Detenido en El Bolsón

Con ropa de mujer, entregado y ebrio: Jones Huala, ¿el peor agente de inteligencia?

Chile inició el pedido de extradición para el representante de la comunidad RAM en el Bolsón. Fue parte del movimiento flogger y apareció en el sur promoviendo acciones terroristas.

Pedro Paulin
Pedro Paulin lunes, 30 de enero de 2023 · 19:00 hs
Con ropa de mujer, entregado y ebrio: Jones Huala, ¿el peor agente de inteligencia?
Foto: Archivo MDZ

Facundo Jones Huala hizo lo que hacen los que se saben protegidos: cayó de una forma escandalosa, burda e indigna. Casi no cambió su vida, se quedó en la zona de conflicto, apenas evitaba lugares públicos, pero todo el pueblo sabía quién era y por qué estaba allí escondido. Quienes conocen el mundo de la inteligencia plantean que su entrega fue clara y con connivencia con la política local. Nadie es encontrado con ropa de mujer, ebrio y en una casa, es evidente que, a los ojos que caminan gente hace años, fue engañado y entregado.

La provincia de Río Negro no es viable para las elecciones en un contexto de atentados y conflicto permanente y alguien podría pensar que se arregló la detención para que la gobernadora Arabela Carreras se ponga una cucarda con el poder nacional. Otro podría conjeturar que si está parada la construcción de una ruta nueva, se lo entregó para evitar espantar inversiones en una provincia que las precisa. 

Los RAM chilenos, esos que directamente queman iglesias e imponen el más claro terror en la región, son parte del conflicto, y alguien que conoce la zona y su historia lo grafica de la siguiente manera: "En Chile estaban presionando y este Gobierno quiere descomprimir conflictos, es evidente que hubo una entrega pactada. Si Huala quería esconderse en Argentina, no lo encontraban nunca más", definió un hombre con unos treinta años de espionaje en sus espaldas. 

Los organismos de Derechos Humanos y el Instituto Patria no emiten sonido, no se expresan y es un tema que incomoda a una parte del Gobierno. Hay muchos familiares de Montoneros y vinculados al terrorismo de los setenta que forman parte de los satélites de los terroristas del sur, la vinculación con algunos miembros del Gobierno es casi directa y con apellidos más que conocidos. 

Matías Santana, amigo de Facundo Jones Huala, aseguró ver a Santiago Maldonado siendo llevado a una camioneta para torturarlo a unos 500 metros con unos largavistas más parecidos a los de un cotillón de un casamiento que a los que se usan para el avistaje de aves en el sur.

Ahora Facundo ya no es el flogger que merodeaba las escaleras del Shopping Abasto recolectando información de charlas informales. Tampoco el ancestral mapuche que convivía y saludaba en su dialecto y con señas que responden a ancestrales costumbres. Todo un delirante simulacro propio de un instituto de afectados mentales.

Archivado en