Crece la interna

Patricia Bullrich suma apoyos impensados y también atraviesa su propia grieta

Patricia Bullrich cree haber sumado el apoyo de Gustavo Valdez y Carolina Losada de cara a su posicionamiento presidencial. Si bien las fotos son importantísimas y dicen más que mil palabras, los radicales están en medio de una durísima negociación en la que también la usan como amenaza.

Alejandro Cancelare
Alejandro Cancelare viernes, 20 de enero de 2023 · 11:02 hs
Patricia Bullrich suma apoyos impensados y también atraviesa su propia grieta

Patricia Bullrich está decidida a ser presidenta de la Nación. Lo demuestran su permanente híper actividad pero fundamentalmente se nota en cómo los dirigentes que antes no querían cruzarse con ella por “halcón” ahora no dudan en recibirla o sacarse fotos como si fueran a compartir una fórmula o ir a un casamiento.

Hace un par de meses era sólo Alfredo Cornejo el que decía públicamente que si tenía que compartir un proyecto en las PASO con un dirigente del PRO lo hacía con Patricia Bullrich. El mismo que participó de la Concertación Plural que impulsó en sus inicios Néstor Kirchner, viene radicalizando su discurso de cambio y en eso tiene a la ex ministra de Seguridad una referente vital.

Su decisión también tenía como objetivo poner en discusión el criterio que había impuesto Gerardo Morales en su presidencia de la UCR al proponer, bajo la necesidad de la unidad interna para luego negociar con el PRO. Cornejo lo acusa al gobernador jujeño de querer apropiarse de toda la negociación y poder quedar en desventaja en el resultado final.

Los radicales tienen este pensamiento siempre. No sólo son famosos porque disfrutan más de las internas y de las convenciones que del manejo estricto del poder. Sino que ahora se suma que la mayoría de sus dirigentes son gobernadores o lo fueron, y se conocen demasiado. Por eso, quizás, la desconfianza. Quizás por eso algunos relativizan que las fotos se transformen en apoyos. "Se están levantando el precio para discutir con Morales", especuló un experimentado convencional radical que habla con todos los sectores. 

Además, quedó muy en claro, que mientras Morales eligió compartir un proceso político y el armado de equipos técnicos con Horacio Rodríguez Larreta, Cornejo había dicho que prefería a Bullrich.

La actividad de hace una semana en Mar del Plata fue una señal al respecto. El presidente de la UCR solo pudo contar como aliado a Martín Lousteau, con quien había iniciado mal la discusión apenas asumió la conducción partidaria. Pero no quisieron ir los otros gobernadores: Rodolfo Suarez, de Mendoza, y Gustavo Valdez, de Corrientes. Suarez es socio político de Cornejo.

Sin embargo, encendieron las luces de alarma otras ausencias porque tampoco estaban Luis Naidenoff, formoseño y presidente del bloque de senadores radicales, Facundo Manes, ya solo sostenido por los radicales bonaerenses, y Carolina Losada, la otra senadora importante, de Santa Fé.

Morales pudo sentar en Mar del Plata a otro mendocino famoso, como Julio Cobos, y al cordobés Mario Negri, virtual presidente del bloque a pesar de la división en la Cámara Baja. Para la interna, es muy fuerte. Pero para las PASO, se complica.

Por eso ayer los radicales que no explican por qué no quieren que el jujeño encabece la negociación con el PRO empezaron a mover sus propias fichas y la principal beneficiada fue Patricia Bullrich, quien recorrió Corrientes con el gobernador Valdez y se fotografió con la senadora Losada, quien mantiene una reciente relación personal con Naidenoff.

¿Cuánto le molestará a Mauricio Macri que la más halcón de los referentes del PRO se muestre también con los radicales? Nadie lo sabe. Hasta ahora dudaba de su musculatura política y de los equipos que la rodean.

Sin embargo, lo sucedido ayer tendrá un impacto directo hacia el corazón del grupo beatle que se mostró cruzando la calle de Mar del Plata. Horacio Rodríguez Larreta, Gerardo Morales y Martín Lousteau contra Patricia Bullrich, Gustavo Valdez y Carolina Losada. Cada uno de los grupos tienen, a su vez, otros dirigentes como aliados, casi como una gran mamushka.

En este contexto, hay que seguir muy de cerca los pasos que dará el radicalismo bonaerense, que tiene más puntos de contacto con Morales que con el resto, aunque sea una relación donde las desconfianzas son mayores que las de hace algunos meses atrás.

Maximiliano Abad hará hoy un acto que contará con la presencia directa e indirecta a todos los intendentes del interior bonaerense y el apoyo de muchísimos dirigentes radicales. Es, además, el principal sostén de la candidatura presidencial de Facundo Manes, que es el radical más disruptivo de los últimos tiempos pero que, a la vez, es el que menos conexiones tiene con todos los que tienen poder territorial.

Archivado en