Tristeza y dolor

¿Quién fue Sebastián Piñera Echeñique?

Sebastián Piñera, dos veces presidente de Chile, falleció el martes por la tarde a sus 74 años tras caer con su helicóptero en Ilihue, en la región de Los Ríos.

Cristián Eduardo Calderón Díaz miércoles, 7 de febrero de 2024 · 10:49 hs
¿Quién fue Sebastián Piñera Echeñique?
Presidente Sebastián Piñera Foto: Maximiliano Ríos / MDZ

Dos veces presidente de la República de Chile y empresario que incursionó e invirtió en muchas y muy variadas áreas, esto es quizás lo que más se conoce de él. Su vida transcurre entre la política y las finanzas. Hombre de familia, inquieto y de convicciones profundas, lo que hacía que muchos lo admiraran, que otros tantos no lo quisieran o simplemente que muchos no pudieran seguirle el ritmo. Eso sí, nadie puede negar que vivía su vida, el día a día, de forma intensa, muy activa y exigente.

Podemos entender su personalidad a través de su vida como presidente de Chile

Hay cuatro momentos de su gestión como presidente que sin duda están grabados en el imaginario colectivo de Chile. La primera de ella es que asume la presidencia por primera vez en marzo de 2010 con un país literalmente en el suelo, después del devastador terremoto 8,8 y posterior tsunami del 27 de febrero de ese año. Su misión es la reconstrucción de Chile. Meses después acontece el derrumbe en la mina San José donde quedan atrapados 33 mineros a más de 600 metros bajo tierra en las cercanías de la ciudad de Copiapó al norte del país. Nuevamente se vio enfrentado a la tragedia y al tiempo para lograr con éxito un cinematográfico rescate. 

Ya en su segundo período (2018-2022) le tocó gestionar una pandemia mundial. Con su mirada empresarial logró prever las necesidades y colocar a Chile dentro de aquellos países que mejor gestionaron la crisis, sin colapso del sistema hospitalario y con un récord en cantidad y velocidad de vacunación de la población. Termina su mandato muy cuestionado por el manejo de la crisis provocada por el estallido social de octubre de 2019, donde se quemaron estaciones de metro, supermercados y por declararle la guerra “a un enemigo poderoso e implacable”, como lo dijo en cadena nacional. 

¿Cómo será recordado y reconocido: un gran Presidente o un empresario visionario?. Foto: MDZ.

En su arista política, me quiero quedar con las palabras que le acaba de dedicar Gabriel Boric, actual presidente de la República de Chile. Sebastián Piñera aportó desde sus convicciones y desde su visión a la construcción de grandes acuerdos por el bien de Patria, y fue un demócrata desde la primera hora, porque a pesar de militar en un partido de derecha participó públicamente en un acto político a favor del NO, con el que terminaría, a través de un plebiscito, 16 años de la dictadura militar de Pinochet. Soñaba un Chile e invitaba a todos a dibujarlo y construirlo dijo cuando asumió su segundo mandato presidencial.

Quizá por esto le quedaban chicas las carpas políticas e incomodaba a muchos, porque buscaba a los mejores para realizar ese sueño. ¿Cómo será recordado y reconocido Sebastián Piñera: un gran Presidente o un empresario visionario? Seguramente es muy pronto para vislumbrar una respuesta que solo el paso del tiempo irá tallando en la historia. Pero su figura tiene sombras y luces y esa extraña mezcla que puede causar desconfianza: un empresario dedicado al servicio público. Reza el dicho que cada país tiene el presidente que se merece, y quizá la sabiduría popular acierta en que a Piñera le toco administrar un Estado en medio de una serie de tragedias y contratiempos. 

Quizá Chile se merecía tener en su más alto cargo a una persona con mente empresarial

Es esto lo que hizo de Sebastián Piñera una persona controversial. Hoy no me quiero meter en el área chica de su gestión y administración pública y financiera, sino simplemente recordar a un hombre, esposo, padre, abuelo, empresario y presidente de un país que siempre se la jugó por sus convicciones, amigo de los amigos, que tenía su pensamiento claro y visionario, y por estar siempre presente cuando era requerido, aunque esto fuera fuente para innumerables memes. Apasionado por el trabajo y como dijera una persona que trabajó mucho con él: era muy exigente, pero al mismo tiempo muy humano, apoyando y respaldando siempre.

El juicio lo dejo a la historia y la conciencia de cada uno.

Cristián Eduardo Calderón Díaz.

* Cristián Eduardo Calderón Díaz. Profesor. Licenciado en filosofía y teología.

Archivado en