Hipocresía al palo

Los indignantes proyectos de los senadores que nos toman de boludos y cobran millones

La quisieron hacer "canuta" y se triplicaron las dietas a mano alzada al final de la sesión y sin decir el título de la resolución que estaban tratando. Trabajan poco y presentan proyectos olvidables.

Mariano Bustos
Mariano Bustos domingo, 21 de abril de 2024 · 09:13 hs
Los indignantes proyectos de los senadores que nos toman de boludos y cobran millones
Foto: Prensa Diputados

Entre vergüenza y bronca se dividen los sentimientos que generan las imágenes en las que se ve cómo, haciéndose los distraídos, los senadores y senadoras se aumentaron la dieta de 2 millones a 4.5 millones de pesos, a los que sumando ítems como desarraigo y gastos de representación ascienden a 6.5 millones de pesos mensuales. Como si nadie fuese a darse cuenta, trataron sobre tablas el aumento con la complicidad de una vicepresidenta que ni siquiera leyó el título de la resolución que votaron a mano alzada, como al pasar. Un trámite más. 

Pero bueno, hay que entenderlos. Seguramente las expensas de sus barrios privados -o edificios lujosos- aumentaron considerablemente, la caldera de la calefacción central consume energía y los últimos incrementos tarifarios les van a pegar fuerte en el bolsillo. La ropa de marca con la que se pasean cuesta más que un salario mínimo y los vouchers educativos no alcanzan para hacer frente a las cuotas de colegios y universidades. La inflación nos pega a todos.

El problema es nuestro, de los ciudadanos, que no tenemos la oportunidad de votarnos nuestro propio aumento. Para ser más preciso, de determinar cómo debe conformarse nuestra dieta y cuánto dinero debemos percibir a fin de mes por la función que cumplimos. Pero cuando uno lee los fundamentos de la resolución da la impresión de que los senadores describen un rol que está muy alejado del que realmente cumplen. Porque, para ser sinceros, bastante poco han trabajado en los últimos años.

Se han dedicado a trabajar para ellos. Igual que ocurrió el viernes, que se pusieron de acuerdo para subir sus dietas a 6 millones de pesos. Para eso no hay conflicto. Los senadores legislan para los senadores. ¡Quizás por eso no se trata allí el proyecto de Boleta Única! Porque muchos no llegarían a sus bancas si se implementa ese sistema electoral. Los argentinos no llegan a fin de mes y necesitan leyes que activen la economía productiva, pero en lugar de avanzar con reformas necesarias se cuidan el traste y se triplican el sueldo. Problema solucionado. Ahora llegan a fin de mes sin problemas. La política al servicio de los políticos.

Pero para justificar su salario presentan proyectos de cotillón como el del senador Daniel Kroneberger que declara fiesta nacional al "Festival de Destrezas Gauchas" de la localidad de Quemu Quemu y también la "Fiesta del Ternero, la Yerra y el Pial" en General Acha. O el del senador bonaerense Maxi Abad para que se declare el día 9 de septiembre como "Día del Diálogo, Acuerdo y Formación Política" en conmemoración al fallecimiento de Ricardo Balbín. Están en lo importante.

La panquequeada de Martín Lousteau

Para coronar la hipocresía y la falsedad de la dirigencia política que es "nac & pop", pero con millones en la cuenta del banco, el senador radical Martín Lousteau presentó este año un proyecto, junto con el senador Pablo Blanco, que va en contra del dietazo que el propio Lousteau votó ayer levantando -con vergüenza pero sin dudarlo- los dedos de su mano.

Se trata de un proyecto de "Equidad Salarial en la Función Pública" que pone como ejemplo a Arturo Illia, que rechazó cobrar una pensión de privilegio y dejó la función pública con un patrimonio menor al que tenía cuando ingresó dando una "enseñanza de alta ejemplaridad ética".

Con cara de piedra Lousteau votó el jueves a favor de triplicarse el sueldo cuando hace un par de meses proponía que nadie gane más que el presidente y que las actualizaciones salariales no superaran al índice de Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE). Escriben con la mano y borran con el codo.

Parece una burla lo de Martín Lousteau si uno lee los fundamentos del proyecto de "Equidad Salarial" que él mismo presentó meses atrás. "Tenemos que avanzar hacia una mayor legitimidad de las instituciones políticas frente a la ciudadanía, comprender que los ciudadanos sufren las consecuencias de los desmanejos económicos, de las promesas incumplidas, de las medidas electoralistas con repercusión directa en la calidad de vida de cada uno de nosotros. En relación a ello, desde la crisis sanitaria por Covid-19, la situación económico-financiera para los ciudadanos ha sufrido gravísimas consecuencias sobre los ingresos de la mayoría de las familias, sobre todo en la clase media y baja, y como todos sabemos, en los jubilados. Es en este sentido que, desde los más altos cargos se requiere la toma de conciencia en cuanto a generar medidas de austeridad que se adecúen al contexto actual, diseñadas por políticos sensibles con la realidad", sostenía el mismo Martín Lousteau que, sin querer queriendo, votó a favor de triplicarse la dieta de un sopetón.

"Desde nuestro espacio, como presidente de la Unión Cívica Radical, creo necesario un cambio cultural de arriba hacia abajo y es desde este punto que, los altos cargos jerárquicos deben promover también acciones de carácter solidario, respetuoso y tolerante", agregaba el proyecto de Lousteau en sus fundamentos. Del dicho al hecho hay un largo trecho…

 

Archivado en