Elecciones

La oposición pone en juego su poder y Cambia Mendoza aprieta los dientes para enfrentar una derrota

Se vota en los siete departamentos gobernados por la oposición. Se espera una "continuidad" y la duda es lo que ocurrirá el día después. El PJ se debate entre la fidelidad y el éxodo. Cambia Mendoza prepara la digestión de una derrota.

Pablo Icardi
Pablo Icardi domingo, 3 de septiembre de 2023 · 07:54 hs
La oposición pone en juego su poder y Cambia Mendoza aprieta los dientes para enfrentar una derrota
El PJ pone en juego cargos y fidelidades. Foto: Twitter @MFlorDestefanis

Las elecciones departamentales que se realizan hoy en siete departamentos de Mendoza son un examen para la oposición. Una prueba de supervivencia para algunos, y también una evaluación del potencial para otros. Las siete comunas son gobernadas por partidos políticos que están enfrentados a Cambia Mendoza, el frente que mantiene la hegemonía del poder provincial desde 2015. Todo indica que habrá respaldo a los "oficialismos" departamentales, aunque con disputas parejas en alguno de ellos, como San Carlos, el departamentos cuya conducción cambió de orientación política este año por la mudanza a la Unión Mendocina. 

San Rafael, Maipú, Tunuyán, San Carlos, Lavalle, Santa Rosa y La Paz elegirán intendente y concejales. Son departamentos con una fuerte impronta rural, donde el fenómeno político urbano de Cambia Mendoza no ha logrado buenos resultados. Será el climax político desde donde un sector del peronismo buscará hacer pie desde mañana, tras una seguidilla de derrotas y también partiendo de una base bajísima de apoyo, tras lo ocurrido en las elecciones provinciales y nacionales. Pero para el PJ (en su versión Frente Elegí o Unión por la Patria) hay mucho más en juego: se especula conque mañana, el día después, puede haber más migración de dirigentes hacia la Unión Mendocina para sumarse al ecléctico frente opositor liderado por Omar De Marchi. Es una jugada arriesgada porque serán apoyos testimoniales, pues las listas de candidatos están cerradas y armadas por De Marchi y Daniel Orozco. 

Stevanato es uno de los protagonistas. De debate entre construir poder propio y migrar hacia la Unión Mendocina. 

En las disputas territoriales, hay algunas cosas más en juego. Matías Stevanato, por ejemplo, tiene una disyuntiva. Y su decisión es un enigma. En realidad el enigma es puertas afuera del departamentos, pues desde hace meses que el intendente coquetea políticamente con De Marchi y su candidatura. El maipucino no se animó a enfrentar a La Cámpora por dentro del peronismo y fue excesivamente resiliente, aún a pesar de tener bastante que ganar internamente al tener una reelección por delante y poder capitalizar la idea de renovación. Ahora buscará tener una victoria cómoda, algo que no estaría en riesgo. Si lo logra, podría recuperar la mayoría en el Concejo Deliberantes y gobernar con menos sobresaltos en el legislativo municipal y, ahora sí, pensar en un proyecto que trascienda la calle Pescara. La duda es con quién; si lo hará con De Marchi y Orozco, o dentro del partido donde nació y se crió. 

En San Rafael la dinastía Félix optó por el mismo camino conservador: ellos y solo ellos. Omar Félix volverá a la comuna, la misma que ya gobernó, que está en manos de su hermano y de la que su padre también fue parte. Se espera una victoria sin sobresaltos, con un crecimiento del "candidato de Milei". También es un sector político netamente vernáculo, una dinastía de pueblo. Omar, por ejemplo, hasta se mudó provisoriamente a la Ciudad de Mendoza para intentar construir un proyecto provincial, un desembarco desde el Sur al oasis norte que finalmente no prosperó. Por eso Félix vuelve al lugar del que nunca se terminó de ir. 

Donde habrá nueva era es en Lavalle. No por un cambio partidario, pero sí porque se termina una era que había creado una especie de antonomasia. Roberto Righi es intendente desde el 2001 y hay generaciones enteras que no saben que puede haber otra cosa. Righi, heredero forzoso de Carlos Masoero, era una especie de caudillo silencioso que tampoco pudo cruzar la barrera política. Y se mudó a la Unión Mendocina en su peor momento: su candidato perdió la interna de Lavalle en manos de Edgardo González, quien tiene todo para ser el nuevo intendente. 

Righi deja Lavalle luego de gobernar desde 2001 y de perder las internas.

El bloque peronista del Este es el único que por ahora podría marcar una fidelidad explícita el peronismo kirchnerista. Flor Destéfanis, intendenta de Santa Rosa, va a ser reelecta y como presidenta del PJ tiene una misión que ella misma sabe que es compleja: contener el éxodo de peronistas hacia la Unión Mendocina y evitar un vacío mayor a la fórmula Prisi-Ilardo. Fernando Ubieta, de La Paz, cree que tiene ganada la elección, aunque en un departamento con un electorado tan pequeño cualquier movimiento es influyente. 

La disputa más atractiva y compleja para entender es la de San Carlos. El oficialismo lleva como candidato a Alejandro Morillas, aún cuando el intendente actual podía reelegirse. Silvio Panocchia es el postulante de Cambia Mendoza, apoyado por todo ese aparato. Y Marcelo Romano es quien puede convertirse en la sorpresa: el candidato del Partido Verde superó los 20 puntos en las PASO y, a pulmón, mantiene la campaña. La división de votos opositores puede favorecer a Morillas, pero en el departamento de "los parientes" (así le dicen por el cruce familiar que hay entre candidatos) todo está por verse. 

Marcelo Romano es uno de los protagonistas de la elección en San Carlos. 

Para el oficialismo provincial será un día complejo. Y también mañana tendrán un lunes complicado. La posibilidad de que haya un "7 a 0" es un trago difícil de digerir, aún cuando no perderían ninguna cuota de poder actual. La lectura que hacen y reforzarán es que habrá un "apoyo a los oficialismo" y que, incluso, eso abona la teoría que tienen hacia las provinciales. Es decir, que todas las elecciones son distintas y que los ciudadanos votan según cada instancia. Incluso, de manera resiliente apuntan a explicar que por eso el efecto Milei que se notó en las elecciones nacionales no se replicará en septiembre. 

Archivado en