Crisis en la Iglesia Católica

Los obispos se alinean contra Javier Milei sin saber a quién respaldar en octubre

La crisis que provocó la irrupción de Javier Milei como el candidato más votado también llegó a la conducción de la Iglesia y afecta al papa Francisco, quien en las últimas horas fue “desagraviado” en una misa con alto contenido político. Tensión interna y preocupación por el avance libertario.

Beto Valdez
Beto Valdez miércoles, 6 de septiembre de 2023 · 09:10 hs
Los obispos se alinean contra Javier Milei sin saber a quién respaldar en octubre
Misa de desagravio al Papa Francisco

El resultado de las PASO también golpeó fuerte a la conducción de la Iglesia Católica debido a la tensión existente entre Javier Milei y el papa Francisco. Además, tampoco quedan claros los pasos a seguir frente a las elecciones generales del 22 de octubre. Solo los une el espanto contra la figura del libertario, pero hay diferencias internas en torno a cómo posicionarse en términos políticos. 

“El Episcopado, como siempre, no va a tener injerencia en ninguna campaña electoral”, dicen voceros de la conducción eclesiástica. Pero el clima  que se respira en las diócesis y parroquias a lo largo del país indica lo contrario. Hay mucha politización y aflora la crisis interna por los últimos movimientos del Papa respecto a la agenda local. “Nos guste o no, Francisco es uno de los grandes derrotados de las PASO y no precisamente por la mala performance de su pupilo Juan Grabois”, revela con discreción una fuente eclesiástica. 

La referencia del vocero tiene que ver con el duro revés que sufrió el sistema político en general y el peronismo en particular, fuerza política que siempre fue mirada con simpatía por el Sumo Pontífice. Pero se agravó aún más el diagnóstico con la sorpresiva performance del jefe de La Libertad Avanza, con quien Jorge Bergoglio no tiene precisamente un buen vínculo. El polémico economista ha sido muy duro en varias ocasiones con el jesuita y en marzo de este año también hubo una respuesta desde la Vaticano. En una entrevista a propósito de cumplirse una década de su llegada a la Santa Sede, se refirió a la República de Weimar, el enojo contra los políticos en Alemania antes del ascenso del nazismo. “Un político que hablaba lindo y sedujo a la gente que dijo ‘probemos con este’. Entonces votaron a Adolfito y así terminamos”, advirtió. 

“Yo creo que el Estado es importante que exista, porque justamente tiene que ver con el garantizar los derechos de los sectores más vulnerables, porque, si no, sería una tierra de nadie”, dijo en las últimas horas el flamante arzobispo de Buenos Aires, Jorge García Cuerva. Una clara forma de tomar distancias del candidato libertario. No es una novedad que la conducción de la Iglesia marque sus diferencias con el liberalismo porque así lo indica la Doctrina Social católica. Además, el jefe de la diócesis porteña respaldó una misa que se celebró en la parroquia Virgen de los Milagros de Caacupé, en la villa 21-24 del barrio de Barracas, con el objetivo de "reivindicar al Papa Francisco y rechazar todo tipo de injurias, mentiras e insultos que se están manifestando en esta campaña electoral". 

La movida con tintes políticos fue encabezada por el obispo Gustavo Carrara, vicario general de la arquidiócesis y responsable de la Pastoral de las Villas de la ciudad de Buenos Aires. El padre José María "Pepe" Di Paola, coordinador de Los Hogares de Cristo, cuestionó a Milei por haber "trastocado los valores de la doctrina social de la Iglesia y atacado al Papa Francisco". También dijo que la misa buscó expresarle apoyo a Francisco, pero también "a los pobres, porque este hombre -en referencia a Milei- hace referencia a 'la mierda de la justicia social que sale de la envidia y el rencor'. Es un disparate", afirmó. No cayó muy bien entre curas y obispos la excesiva politización de la ceremonia religiosa y la presencia de muchos referentes cercanos al kirchnerismo como Pablo Moyano, Julio Piumato, Tristán Bauer, Jorge Taiana y Adolfo Pérez Esquivel. 

En este contexto de creciente tensión dentro del Episcopado ante un eventual gobierno de LLA, la visita de Bergoglio a la Argentina está prácticamente suspendida hasta nuevo aviso. La situación interna exhibe diferencias con el Papa y algunos de los obispos que le son más fieles. Voceros eclesiásticos sostienen que “es un error hacer campaña en contra de Milei si no sabemos a quién vamos a apoyar”. La duda pasa por la distancia que mantiene el jesuita con Sergio Massa y Patricia Bullrich. El ministro de Economía ha sido prácticamente “excomulgado” por Francisco desde la década anterior cuando ocupó la Jefatura de Gabinete en el primer mandato de Cristina Fernández de Kirchner. “No le perdona haber participado de una conspiración para jubilarlo donde el principal operador fue Cacho Caselli y los O’Reilly”, comenta una fuente que fue protagonista de esos acontecimientos. 

Bergoglio tampoco tiene vínculo alguno con Bullrich como para mirar con simpatía su postulación presidencial; además no está precisamente en las oraciones de muchos prelados por su postura a favor del aborto. Pero tiene bastantes problemas con la interna local como para ocuparse mucho de la oferta que tiene el electorado para el 22 de octubre. Hay sectores conservadores dentro de la Iglesia que esperan una explicación informal de la Santa Sede sobre las designaciones de Eugenio Zafaronni y del juez Roberto Gallardo en un instituto de estudios jurídicos del Vaticano. Una movida que generó enorme inquietud entre curas y laicos por las posiciones cercanas al kirchnerismo de ambos abogados.

Archivado en