Puja política

El debate que se abrió tras la salida de Fabián Doman de Independiente y que afecta a todo un pueblo

La abrupta renuncia de Fabián Doman al Club Atlético Independiente desató una fuerte discusión política en Lanús porque su actual intendente, Néstor Grindetti, tuvo que pedir licencia por un mes para asumir como presidente. Nicolás Russo, massista, salió con los tapones de punta.

Alejandro Cancelare
Alejandro Cancelare lunes, 17 de abril de 2023 · 16:57 hs
El debate que se abrió tras la salida de Fabián Doman de Independiente y que afecta a todo un pueblo

La dirigencia política del municipio de Lanús, encabezada por su principal opositor, Nicolás Russo, vio la posibilidad y avanzó. El desastre institucional del Club Atlético Independiente obligó a Néstor Grindetti a asumir en reemplazo del renunciante Fabián Doman. Otro experimento político empresario a través de una celebrity que terminó dramáticamente.

Esa campaña roja estuvo concentrada en la antítesis contra Hugo Moyano. Los desaguisados económicos provocados por el camionero, con innumerables denuncias penales y compras por demás increíbles, terminó con un pedido de quiebra por un jugador que apenas jugó un par de partidos en la primera del club, Gonzalo Verón, que nadie atajó a tiempo.

Grindetti y Cristian Ritondo fueron los sostenedores de "Doman presidente", quien antes de todo eso había sido candidato por toda la oposición, quiso pactar con Moyano. Sin embargo, al no lograr avances en ese camino, terminó aceptando la propuesta “amarilla” formada por los más antiguos dirigentes y reconocidos socios del club: Juan Marconi, hijo del ex amigo de Julio Grondona; el creador de la asociación de árbitros grondonista, Guillermo Marconi; y un componedor experto en crisis como Carlos Montaña, jefe de gabinete del ministro Sergio Berni, entre otros.

Grindetti no quería saber nada con asumir en lugar de Doman. Esperaba que un triunvirato lo ayudara en la transición que serviría para acomodar las finanzas del club y la designación de una nueva autoridad. No pudo. Y “el tano”, que no sabe de empresas imposibles, aceptó. Para esto, debió optar por la cotidianeidad de la intendencia de Lanús y su campaña para gobernador para dedicarse a full al club de sus amores.

“Realmente estoy sorprendido con la decisión de Grindetti”, le dijo a MDZ Online el expresidente de Lanús, Russo, quien sabe qué significa conducir una institución de primera, aunque la suya no tenía la crisis que afecta a sus primos de Avellaneda.

“Uno puede ser intendente y colaborar en un club. Yo no lo veía mal cuando Grindetti era vicepresidente, tratando de enderezar las cuestiones económicas y administrativas, dando directivas, y listo. Pero presidir significa estar en todo momento. Son todos problemas, no hay una solución o un minuto de paz”, describió.

El expresidente de Lanús, actual diputado provincial del Frente Renovador, sostuvo: “Yo puedo criticarlo, pero el que lo va a castigar es el pueblo de nuestro distrito. Acá tenemos una infinidad de problemas que no pueden ser solucionados con alguien que tiene su tiempo completo dedicado a otra cosa”.

En la cotidianeidad de la gestión, si bien es cierto que es un cimbronazo lo que sucedió en Independiente, la cuestión administrativa y diaria no sufriría mayores trastornos. Desde hace años el actual jefe de gabinete, Diego Kravetz viene llevando las riendas del municipio con la supervisión de Grindetti. Quien pretende que lo suceda a partir de 2023. De hecho, todos los carteles de la localidad que coloca el oficialismo ponen a los dos apellidos como parte de la indivisa de la gestión.

“En lo personal desistí de ser candidato en 2019 porque hacía seis meses había asumido en el club. No podía defraudar a los socios. Bueno, al revés, Grindetti prefirió irse del municipio para asumir en Independiente”, criticó el legislador massista.

Confiados, quienes conocen la organización diaria de Grindetti, “hasta estamos teniendo una visibilidad increíble, mucho mayor a la que tuvimos previamente solo con la campaña tradicional a gobernador”.

“Estos tres o cuatro días como presidente interino de Independiente lo instalaron. Esperemos que se confirme como lo que es, una persona seria, con decisión, que si hay un lío lo ordena y ejecutiva”, reconocen en el entorno del intendente en uso de licencia y agregan que “él no buscó esto. Pasó. Listo, o lo ves como una tragedia o como una oportunidad de ratificar para los que están fuera de Lanús pero siguen el día a día del fútbol que Néstor es un ejecutor y ordenador como nadie”.

Archivado en