Toma de colegios: Rodríguez Larreta reveló el "hilo conductor" del modelo kirchnerista

Toma de colegios: Rodríguez Larreta reveló el "hilo conductor" del modelo kirchnerista

El alcalde porteño publicó un escrito en sus redes sociales, en el cual asegura que "los padres son responsables de esto y van a tener que hacerse cargo del daño que sus hijos provocan", respecto a la toma de colegios. Asimismo, vinculó esto con otros hechos en el país.

MDZ Política

MDZ Política

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, se refirió a través de un comunicado a la toma de colegios en su jurisdicción y consideró que "los padres son responsables de esto y van a tener que hacerse cargo del daño que sus hijos provocan. Hay límites y hay reglas que respetar". Además, afirmó que se recuperarán los días de clases perdidos.

"Si miramos la Argentina de estos días vemos, al mismo tiempo, ataques de grupos pseudo mapuches en Mascardi, extorsión de sindicatos de neumáticos, tomas autoritarias en algunas escuelas de la Ciudad y el kirchnerismo cambiando las reglas de juego que ahora no le convienen, queriendo derogar las PASO o aprobar la ley de lemas", comenzó Rodríguez Larreta en su escrito publicado en redes sociales.

"Hay un hilo conductor: son muestras de un modelo de país que fracasó y que resiste con mucha violencia porque se sabe cada vez más minoritario. En medio de la angustia y de la bronca que esto genera, hay una señal de esperanza. Hay que seguir peleando, pero ver que las cosas que solían tener un enorme apoyo popular hoy son expresiones muy minoritarias. Es una gran luz al final del camino. Así empiezan los cambios", continuó.

Y agregó: "Los argentinos nos cansamos de que pequeños grupos muy intensos marquen el ritmo del país. No somos eso, no queremos eso y cada vez tenemos más claro que hay cosas que se hacen y cosas que no. En las tomas hay un ejemplo de esto: mientras un grupo muy chico de alumnos y de padres irresponsables impide que unos 5.000 chicos puedan estudiar, hay casi 200.000 que van a clases todos los días y ni piensan en tomar su escuela y alrededor de 12.000 que están haciendo prácticas educativas. Los que piensan nada más que en sí mismos se están quedando solos".

"Nosotros vamos a seguir siendo inflexibles en la respuesta. Los padres son responsables de esto y van a tener que hacerse cargo del daño que sus hijos provocan. Hay límites y hay reglas que respetar. Y desde la Ciudad vamos a recuperar cada día de clase perdido porque cada día cuenta. Educar es enseñar a vivir en democracia, es enseñar que las acciones tienen consecuencias y es marcar límites. Y eso es responsabilidad de las familias, pero también de la escuela. Y no vamos a esquivar esa responsabilidad", dijo el referente de Juntos por el Cambio.

Y luego apuntó contra el gobierno de Alberto Fernández al indicar que "tristemente, frente a todos estos conflictos, el Gobierno nacional falla en su obligación de cuidar a los argentinos. Especialmente cuando decide no ocuparse de cuatro pilares esenciales para que un país progrese, como la institucionalidad, el trabajo, la educación y la seguridad. Haciendo esto, descuida a la Argentina. La función primordial de cualquier Gobierno nacional está incumplida".

"Es un panorama muy frustrante, pero déjenme ser optimista: son los últimos reflejos de un modelo de país que se está yendo. El que viene es mucho mejor y lo vamos a construir juntos", cerró.

Uno de los tantos carteles que se exhiben afuera de los establecimientos educativos.

Siguen las tomas de colegios

Quince escuelas secundarias de la ciudad de Buenos Aires continúan tomadas esta mañana en reclamo de viandas de calidad nutricional, mejor infraestructura edilicia y en contra de las prácticas laborales en empresas, mientras que alumnos y alumnas del Colegio Nacional Buenos Aires y la Escuela Carlos Pellegrini se plegaron “en solidaridad” a la protesta.

Luego de que Horacio Rodríguez Larreta enviara efectivos policiales a las casas de varios de los estudiantes que participan de las tomas, las familias comenzaron a organizarse a través de diferentes organismos y abogados para responder a las advertencias de denuncias penales y contravencionales.

En respuesta a estas medida de protesta estudiantil, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, dijo que el sistema educativo "tiene que marcar límites" y consideró que "ninguna situación en democracia justifica cerrar una escuela".

La funcionaria agregó que la cartera que conduce está "aplicando el procedimiento" vigente, que implica "que las autoridades de la escuela tienen que tener no solamente control de lo que pasa a nivel patrimonial, sino también a nivel de la seguridad de los chicos y alertar a las familias". De este modo, el Gobierno porteño le reclama 1,5 millones de pesos por día de toma a los padres de los alumnos. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?