Acto en el Luna Park

Javier Milei en su salsa: clase de economía y batalla cultural contra el socialismo

Habló durante hora y media de política y economía ante más de 7 mil personas. Volvió a su zona de confort en medio de un contexto bisagra para su gobierno.

Gabriel Ziblat
Gabriel Ziblat jueves, 23 de mayo de 2024 · 00:34 hs
Javier Milei en su salsa: clase de economía y batalla cultural contra el socialismo
Javier Milei presentó su último libro "Capitalismo, socialismo y la trampa neoclásica" en el Luna Park. Foto: Juan Mateo Aberastain/MDZ

El show inédito que había anticipado el vocero presidencial, Manuel Adorni, al final se limitó a una sola canción: Javier Milei y la banda de libertarios tocó el ya clásico de los actos de La Libertad Avanza 'Panic Show' de La Renga. Pero lo que no deja de sorprender, y no debe haber muchos antecedentes, es que el Presidente mete más de 7 mil personas en el Luna Park para hablar durante casi una hora de economía y después otra media hora más de política.

En medio de un momento bisagra para su gobierno, con el aspecto político trabado en el Senado en la negociación de la ley Bases y el paquete fiscal, y el aspecto económico a la expectativa de que se consolide el proceso de desinflación y se ponga en marcha la recuperación, Milei volvió esta velada de miércoles a las fuentes, a su zona de confort.

Rodeado de la euforia militante, de su gabinete y -como dato político- de aliados del PRO, el Presidente hizo eje en la batalla cultural para combatir a “los zurdos”. “La batalla cultural hay que darla tanto en las aulas como en la política y en todos lados. No la pueden dejar de dar en ningún lado porque sino los zurdos nos van a llevar puestos. La única forma de defender las ideas de la libertad es peleando por ellas día a día”, aseveró para cerrar su charla con Adorni y José Luis Espert.

Ese fue el mensaje que buscó transmitir en la presentación de su libro "Capitalismo, socialismo y la trampa neoclásica" un Milei que estuvo en su salsa y que permite así explicar cada una de sus exposiciones en las tribunas internacionales. “Es divertido ir por el mundo dando la batalla cultural”, dijo. Es que en los atriles termina hablando más como divulgador de sus ideas que como presidente. Críticas al socialismo, a la Agenda 2030, al aborto y las políticas de control de la población, todo atado a los conceptos económicos de la escuela austríaca que repite ante un auditorio que lo mira atentamente como si estuviera explicando la materia más entretenida. Es el fenómeno Milei, que será motivo de múltiples estudios desde la Ciencia Política.

Aunque su estilo parece que nunca encuentra un freno, el mandatario demostró en dos frases que va aprendiendo a dónde hacer un alto. El público cantó “Cristina se va presa” y él se mordió la lengua: “Les puedo asegurar que los acompañaría cantando pero violaría la independencia de poderes”. Acto seguido, evitó sumarse a los cantos en contra de Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno español. Al grito de “Sánchez, compadre, la concha de tu madre” respondió con: "Che, pará que Mondino me va a pedir horas extras". 

En el medio, aprovechó para destacar la figura de Sandra Pettovello, ministra de Capital Humano y habitual protagonista de rumores de salida del gabinete, algo que una vez más Milei se encargó de dejar en claro que está lejos de las posibilidades. Resaltó también la cantidad de mujeres de su gobierno, donde además de Pettovello, Patricia Bullrich y Diana Mondino sumó a su hermana Karina y a la vice Victoria Villarruel.

Del ‘Panic Show’ de La Renga del inicio al ‘Se viene el estallido’ de la Bersuit con el que terminó, Milei dejó en claro que no llegó a la Presidencia para ser uno más. Adorni lo graficó al presentarlo como “el máximo exponente de la libertad en el mundo”, “el Presidente con mejor imagen del continente”, “el aniquilador del déficit fiscal”, “el exterminador de curros y operetas”, y “el Presidente más votado de la historia argentina”. 

Con una macroeconomía todavía entre algodones y una microeconomía en terapia, el estilo de show presidencial corre riesgos de terminar siendo un mal recuerdo. Milei dependerá del resultado económico para saber si la sociedad lo seguirá avalando o lo castigará. Y va a necesitar del éxito para que su zona de confort, donde se siente en su salsa, siga siendo igual de confortable.

Archivado en