En clave electoral

Asado de camaradería en el comité radical bonaerense para mostrar la unidad de Juntos por el Cambio

Maximiliano Abad reunió, en el comité provincial, a los máximos referentes de la coalición opositora. Limaron asperezas de la interna y la consigna fue “Todos a la calle” para ganar en octubre.

José Luis Carut
José Luis Carut viernes, 1 de septiembre de 2023 · 17:48 hs
Asado de camaradería en el comité radical bonaerense para mostrar la unidad de Juntos por el Cambio
Foto de unidad de JxC

Con el encuentro de camaradería, el presidente de la UCR bonaerense, Maximiliano Abad, gana mayor centralidad dentro de Juntos por el Cambio. La semana, dio los primeros pasos para que la coalición opositora recupere territorio en lo que se conoce como "la madre de todas las batallas": provincia de Buenos Aires. Para ello, encolumnó a todos los boinas blancas detrás de la candidatura de Néstor Grindetti y Patricia Bullrich.

Abad, que no se quedó solo con el encuentro boina blanca de la semana pasada, fue por más. Al jefe del radicalismo de la provincia le faltaba bajo su brazo a una pata del radicalismo y la foto de la unidad de todos los actores de Juntos por el Cambio. Algo que finalmente consiguió en el asado del miércoles en el comité provincial, guardado a la prensa bajo siete llaves para que no haya sorpresas.

El encuentro de camaradería fue para rearmar, ahora con todos los actores de Juntos por el Cambio, la estrategia de la provincia de Buenos Aires y que este terreno no se convierta en un refugio kirchnerista después de octubre. Los máximos referentes de la coalición opositora repiten como mantra: "En octubre la elección es diferente. El votante va a pensar su voto, el bonaerense sabe que no puede tener otros cuatro años de Kicillof. Estamos a trescientos mil votos, no es imposible. Nuestra misión es ir a casa por casa a buscar el voto, convencer al que no nos votó y al que no fue a votar que somos la mejor opción en la provincia y el país".

En cuanto a la cena, sobró rosca, acompañada por varias tablas de picada, achuras, carne de primera. Como dato de color, MDZ pudo saber que uno de los comensales pidió que le hagan pollo sin piel, se ve que se excedió en la campaña y el colesterol se le fue por las nubes. "No sé para qué lo pidió, si quedo en la parrilla. Le entro a las achuras y al asado como si fuese el último día", afirmó uno de los mozos de una reconocida casa platense. Tampoco faltaron las arengas y los discursos a la hora del brindis con buenos vinos.

La cabecera de la mesa la ocupo el candidato a gobernador, Néstor Grindetti y a su lado se ubicó el anfitrión y candidato a senador nacional, Maximiliano Abad, y pegadito se sentó Diego Santilli. Uno de los comensales contó a MDZ: "Cumplimos el compromiso que asumimos antes de las PASO, que era que después del 14 de agosto íbamos a estar todos juntos y estamos todos juntos".

De la cena participaron el anfitrión Maximiliano Abad; los integrantes de la fórmula que competirá en octubre por la provincia, Néstor Grindetti y Miguel Fernández; los integrantes de la dupla perdedora, Diego Santilli y Gustavo Possse; el candidato a diputado nacional, Cristian Ritondo; y el jefe de campaña nacional de Patricia Bullrich, Sebastián García de Luca.

También estuvieron en el convite: Miguel Ángel Pichetto; Ernesto Sanz; María Eugenia Tallerico, segunda candidata a senadora nacional; Emilio Monzó; José Luis Espert; Adrián Urelli, jefe de Campaña de Grindetti; Agustín Forchieri (fue el jefe de campaña de Santilli); los referentes de la Coalición Cívica bonaerense Maricel Etchecoin Moro y Andrés de Leo; el referente de Evolución, Pablo Domenichini (candidato a intendente de Esteban Echeverria); Érica Revilla y Daniel Salvador; los intendentes Gonzalo Peluso (Intendente de Magdalena - UCR), Maximiliano Suescun (Rauch - UCR), Jaime Méndez (de San Miguel - PRO) y Jorge Etcheverry (de Lobos); y el dirigente radical Carlos Fernández.

Por lo que puedo reconstruir MDZ, la ronda de discursos arrancó por Maximiliano Abad, quien sostuvo que las tensiones que genera una interna es algo lógico en este tipo de procesos y remarcó que lo importante es que todo Juntos por el Cambio, se ordenó de cara a la elección general.

El titular del radicalismo bonaerense, sostuvo que este tipo de encuentros "no solo es para discutir estrategias, mandamos señales muy claras a los bonaerenses de que estamos todos juntos laburando para ganarle a Kicillof y que la provincia no sea un refugio para el kirchnerismo". Desde el entrono de Abad, destacan que el boina blanca está obsesionado con mostrar hacia el afuera la unidad del espacio y que Grindetti y Santilli funcionen de verdad como un tándem durante toda la campaña.

A su turno, el candidato a gobernador Néstor Grindetti siguió la misma línea trazada por Abad. Habló de una campaña de mucha cercanía con la gente: "Muy cuerpo a cuerpo". El candidato al Sillón de Dardo Rocha afirmó que ese tipo de campaña es el distintivo de Juntos por el Cambio, y que es hora de llevarlo adelante más que nunca.

Uno de los comensales afirmó: "Grindetti está convencido que la cercanía con la gente va a ser el factor determinante para consolidar el voto y convocar a los que no fueron a votar".

En cuanto al discurso de Diego Santilli, MDZ supo que reiteró en privado lo que había dicho en declaraciones periodísticas: "Voy va a trabajar muy fuerte para que Néstor gane en la provincia, para que el kirchnerismo no se pueda refugiarse ahí, que lo sienten su territorio. Por eso hay que ganarles en la provincia. Además de asumir el compromiso de recorrer con Néstor, la provincia de punta a punta”.

Antes del brindis, Cristian Ritondo tomó la palabra para hacer un análisis de la campaña, donde además destaco y agradeció la presencia de los socios fundadores de Cambiemos: Ernesto Sanz y Emilio Monzó, atribuyéndoles un valor adicional por su desempeño en el presente y futuro de la coalición.

Entre copa y copa se daban aliento recordando que en las PASO del 2015. Vidal las había perdido por cuatro puntos, logrando dar vuelta la elección en las generales. Algo que entusiasmaba a los presentes, teniendo en cuenta que la diferencia que sacó Kicillof es de un poco más de 300 mil votos y que en estas PASO el porcentaje de votantes fue más bajo.

Archivado en