Reconfiguración peronista

Entre la bronca y el fastidio, el peronismo sale presuroso en ayuda de Javier Milei

Javier Milei sirvió como un tapón para Juntos por el Cambio, pero también desnudó las flaquezas del extinto Frente de Todos. Unión por la Patria le dio anabólicos al libertario al que ahora lo transformaron en un hércules que muchos peronistas ya están dispuestos a ayudar sin cuidarse del qué dirán.

Alejandro Cancelare
Alejandro Cancelare jueves, 7 de septiembre de 2023 · 21:00 hs
Entre la bronca y el fastidio, el peronismo sale presuroso en ayuda de Javier Milei
Foto: Prensa de Javier Milei

El peronismo, como hace habitualmente, está saliendo en ayuda del ganador. Javier Milei, que tuvo un explícito apoyo territorial y económico para el armado de la mayoría de sus listas distritales y provinciales, ahora recibirá, en un futuro cercano, el respaldo de una buena masa de gremios que, fundamentalmente, no quieren seguir acompañando a Sergio Massa.

Luis Barrionuevo fue el primero, pero no el único. Lo siguió, sigiloso pero raudo, Gerardo Martínez, de la Construcción, quien le brindó detalles de su plan de retiro en un gremio de alta volatilidad laboral, algo parecido de lo que sufren los gastronómicos.

El tercer piso de la sede de UTHGRA se ha transformado en un lugar de confesiones y armados como hace rato no lo era. Luego del apagón que le dieron a la candidatura de Wado De Pedro, no solo el espectro gastronómico, sino la de buena parte del peronismo kirchnerista, se trastocó.

Raro que no lo observe Mauricio Macri, enfrascado en querer hacer ver que su deseo de cambio ganó, aunque no aclara con quien le gustaría que terminase con el bastón presidencial, si con el anarco capitalista o con Patricia Bullrich. Algunos vaticinan que le podría pasar lo mismo que le sucedió en Neuquén, donde apoyó a Rolo Figueroa al igual que lo hizo Sergio Massa y el gobernador electo terminó jugando para el ministro de Economía. 

La incertidumbre que reina en el oficialismo atraviesa, por diferentes circunstancias, a todos los niveles de Unión por la Patria. Inclusive Agustín Rossi, a quien lo llaman con frecuencia aquellos dirigentes que no tienen una línea directa con el massismo, se autopercibe como un electrodoméstico al cual "enchufan y desenchufan" según sea necesario.

El tibio pero constante retiro del apoyo gremial también se notó en la cena de recaudación realizada en Parque Norte. No hubo demasiadas mesas pedidas y varios enviaron segundas y terceras líneas en su representación. 

Divertidos, en la CGT, agradecen la nueva jugada de Barrionuevo, quien desde hace rato se mueve de manera independiente. "Javier Milei ya nos sacó de la casta. Él va por la política, por los que manejan cajas brutales y no quiere saber nada con manejar los fondos de las obras sociales", deslizó un dirigente de Comercio, gremio que le cedió Parque Norte a Sergio Massa para su cena recaudatoria.

En todos lados. Las fichas de Barrionuevo no paran. 

¿Qué significa que no quiere manejar la caja de las obras sociales? En su manual libertario, si la plata es de los sindicatos, que éstos la administren y luego, el mercado, hará lo suyo, quedando en pie las bien administradas y dando un certificado de defunción a las que no.

Mientras tanto, hay lugares donde los candidatos presidenciales y para gobernador deben revisar, por diferente motivos, el juego de los intendentes y sus aliados. En Hurlingham, por ejemplo, nadie supone que Unión por la Patria pueda retener los votos conseguidos en la feroz interna local. Desmarcado de todos por decisión de Máximo Kirchner, Juan Zabaleta hará público, el fin de semana, un explícito acompañamiento a Sergio Massa y Axel Kicillof.

El miércoles, en La Matanza, hubo una foto que impactó por dos motivos. Por la sorpresa y por lo increíble. Fernando Espinoza estuvo en un jardín de infantes con Patricia Cubría, su rival de la PASO con quien se acusaron mutuamente de todo lo imaginable y hasta hubo misas en el obispado local tras un episodio violento cuando el Movimiento Evita tapó un paredón que siempre manejó el actual intendente.

Espinoza no quedó nada bien ni con Sergio Massa, que en una foto previa a la campaña recibió a la esposa de Emilio Pérsico en su despacho, ni con Máximo Kirchner, quien en todo momento trabajó para que su compañera Verónica Maggario fuera desplazada de la vicegobernación y, además, pretendía que lo reemplazara a él al frente de la intendencia.

¿Y Tigre? ¿Cómo harán la campaña Sergio Massa con Julio Zamora? ¿Aceptará en esta oportunidad Juan Manuel Olmos el empalme de las boletas del intendente con la del candidato presidencial de Unión Por la Patria?

Olmos desairó, inclusive, a los apoderados partidarios de la provincia de Buenos Aires que, en las PASO, querían, por orden de Cristina Fernández de Kirchner, que Zamora compitiera con la sábana de Sergio Massa y Grabois pegadas a la suya municipal. Finalmente, el jefe comunal tuvo que ir con el candidato que perdió la disputa presidencial únicamente.

¿Qué voluntad tendrán estos y otros dirigentes en apoyar a unos y otros? Muchos jefes comunales saben que la dirigencia gremial le aportará la fiscalización que no tuvo La Libertad Avanza y, además, estarán atentos a explicar cómo cortar la boleta en caso que sea necesario. Solo basta con recorrer las principales avenidas y autopistas del Gran Buenos Aires, en las que siempre se ven, solo, la imagen y el apellido de los intendentes, despojados del resto de los integrantes de las otras categorías. 

Archivado en