Polémica

Tras el crimen de la policía porteña se reavivó la pelea por las pistola Taser

Desde que se conoció que la oficial Maribel Zalazar murió producto de los disparos del hombre que le arrebató el arma, el tema volvió a escena. El hombre sigue detenido.

Lourdes Marchese
Lourdes Marchese miércoles, 15 de febrero de 2023 · 11:00 hs
Tras el crimen de la policía porteña se reavivó la pelea por las pistola Taser

Un hecho lamentable se vivió ayer en la estación de Subtes de Retiro. Un hombre, que fue asistido a las 11 de la mañana por una molestia, le arrebató el arma reglamentaria a la oficial de policía Maribel Zalazar de 35 años y le efectuó disparos que provocaron su muerte, una hora más tarde, mientras era intervenida quirúrgicamente. Además, le produjo heridas a un trabajador del subte, lo que derivó en un paro total de todas las líneas por considerar que “no están las condiciones de seguridad" y "en repudio por el hecho”.

El agresor, que intentó escapar, fue detenido y trasladado a la alcaidia 28 para ser indagado en las próximas horas por el juez Martín Peluso, a cargo de la investigación, quien también ordenó otras medidas para avanzar con el esclarecimiento de la causa por homicidio a Oscar Valdez, el hombre de 29 años de nacionalidad paraguaya, con antecedentes de resistencia a la autoridad y violencia de género.

Más allá de la causa, desde el sector político volvió a ponerse el foco en el uso de las pistolas Taser que reclama el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Fue el propio Marcelo D’Alessandro, ministro de Justicia y Seguridad porteño -en uso de licencia- quién sostuvo a través de sus redes que “el enfrentamiento podría haber sido controlado con una pistola Taser. Hace dos años compramos 60 unidades, pero el gobierno kirchnerista las bloqueó con el festival de excusas truchas que usan para defender delincuentes”.

De hecho, en octubre del año pasado, la Ciudad presentó un “Amparo por Mora” para destrabar la importación de las pistolas Taser, frenada por una decisión administrativa del Gobierno nacional, que ahora la Justicia en lo Contencioso Administrativo Federal aceptó e intimó a la Agencia Nacional de Materiales Controlados ( ANMAC) para que en 30 días, dé respuesta.

En mayo del año pasado, el organismo dio la autorización para la adquisición de 60 dispositivos modelo X2 para la Policía de la Ciudad, pero el entonces titular del organismo dejó su cargo y la nueva gestión retiró dicha autorización, lo que derivó en una causa judicial por no dar respuesta a una cuestión administrativa para el ingreso de dichas pistolas.

Hoy, la pelea vuelve a estar en el foco de la cuestión, sobre todo porque en un breve lapso de tiempo ya fueron varios los policías víctimas de situaciones callejeras que, según aducen desde el Gobierno porteño, podrían evitarse con el uso de las Taser que, aseguran, no son letales.

 

Archivado en