Pilo Bordón: "Ni Cristina es Maduro ni Macri es la dictadura"

Pilo Bordón: "Ni Cristina es Maduro ni Macri es la dictadura"

José Octavio "Pilo" Bordón, el exgobernador de Mendoza por el justicialismo dio una extensa entrevista a MDZ sobre temas de agenda pública, los cambios en la dirigencia política mendocino, el kirchnerismo, la necesidad de conformar coaliciones de gobierno y el paso a Chile.

Laura Fiochetta

Laura Fiochetta

 

Camina 10 kilómetros por día a sus 77 años. Su extensa trayectoria y formación política se develan en cada frase, en cada uno de sus análisis sobre temas de agenda pública. Fue gobernador de Mendoza, legislador nacional y embajador en Estados Unidos y en Chile (el primer cargo con el expresidente Néstor Kirchner y el segundo con Mauricio Macri). Pero además, fue profesor universitario y actualmente, preside el CARI (Consejo Argentino para las relaciones internacionales), una usina de pensamiento plural en materia de política exterior.

José Octavio Bordón dialogó con MDZ sobre los cambios en la dirigencia política a la que invita a recuperar el diálogo. Además, dio una vuelta a las lecturas simplistas sobre la grieta y, como exembajador en Chile, cree que el túnel paralelo mejorará el tránsito vehicular si se dan ciertas condiciones. 

-¿Cómo cambió la política si se la compara con tres décadas atrás?
-Hay un cambio muy importante en cómo funciona el mundo. Estamos ante una era muy distinta a la que a mi me tocó gobernar Mendoza, luchar contra las dictaduras, o reconstruir la democracia como legislador junto al presidente Alfonsín. Esto ha generado a las democracias como las entendemos nosotros, (representativas, republicanas y con participación), grandes desafíos y dificultades. Estuve haciendo virtual sobre Democracia y Desarrollo junto, a otros referentes como el ex presidente de Brasil Fernando Enrique Cardoso, quien que nos marcaba que la velocidad de algunos acontecimientos es un gran desafío. En algunos casos, con mejor calidad institucional se ha logrado que los riegos sean menores. Argentina ha tenido muchos problemas económicos y políticos, no tiene la calidad institucional que hoy necesitamos, pero por suerte aún en los peores momentos, como cuando tuvimos tantos presidentes en tan pocos días, logramos que la institución no cayera. Obviamente el resultado económico social es muy dificultoso. Esto es una crisis que comienza en el 75, luego de la muerte de Juan Domingo Perón que veníamos de un ciclo de crecimiento. El año 1975 y la dictadura profundizaron la crisis. Pero hemos mejorado en democracia, hemos mejorado en derechos humanos, entendidos como los básicos.

-¿Cómo fue ese cambio en Mendoza?
-
Mendoza siempre tuvo una calidad institucional, nunca ha habido un combate del poder sobre la Constitución. En nuestra época hubo mayor diálogo. Los amigos de nuestro partido pero también de la Unión Cívica Radical y del PD que perdí porque han muerto los he sentido como propios. Pero claro, estábamos en la primavera de la democracia. La gente en la calle buscaba diputados para sacarse una foto. Ahora quizá se acerca para criticarlos. Hay que recordar los buenos momentos pero hay que tener memoria a la hora de transmitirles a la nuevas generaciones lo que entendemos fueron nuestros aciertos, pero hacerlo pensando en el presente y en el futuro.

-¿Cuál es su opinión respecto del kirchnerismo?
-Fue en su momento una versión del justicialismo que surge de una derrota del proyecto de Carlos Saúl Menem. La última parte del gobierno de Duhalde con algunos ajustes previos, con la gestión de Lavagna, dejó condiciones muy favorables. El gobierno de Kirchner tuvo la capacidad de armonizar al justicialismo y tomar contactos con algunos sectores. Acepté ser embajador en Estados Unidos, cuando Kirchner me llamó, creo que a pedido de Lavagna. Y La verdad que pese a lo que se dice, siempre me respetó en mis tareas que eran la relación con la Casa Blanca, con el Congreso y con los organismos financieros en Estados Unidos. No de los organismos internacionales que estaban en Estados Unidos. Néstor era muy cuidadoso con las cuentas. El último presidente argentino que recibió una situación mejor que la que dejó fue el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en 2007. Luego no fue así. Del 2007 al 2011 no era tan buena la situación aunque ganó Cristina nuevamente. A Macri le dejó una mala situación del Banco Central y muy mala la capacidad de crédito internacional. El Gobierno de Macri cometió errores de expectativas: pobreza cero o la inflación la resuelvo rápido. No es fácil de resolver. Hubo una mejora en 2017 que le permite el triunfo electoral en los comicios de medio término y luego un deterioro. Dejó el Banco Central mejor pero dejó una situación de inflación peor y hoy tres años después estamos mucho peor porque la expectativa de un Alberto que construía consenso no se cumplió. La pandemia complicó pero también los errores políticos.

-¿Percibe ciertos excesos alrededor de la grieta?
-
Debemos evitar sumarnos a los excesos. Porque a veces tenemos opiniones que no compartimos y nos divertimos con opiniones o con medios que se ocupan de destruir e incluso de insultar al oponente, de un lado y del otro. Decir que antes, ahora o después el Gobierno de Cristina o el Gobierno de Alberto y de Cristina son lo mismo que la dictadura de Maduro, no es decir la verdad. Esto no es cierto. Decir que Macri o Cambiemos es Bolsonaro… En términos con el enfrentamiento de la Justicia, Bolsonaro se parece más a actitudes que ha tenido la expresidenta sea de no entregar la banda o de mirar para el costado. La Vicepresidenta se parece más a Bolsonaro y a Trump que a Lula en términos institucionales por algunos excesos. En términos económicos sí puede parecerse más a Lula. Ni Cristina es Maduro ni Macri es la dictadura. Macri no es la dictadura por ciertos errores institucionales ni por no haber podido sostener una coalición de gobierno.

-¿Se pueden sostener las coaliciones de gobierno?
-Ninguna de las coaliciones electorales de los últimos años, han funcionado como coalición de gobierno. Esto no es problema del kirchnerismo ni del antikirchnerismo. A la hora de gobernar, la coalición gobernante no se pone de acuerdo porque hay sectores del peronismo de la centro izquierda que se enfrentaron con Perón después de 1974; más sectores progresismo y conservadores que no logran consensos. La principal coalición de oposición tiene menos debates internos  en términos de debate institucional pero en términos de debate de modelo económico no se ponen de acuerdo. Y lo segundo que tienen que entender es que las lógicas de debate interna son sanas pero tienen que tener límite porque no puedo construir hoy diferencias estratégicas pero después cuando termina la interna nos abrazamos ya que esto genera desconfianza en la sociedad. Hay que prepararse para ser un gobierno de coalición.

-¿Por qué considera que pasan los años y no hay muchos cambios respecto del Paso a Chile?
-Chile es una larga frontera. Es la principal ruta de conexión con el Atlántico, es normal que esto tenga un peso. Siempre ha tenido el mejor paso porque esto tiene que ver con la historia, con la población, con la cultura y con la economía. Siendo embajador, tanto con Bachelet como con Piñera, no encontré grandes diferencias y trabajamos mucho. Volvimos a establecer el tema de la energía. Recorriendo todos los pasos, me encontré con que siempre la infraestructura chilena arranca más rápido que la Argentina. En el lado nuestro siempre estamos penando, aunque algunos lugares hemos mejorado. Pero la infraestructura no garantiza automáticamente mejoras. Hoy hemos vuelto a niveles de movimientos de la prepandemia pero hemos tenido más demoras que la prepandemia, aunque ahora estamos un poco mejor. Argentina se flexibilizó más rápido que Chile. Tengo entendido que el Gobierno argentino ahora ha promovido un sistema aleatorio. Esto reduce a un quinto de tiempo de espera.

El túnel paralelo que promovimos, que se está reactivando, va a ayudar mucho siempre y cuando mejoremos el ferrocarril desde Guardia Vieja hasta Valparaíso y San Antonio para que toda la carga vaya por ahí y hagamos lo mismo del lado argentino hasta Palmira. No necesitamos hacer otro súper túnel. Avanzamos con licitaciones muy rápido del lado nuestro. Pero ellos están más lentos. En el 2020 cambió la ley de emigración chilena y esto afectó al Mercosur.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?