¿Ofensiva K?

Los sótanos de la democracia siguen en manos de los desconocidos de siempre

La difusión de los chats sacudieron de tal forma los cimientos del PRO que muchos desconfían entre sí y no han tenido la capacidad de reacción para sospechar de los recursos del kirchnerismo en materia de inteligencia. Quiénes suenan como presuntos autores intelectuales de remover carroña.

Beto Valdez
Beto Valdez viernes, 6 de enero de 2023 · 09:37 hs
Los sótanos de la democracia siguen en manos de los desconocidos de siempre

“Han logrado instalar que las operaciones de los chats de Telegram y demás canalladas tienen que ver con la interna del PRO, cuando la terminal está en manos de orgánicos e inorgánicos de la inteligencia tradicional”, sostiene a MDZ uno de los pocos referentes del partido amarillo que cree que “no hay que caer en la trampa” del oficialismo. Mientras tanto, gran parte de los dirigentes de Juntos por el Cambio sospecha del otro y cree que se trata de un ajuste de cuentas entre referentes de inteligencia del espacio político que fundó Mauricio Macri. Los pocos expertos en la materia aseguran que “acá hay una pelea entre los desconocidos de siempre donde no hay que descartar la injerencia de algún servicio extranjero”.

“Nos estamos matando entre nosotros y nadie desconfía de la capacidad de manejo del kirchnerismo sobre los sectores de inteligencia para armar operaciones entre la carroña para igualar a todos y de paso poner la atención en el enano D’Alessandro o Gerardo Milman y no en las causas de Cristina Fernández de Kirchner”, asevera otro referente alarmado por la falta de reflejos que ha demostrado en la coalición opositora ante la reaparición de los verdaderos dueños de los denominados "sótanos de la democracia" por el propio presidente Alberto Fernández.

En el amplio y heterogéneo mundo de la inteligencia preveían que algo turbio se venía en el arranque de la campaña electoral y no son pocos los que pronostican más basura que puede salir de la alfombra. En lo único que discrepan es en los autores materiales de la movida. Algunos sostienen, cómo piensan ciertos dirigentes en el PRO, que se trata de “fuego amigo” para dejar knock out a Horacio Rodríguez Larreta y apuntan contra el macrismo, hipótesis absolutamente desmentida por otros referentes de la inteligencia local.

Jaime Stiuso.

“Nosotros no somos carmelistas descalzas, la gestión de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani en la AFI fue un verdadero descontrol, el Tano Angelici manejaba la caja a través de su operador Sebastián De Stefano”, comenta un exfuncionario de la gestión de Mauricio Macri. “Se mandaron la operación de Natacha Jaitt con Ana María Polero en lo de Mirtha Legrand, pero al lado del kirchnerismo no conformamos ni una ONG, ellos fuman abajo del agua”, agrega.

“Este es el mismo modus operandi que la "operación puff" de Eduardo Valdés, pero ahora con los fierros desde el Estado, es muy fácil falsificar chats, lo que no es sencillo es descifrar quién está realmente detrás de la movida, algunos apuntan contra Esteban Carella, jefe de la Base de la calle Estados Unidos, coordinado por Juan Martín Mena y Oscar Parilli”, explica uno de los pocos expertos en materia de inteligencia dentro del PRO. Una mirada similar planteó públicamente el exjefe de la SIDE, Miguel Ángel Toma, el dirigente político con mejores contactos y expertise en esta actividad.

Paralelamente, otros trascendidos apuntan contra el general César Milani. Pero también se comenta que el extitular del Ejército ha perdido influencia y predicamento cerca de Cristina. Además, el titular de la AFI, Agustín Rossi, no le tiene mucha simpatía, aunque aparentemente no tendría nada que ver con la operación de los chats. “Es más probable que estén los radicales K Fernando Pocino y Juan José Vila”. Los dos exfuncionarios de inteligencia mucho tuvieron que ver con la limpieza en la AFI luego del aparente asesinato del fiscal Alberto Nisman. Vila, incluso logró gracias a sus vínculos con Enrique Nosiglia, ser nombrado en el Ministerio de Defensa con la llegada de Macri a la Casa Rosada.

La mayoría de los citados son enemigos de Jaime Stiuso, a quien muchos perciben en operaciones para desentrañar la movida que sacudió los cimientos del PRO. “Jaimito tiene cuestiones personales con los K y además intenta posicionarse para influir en la próxima administración de Juntos por el Cambio, nadie puede verlo seriamente detrás de la difusión de los chats, es más tiene interlocución con algunos dirigentes del PRO”, explica una fuente del partido amarillo. Incluso, comentan que le está yendo muy bien en la consultora, cada vez tiene más clientes poderosos del círculo rojo.

“En situaciones como estas siempre hay que analizar quien sale perdiendo y los que se ven beneficiados, acá resulta más que claro, va mucho más allá de una interna feroz del PRO”, analiza una fuente de inteligencia. No por nada la vocera presidencial, Gabriela Cerruti, aseguró en las últimas horas que se trata de una pelea dentro del partido fundado por Macri. Y encima, ya anticipan los próximos capítulos como si fuera una serie de Netflix. Se habla del teléfono celular de Diego Santilli como spoiler. Nadie dentro de JxC jugaría tan al límite. Hay familias de por medio y dirigentes con serios picos de depresión.

Archivado en