Tensión en el Congreso

Ley ómnibus: las diferencias entre el PRO, Miguel Pichetto y la UCR empantanan el debate

Las diferencias por la reforma laboral y los impuestos al tabaco generan un dolor de cabeza en el oficialismo, que ve trabadas las negociaciones.

Antonio Riccobene
Antonio Riccobene miércoles, 24 de abril de 2024 · 19:22 hs
Ley ómnibus: las diferencias entre el PRO, Miguel Pichetto y la UCR empantanan el debate
Miguel Pichetto quedó en el centro de la polémica por la ley ómnibus Foto: NA

El titular de la Cámara de Diputados, Martín Menem, llegó este jueves con dos objetivos: que se caiga la sesión por el financiamiento universitario y convocar a las comisiones para que el jueves dictaminen la ley ómnibus. Para esto último, antes necesitaba tener garantizado los votos. Nada de esto último ocurrió y peligra la aprobación de la ley de bases en el Congreso.

Pasadas las 13 del miércoles en la Cámara de Diputados empezaron a desfilar por el despacho de la Presidencia diputados del PRO, Cristian Ritondo, Diego Santilli, Silvia Lospennato y Silvana Giudicci, el jefe del bloque de la UCR, Rodrigo De Loredo, y los de Hacemos Coalición Federal, Miguel Pichetto, Emilio Monzó y Oscar Agost Carreño. Adentro estaba el riojano con el vicejefe de Gabinete, José Rolandi.

Todos salieron molestos y enojados. Primero el representante de la UCR, que se cruzó con Pichetto por la reforma laboral. El radicalismo planteó en la reunión: "Si en la ley bases no está la reforma laboral, no cuenten con nosotros". Los funcionarios de Gobierno, días atrás, habían prometido que esto iba a ser de este modo. La reforma de la UCR incluye reducción de multas para los empleadores, ampliación del período de prueba y la eliminación de la cuota solidaria, que se mete de lleno con los ingresos de los sindicatos.

El jefe del bloque Hacemos Coalición Federal marcó la cancha y dijo que sólo estaba de acuerdo con tres puntos de la reforma laboral, la creación del fondo de cese por las indemnizaciones, los cambios en las multas por informalidad y aumentar el período de prueba a seis meses, como se planteó en el DNU 70/23. Además, Pichetto planteó la posibilidad de tratarlo por separado de la ley de bases. Así recibió el apoyo del oficialismo y del PRO.

El riojano quiere sesionar la semana que viene pero todavía no están los acuerdos.

"Nosotros no tenemos nada que votar si en la ley ómnibus no se mete la reforma laboral", señaló una alta fuente del radicalismo a MDZ. "Van a tener que salir a buscar los votos ellos solos", deslizó también como una forma de presionar al resto de los bloque, porque sin el apoyo de los 34 radicales la ley ómnibus se cae. Es por esto que cada vez que habla aclara que "acepta cambios" a lo planteado pero insiste: "Se tiene que tratar a la par de la ley bases".

A este malestar generalizado se sumó el bloque que conduce Cristian Ritondo, que también tiene sus propios intereses. "El PRO no puede seguir apoyando al gobierno si ni los propios diputados de LLA ni el Presidente de la Cámara están sentados en la mesa de negociación", dijeron desde esta bancada luego de esta reunión. "No podemos ayudar si ellos no escuchan y negocian con el radicalismo", reforzaron.

Cerca de las 17 siguieron reunidos para terminar delimitar un dictamen y llegar al recinto con los votos asegurados. El objetivo de Martín Menem es evitar que vuelva a ocurrir lo mismo que a principios de diciembre. En esa tarea está el oficialismo mientras cada bloque aliado pelea por sus intereses.

Archivado en