles de donde empezó y que entre el mes 8 y 10 hay una recuperación. “Eso pasó en todas las recesiones, incluyendo 2001”, dice. Y anticipa que entre julio y septiembre sería el rebote. “Lo que ya estamos viendo es que en abril sigue cayendo pero menos, posiblemente mayo y junio sean dos meses de piso y a partir de julio es probable que empiece a dar la vuelta”, grafica. De hecho, el número de OJF & asociados de producción industrial en abril muestra una recuperación del 0,7% frente a marzo (en la interanual cayó 9,5%).

Luis Caputo, el "rockstar" según Milei, el miércoles saludando jóvenes en el Luna Park. Foto: X.

Para el Gobierno es crucial seguir mostrando un sendero a la baja de la inflación, que se va a concretar en mayo, donde las estimaciones hablan de un número en torno al 5% o incluso quizás menos. A partir de allí es donde las estimaciones consideran que será un piso más difícil de seguir bajando en los meses sucesivos. Es que si quiere mantener a tiro el equilibrio fiscal es necesario seguir actualizando tarifas de servicios públicos y transporte, lo que seguirá manteniendo activa la llama de la inflación. Es un laberinto para Luis Caputo.

En ese marco, los movimientos del dólar también se volvieron un desafío. Para algunos, el aumento de la brecha de esta semana era inevitable después de una nueva baja en la tasa de interés y no significa motivo de preocupación. Sobre todo con la falta de pesos que hay en el mercado. Otros, en cambio, advierten que podría tener un impacto en precios, algo que rechaza el Gobierno al advertir que la mayoría de los precios ya se movieron a un nivel de dólar incluso superior al actual.

El momento en el que Javier Milei pide una ovación para Luis Caputo

Más allá de la baja de tasas, en lo que la mayoría de los analistas está de acuerdo es que el ruido en el mundo financiero tiene que ver con las dificultades del gobierno en avanzar con la ley Bases y el paquete fiscal en el Senado.

Laberinto político I

En Casa Rosada ya asumieron un primer golpe: los acuerdos con los gobernadores no son suficientes en el Senado. Allí se volvieron claves tanto los senadores de la Unión Cívica Radical como algunos peronistas no kirchneristas que no responden al mandatario de su provincia. Mal que le pese a Milei, su gobierno se vio obligado a sentarse a negociar con Martín Lousteau.

La pregunta que todos se hacen en la Cámara alta es si las negociaciones con la oposición llegarán a buen puerto. El próximo miércoles, habrá nuevas reuniones de comisión en las que La Libertad Avanza buscará emitir dictamen. “Dictamen va a haber; votos en el recinto, veremos”, asume una fuente de LLA.

El Senado volverá a debatir este miércoles en comisión la ley Bases y el paquete fiscal. Buscarán firmar los dictámenes. Foto: NA.

Allí, Milei debe decidir hasta donde cede con las modificaciones, a sabiendas de que los mercados están pidiendo la aprobación de una ley. Ya ni importa el contenido, sino que pueda mostrar un triunfo político. Entre los libertarios, sin embargo, crece la idea de que hay sectores de la oposición que se muestran dialoguistas pero que siempre van a encontrar una excusa para votar en contra. Entre los opositores, en cambio, hay quienes creen que Milei no quiere negociar para acusarlos de casta y victimizarse.

Este sábado, en Córdoba, el Presidente bajó un mensaje conciliador, apostando a que haya acuerdo y se pueda avanzar con el Pacto de Mayo (en otro mes). Incluso contó que de aprobarse la ley Bases convocaría a un “Consejo de Mayo” para debatir el alcance. 

Laberinto político II

El propio Presidente ya anticipó, en una entrevista en LN+, que el debate de la ley Bases es un hito en su gestión y que cuando culmine, ya sea con triunfo o derrota, arranca otra etapa. Y dejó en claro que esa nueva etapa viene con modificaciones en su gabinete. Es un secreto a voces que Posse tiene el boleto picado. En su entorno lo niegan; el vocero Manuel Adorni, en conferencia de prensa, también. Pero otras fuentes ya lo dan por hecho.

Quienes transitan horas con Milei lo han escuchado referirse en tono peyorativo hacia su jefe de Gabinete. “Es que el b… de Posse…”, dijo cuando tuvo que justificar algún desliz de su gobierno. Cuentan que el aumento de sueldos de las máximas autoridades, que pasó por su área, fue uno de los puntos de quiebre.

Nicolás Posse al salir este sábado del Tedeum en la Catedral Metropolitana. Su futuro está en la cuerda floja. Foto: Juan Mateo Aberastain/MDZ.

Tanto en la Catedral luego del Tedeum como en Córdoba, la frialdad fue notoria. El jefe de Gabinete, uno de los cargos más importantes del Gobierno, quedó en segunda fila, detrás de algunos de sus subalternos. Y si el futuro de Posse no está en riesgo es inexplicable que Milei no haya salido a desmentirlo como sí lo hizo, por ejemplo, con Sandra Pettovello, la ministra de Capital Humano, a quien defiende en público y también en privado.

“¿Quién es el único perjudicado si se va Posse? Milei”, dicen quienes creen que su amigo de la época en la que trabajaban juntos en Corporación América todavía tiene chances de seguir. Sin embargo, a diferencia de experiencias anteriores, este recambio se daría por decisión de Milei y no por una crisis que obligue a que salte un fusible. 

Un gesto repetido de Milei y los perros de las fuerzas de seguridad. Foto: Presidencia.

La decisión de quién poner en su lugar es otro dilema. Guillermo Francos picó en punta, con una lógica mucho más política que la técnica que tiene Posse. Solo se entendería con la aprobación de la ley Bases, caso contrario sería premiar a alguien que no logró su principal objetivo. Si la decisión se toma mirando lo técnico todo apunta a Federico Sturzenegger, sobre quien ya anticipó Milei que entrará al gabinete aunque sin especificar un rol. Solo se entendería en un escenario con poca predisposición al diálogo con la oposición. 

Laberinto político III

En materia exterior, Milei siente que salió fortalecido de su pelea con Pedro Sánchez, sobre todo después de verse en la tapa de la prestigiosa revista Time. Enmarcada en la lógica electoral española, la disputa volvió a mostrar a un presidente que está más preocupado en consolidarse como un líder mundial de un sector ideológico que en aceitar lazos con mandatarios del mundo más allá de su ideología.

Pedro Sánchez decidió retirar a la embajadora española en Argentina luego de los cruces con Milei. Foto: DPA.

Es cierto que gobiernos anteriores también sobreideologizaron la política exterior, acercándose a China, a Irán, a la Venezuela de Hugo Chávez, primero, y Nicolás Maduro, después, evitando condenar a otros regímenes dictatoriales como Nicaragua o Cuba, ofreciéndose como puerta a la región a la Rusia de Vladimir Putin. Pero también es cierto que en ningún manual de Relaciones Internacionales se recomienda decirle al presidente del segundo país que más invierte en el tuyo que su mujer es una corrupta. Y más aún cuando no está comprobado porque la Justicia no lo ha investigado todavía.

Sorprendió también como todo el arco opositor salió a cuestionar con dureza los movimientos de Milei en España sin siquiera haber exigido el mismo respeto por parte de Sánchez y sus ministros. El presidente del gobierno español se metió en la campaña electoral apoyando abiertamente a Sergio Massa en el balotaje y luego, sin respetar la investidura, sus funcionarios lo tildaron a Milei de drogadicto, loco, vendedor de órganos, promotor del odio y riesgo para la democracia.

Oposición en "Modo Suiza"

En ese contexto, además, desde la oposición hay sectores que comenzaron con una actitud que se podría catalogar como “Modo Suiza”. Hay quienes ven en los reclamos de dirigentes, empresarios y periodistas una vara más alta de la que se pretendía en gobiernos anteriores, algo que ya sucedió durante el gobierno de Mauricio Macri. En ese momento hubo quienes utilizaron la comparación con Suiza: a gobiernos peronistas se los analiza con la vara argentina y a los no peronistas se les exige como si fueran suizos, argumentaban.

El viaje de Milei a España con la cumbre de Vox como foco central sin dudas fue controvertido, pero el Gobierno se encargó de maquillarlo armando una reunión con empresarios y así aplacar las críticas. No obstante, llovieron pedidos de informes de la oposición sobre los costos del viaje y sus motivos, y hasta hubo tres diputados radicales que presentaron una denuncia penal.

En el Congreso, en tanto, senadores opositores cuestionan la delegación de facultades o el blanqueo como si fuese la primera vez que se votan ese tipo de herramientas. Y se muestran indignados ante la obviedad de que en el blanqueo o la moratoria el que se favorece es el que esquivó al fisco. Hasta que no se consolide el equilibrio fiscal y se puedan bajar impuestos, la evasión seguirá siendo norma. En Córdoba, Milei también dedicó un capítulo a anticipar que bajará el impuesto PAIS una vez que se apruebe la ley Bases.

Esta semana se conoció que Milei fue tapa de la prestigiosa revista Time. "El radical, cómo Milei está sacudiendo al mundo".

Al mismo tiempo, mientras se dilata la discusión del paquete fiscal que permitiría a la Nación y las provincias tener más recursos, en Diputados se reúnen todos los bloques, excepto LLA y PRO, para avanzar con iniciativas de recomposición de partidas para universidades o de aumento de jubilaciones. Una movida con aroma a demagogia que apunta a meter mano en el ajuste fiscal que está realizando el gobierno de Milei, quien por las dudas ya les advirtió: “Cualquier proyecto que manden desde el Congreso que quiera romper la caja y hacer volar este país por los aires, se los voy a vetar”.

El riesgo de los laberintos es nunca encontrar la salida. Por más empeño, los intentos pueden ser infructuosos. Sin embargo, así como tienen una entrada, los laberintos siempre tienen una salida. Y si Javier Milei encuentra ese camino, sobre todo en el laberinto económico, más de uno en la política argentina va a estar muy preocupado.

Archivado en