La foto más esperada

Mauricio Macri reaparece con Javier Milei en medio de la crisis entre los libertarios y el PRO

Más allá de los números informados en la tercera cadena nacional en cuatro meses, la gestión de Javier Milei carece de un gabinete capacitado. Macri, con quien se dejará ver hoy, cada vez más lejos.

Alejandro Cancelare
Alejandro Cancelare miércoles, 24 de abril de 2024 · 07:58 hs
Mauricio Macri reaparece con Javier Milei en medio de la crisis entre los libertarios y el PRO
La relación entre el actual jefe de Estado y el expresidente no pasa por su mejor momento Foto: Prensa Javier Milei

Mauricio Macri se volverá a cruzar este miércoles con Javier Milei en la cena anual de la Fundación Libertad, aunque nadie, hasta el momento, confirmó que previamente charlarán a solas como solían hacerlo hasta hace dos meses. El presidente sí tiene agendado, en cambio, un encuentro personal y directo con el exjefe de Estado español, y amigo de Macri, José María Aznar. 

La relación entre el actual jefe de Estado y el expresidente no pasa por su mejor momento. Al parecer, Macri se dio cuenta que "lo han usado" y por eso "tampoco se desespera por charlar con Milei. "Deja hacer a algunos de los del PRO que están desesperados por cumplir un rol en el Gabinete, pero no mucho más", le dijo a MDZ un importante amigo que en algún momento intentó cumplir las veces de operador con el mundo libertario. 

"Falta que lo llame Fede para pedirle que interceda con él luego del destrato sufrido", comentó un legislador que suele conocer el humor del expresidente. Federico Sturzenegger -de él hablaba- fue desplazado de la primera línea del manejo económico y el ministro Luis Caputo lo acusa de haberle hecho perder mucho tiempo al gobierno con el DNU 70 que el presidente había comprado como la biblia del cambio cultural. 

El Gobierno, observan en el PRO y también en la oposición constructiva que aún no pueden creer cómo el Gobierno va solo al cambio cultural, se resiste a ocupar las grillas de las dependencias públicas ni siquiera con quienes fueron sus referentes territoriales y que cuidaron sus boletas en las elecciones. "Es que no quieren a gente de la política adentro. Ni siquiera de los propios", le dijo a MDZ un expectante legislador nacional que pretende que le den un lugar de manejo en su localidad.

"Desesperada por sacarse la foto", describió un funcionario sobre Pettovello con Cavallieri.

El Ministerio de Capital Humano es el fiel reflejo del Gobierno libertario. Sandra Pettovello, la funcionaria a cargo, iba a estar al frente de un súper esquema que en principio iba a ser muy superior al actual. No quiere a los políticos. Los detesta. Aunque su inestabilidad emocional siempre conspira para que su observación sea fielmente aceptada. 

Otros, como Economía, los nuevos “mimados” del jefe de Estado, aún no arman el organigrama que sintetizaban los viejos ministerios de Economía, Infraestructura y Transporte. Se redujeron las áreas, pero los expedientes necesitan las autorizaciones de funcionarios que aún no existen.

Pettovello echó esta semana a dos directores generales, uno de ellos recientemente asumido tras la salida nunca aclarada de Marcelo Bacilota, el amigo y vecino de la ministra. Testigos recuerdan que la encargada de Capital Humano le pidió al secretario Legal y Técnico, Herrara Pons, que le sugiriera un reemplazante de Bacilota. Ahí llegó Maximiliano Keczeli, entusiasmadísimo con su nuevo rol. Y, en su antiguo lugar como director general del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Alimentarias a Marcelo Hita, que terminó también renunciado en el día de ayer.

Por ahora, y solo por ahora, sobreviven como secretarios Pablo De la Torre, Mariano de los Heros, de ANSES, y Carlos Torrendel, los tres “mudos” y, como aprendieron, “fingiendo demencia para seguir participando”. El encargado de la Secretaría de Trabajo, Omar Yasín, terminó yéndose hace un mes por disidencias fortísimas y quien lo reemplazó, Julio Cordero, ya recibió el primer apercibimiento directo de Luis Caputo cuando casi aprobaba las paritarias que no habían sido revisadas por Nicolás Posse o Caputo y se excedían de los parámetros “a la baja” requeridos para su autorización.

A todos los demás ministros rechazan a quienes tienen algún antecedente político. En este club no se incluye a Guillermo Francos, a quien la dirigencia política, legisladores nacionales, gobernadores e intendentes, ya lo excluyen de los funcionarios “importantes” porque siente que el propio gobierno lo utiliza como policía bueno cuando "todos los demás son malos".

“Esto lo hablé oportunamente con un funcionario de los importantes”, confió un intendente sobre un tema puntual. Consultado si ese era Francos, lo corrió del medio. La categoría está reservada para Nicolás Posse, Santiago Caputo y Luis Caputo. Inmediatamente, al preguntársele sobre el relevante rol que está consiguiendo Karina Milei, afirmó: “Eso es todo un problema”.

La paciencia empieza a llegar al extremo y, en algunos casos, ya pasa al lado de la decepción. Así puede resumirse la observación de varios de los que apostaron en favor del cambio pero ahora tienen más dudas que certezas. “Cuando vos le decís al mundo que no los necesitás, que no tienen por qué trabajar con vos. No te ofrecen futuro, el proyecto se marchita y se seca”, dijo, reflexivo, uno de los más fervientes admiradores del personaje que creó Javier Milei.

“Entonces, quienes se acercan, lo hacen sabiendo de antemano que deben actuar rápido porque saben que mañana pueden ser echados. Es como ir a hacer “un rapidito”, igual que lo hacen los pibes en la calle cuando agarran a alguien en un descuido. Después no pueden volver por ahí, pero no importa, si total, no tienen ningún arraigo social”, expresó la misma fuente.

Son muchos los funcionarios que hablan con MDZ pero prefieren no ser nombrados, ni siquiera cuando surge de parte de ellos una buena noticia para dar. “No es que no quieran tu lucimiento, sino que eso genera inmediatamente una mala connotación, creen que querés hacer política… Y sí, hago política, por eso estoy acá”, confesó.

Archivado en