ANÁLISIS

La evidente estrategia que empleó cada candidato en el "reality" electoral

Alfredo Cornejo intentó pararse sobre su experiencia y responsabilizó al gobierno nacional por todos los problemas de Mendoza. De Marchi cargó contra Cornejo por cooptar las instituciones y hundir a la provincia. Parisi y Vadillo pusieron énfasis en que los dos primeros son lo mismo.

Mariano Bustos
Mariano Bustos domingo, 17 de septiembre de 2023 · 23:15 hs
La evidente estrategia que empleó cada candidato en el "reality" electoral
Los cinco candidatos a gobernador estuvieron presentes en el Le Parc Foto: SIJUM

Los mendocinos eligen gobernador el próximo domingo y el debut del debate único no salió de la lógica de la campaña. El tiempo para hablar de propuestas finalmente se utilizó para descalificar al rival. La estrategia fue clara. Tanto Omar Parisi como Mario Vadillo tuvieron como "víctimas" de sus declaraciones a Alfredo Cornejo y Omar De Marchi. En concreto, quisieron dejar claro que hace ocho años que Cambia Mendoza gobierna la provincia y ambos son fundadores de ese espacio. Por su parte, De Marchi fue muy crítico de la gestión de Alfredo Cornejo y reiteró que hay una necesidad de cambio en Mendoza. Y Cornejo, por su parte, sacó pecho por lo que hizo como gobernador y culpó al gobierno nacional por todos los males de los mendocinos.

En un párrafo puede resumirse lo que se vio a lo largo de dos horas de debate entre candidatos. En todos los bloques la constante fue la misma: críticas al rival. Incluso Lautaro Jiménez, del Frente de Izquierda, también apuntó contra De Marchi y Cornejo con algún dardo aislado contra el peronismo.

Cornejo procuró no contestarle a ninguno de sus adversarios. Escuchó las críticas pero apenas tomó nota de ellas. Si bien afirmó que los datos que expresaban sus rivales eran falsos y los iba a refutar en las redes. Pero el verdadero enemigo de Cornejo en el debate fue la chicharra. A lo largo de todo el debate se quedó con la palabra en la boca por no poder adaptar sus discursos al tiempo reglamentario.

Omar De Marchi intentó polarizar con Alfredo Cornejo pero sus críticas punzantes se licuaban rápidamente con las descalificaciones de Parisi y Vadillo contra ambos. Tres candidatos dispararon contra la sociedad de Cornejo y De Marchi, De Marchi quedó solo cargando contra Alfredo Cornejo y mientras tanto, para no criticar a Suarez, Cornejo culpó por todos los males de la provincia al gobierno nacional.

Vadillo entre risas con Hebe Casado, Alfredo Cornejo y Emanuel Fugazzotto.

Difícil es hablar de ganadores y perdedores de un debate en el que solo se vieron chicanas. Cornejo llegó como favorito y fue el que menos arriesgó. Se dedicó a justificar las falencias de la gestión y recordar las buenas cosas que hizo como gobernador. Evitó entrar en polémicas. No se destacó, pero tampoco cometió errores serios que pongan en riesgo su campaña.

Los que llegaban necesitados de hacer un buen papel eran Omar De Marchi y Omar Parisi. El primero para consolidarse como el único que le puede ganar el domingo a Alfredo Cornejo y el segundo para mostrarse como una alternativa competitiva y evitar una debacle del PJ en las urnas. Si bien Parisi arrancó nervioso y trastabilló en algunas frases, tuvo un papel decoroso y cumplió su objetivo: repetir que De Marchi es lo mismo que Cornejo. ¿Le alcanzará para evitar que peronistas voten a De Marchi? Habrá que esperar hasta el 24 de septiembre para saberlo.

Lautaro Jiménez y Omar Parisi. Foto: SIJUM

De Marchi fue uno de los candidatos que mejor habló y supo adecuar su discurso al tiempo reglamentario, pero tampoco tuvo un papel descollante. Y fue el objetivo principal de la lengua filosa de Mario Vadillo que desde el Partido Verde se paró con un claro mensaje "anti casta" al mejor estilo Milei.

Vadillo era el que menos tenía por perder y se notó. Aprovechó su tiempo para responsabilizar a sus rivales por la situación en la que está Mendoza. Si bien se concentró en De Marchi y Cornejo, habló de los "malos" gobiernos de los últimos 30 años pegándole también al peronismo. "Son Alí Babá y los 1000 ladrones", aseveró sin filtro.

Por último, el candidato del Frente de Izquierda, Lautaro Jiménez, quedó como sapo de otro pozo. En una pelea en el barro, Jiménez intentó desplegar ideas profundas vinculadas su plataforma de gobierno. Quizás se hubiese lucido en otro contexto, pero lamentablemente el debate ya se había convertido en un reality con los candidatos en modo panelista de espectáculos.

Archivado en