Arde la interna liberal

Internación, aprietes y amenazas: los mensajes mafiosos a Marcela Pagano

La diputada está internada por la interna liberal, que se tradujo en amenazas y aprietes de militantes y de una expareja de Javier Milei. El bloque en crisis y el presidente al tanto de todo.

Pedro Paulin
Pedro Paulin viernes, 19 de abril de 2024 · 07:08 hs
Internación, aprietes y amenazas: los mensajes mafiosos a Marcela Pagano
Juntos. Marcela Pagano, con Javier Milei y Victoria Villarruel. Foto: MDZ archivo

Marcela Pagano había confirmado después de hablar con Javier Milei que iba a ser presidente de la comisión de juicio político, algo que ella no había pedido, pero que le interesaba para empezar a crecer dentro de un bloque anómalo y chico en la cámara de Diputados que encabeza Martín Menem. Diez noches después, una úlcera sangrante le dejó tendida en la cama, se internó y le sacaron el teléfono celular por exigencia médica. Estuvo deshidratada, angustiada, triste, sin entender cómo las amenazas constatadas venían desde el propio rebaño, incluso, desde el escritorio de una ex novia del presidente. Nunca tuvo problemas de salud, tiene un físico impecable y siempre se cuidó mucho en las comidas. 

Marcela Pagano fue siempre y sigue siendo frontal y no tuvo problemas: le dijo a Martín Menem que firmaba la renuncia a la comisión y que de hecho estaba dispuesta a no tener ningún cargo. Es la personalidad de Pagano lo que siempre admiró y admira Javier Milei, no Karina. Desde el día que la llamaron para que se sume a la Libertad Avanza, le dijo a Javier Milei que estaba para sumar, pero que no se iba a internar en ningún fango de disputas de poder dentro del esquema liberal. Lo supo desde el primer día Javier Milei y su hermana, la secretaria general de la Presidencia, que no le guarda cariño.

Joker. Lila Lemoine, experta en cosplayer. 

Desde La Libertad Avanza el fuego amigo la molesta hace meses, precisamente desde el balotaje. La vinculación amorosa con el abogado Franco Bindi a quien se lo plantea como lobbista cercano a PDVSA y medios de comunicación como ExtraTV, fue la última de las agresiones que recibió Pagano. Antes de la campaña se la intentó ensuciar por viajes al exterior y siempre tuvo y tiene el respaldo de Javier Milei para seguir dando la batalla cultural "anticasta". Milei la pondera en privado, le reconoce fidelidad, inteligencia y una red de contactos imperiosos para un espacio político sin arquitectura nacional ni vasos comunicantes con la mayoría de los sectores del poder real. Marcela Pagano los tiene, no son muchos los que engrosan la lista. Lilia Lemoine la quiere fuera desde el minuto cero de la gestión, pero por ahora nunca pudo hacer sombra ni lograr torcer una decisión como sí logró la periodista.

Pagano sufrió amenazas en X, pero después en llamados telefónicos y mensajes de whatsapp. Nunca tuvo antecedentes médicos, por lo que su estado de salud empeoró únicamente por estrés producto del constante asedio de los haters de redes sociales, el fuerte de la Libertad Avanza. La legisladora avisó al bloque que no tiene problemas en irse y dar por terminado el conflicto, pero escaló y cambió el contexto: "Hubo un llamado anoche que la desequilibró, exigiéndole que haga algo que ella cree no es legal y ella ofreció su renuncia, pero el punto es que no le aceptan la renuncia porque lo que quieren es que ella desconozca públicamente el acta firmada por todos los diputados miembros de la comisión que estuvieron el miércoles en la comisión, cosa que los abogados del despacho le dijeron que la va a meter en problemas legales a ella".

El miércoles pasado la tensión con Martín Menem había sido total, Pagano dio por terminado el debate y le dijo a Javier Milei que estaba dispuesta a aceptar su postura, reconociendo como siempre el liderazgo del Presidente y en contra del internismo, algo que siempre valoró Milei de la periodista y diputada. Así fue como Pagano puso a disposición la renuncia y no quiere estar en ningún comisión parlamentaria, es lo que le contó a su círculo más íntimo las últimas noches. Lilia Lemoine fue consultada por este diario y rechazó de plano todas las acusaciones que la ponen en el centro de la escena como hostigadora de su colega.

Presidente. Martin Menem, a cargo de Diputados, no apoyó a Marcela Pagano.

Lila Lemoine es la cosplayer y maquilladora que llegó a la política tras un intento fallido con Luis Espert y una relación amorosa con Javier Milei, a quien le cortó el pelo y maquilló durante la campaña. "El problema es que a la mañana del martes Lilia Lemoine pidió que la expulsen del bloque por este tema, la volvió a amenazar y ya eso la desestabilizó", confiaron desde su despacho. Las agresiones de Lemoine no son sorpresa en el mundo liberal, donde se la reconoce como "más papista que el Papa" por sus rimbombantes expresiones buscando la aprobación de y su hermana. Lemoine no atraviesa sus mejores días tras la confirmación de haber estado dentro de la arquitectura de las amenazas a Marcela Pagano, no directamente, sí en grupos de WhatsApp y cuentas de X.

De hecho, Lemoine en redes apoya cuentas que cuestionan el accionar de Marcela Pagano, y sus reacciones violentas fueron variadas en el último tiempo. "Tanque australiano de medialunas", un mensaje hacia a Ofelia Fernández, fue el chiste de Lemoine que sugirió durante una charla con militantes y  le costó el silencio durante semanas en 2022. Otra situación violencia explícita fue el uso de redes para un video descalificatorio: "Este mogólico de Juan Pablo Pérez. Sí, mogólico por decisión propia, dice dictadura, ja, ja. Dale, mongo, salí a la calle (…) Denunciame al INADI". Fue Lemoine quien amenazó a Pagano, y quien ahora recibe críticas internas que la complican cada vez más. 

Las constantes agresiones a Marcela Pagano perjudicaron mucho al Gobierno, que no necesita más esquirlas en tiempos de ajuste sin territorialidad ni mayoría parlamentario. Hay una corriente interna que cree que hay que dar por terminado el fuego amigo, y la forma es una sola: sacando los que fogonean a los que construyen.

Archivado en