El fallecimiento de Daniel Ostropolsky reabre el debate sobre la "muerte digna"

El fallecimiento de Daniel Ostropolsky reabre el debate sobre la "muerte digna"

En la noche de ayer falleció el reconocido abogado mendocino Daniel Ostropolsky, quien padecía Esclerosis Lateral Amiotrófica, y había impulsado un proyecto de "muerte digna" junto con los legisladores radicales Alfredo Cornejo y Jimena Latorre, lo que reabre el debate sobre un tema controvertido.

MDZ Política

MDZ Política

Daniel Ostropolsky, quien integró el Consejo de la Magistratura y formó parte de las gestiones de Santiago Llaver y Fernando de la Rúa, fue diagnosticado con ELA en 2017 e impulsó en noviembre de 2021 un proyecto de ley de "muerte digna" junto con Alfredo Cornejo y Jimena Latorre, una de las seis iniciativas que buscan dar en el Congreso un marco normativo a la interrupción de la vida de pacientes en situación terminal: cuatro se encuentran en la Cámara de Diputados y dos en el Senado.

Tres de esas iniciativas son conocidas con nombre propio como "Ley Alfonso", "Ley de la buena muerte" e “Interrupción voluntaria de la vida". La "Ley de la buena muerte" está impulsada en la Comisión de Salud de la Cámara por la Unión Cívica Radical y la "Ley Alfonso" por el Frente de Todos. Ambas prevén la posibilidad de aplicar la “muerte asistida” que, a diferencia del procedimiento usual en el que el médico suministra al paciente la droga que causa su muerte, consiste en proporcionársela para que sea el paciente quien se la administre por su propia cuenta.

Actualmente, la legislación argentina permite la denominada eutanasia pasiva, la posibilidad de la que dispone un paciente de poder rechazar tratamientos médicos de los que depende su vida. Sin embargo, no es legal que un médico preste asistencia para que una persona muera.

El proyecto impulsado por el oficialismo es el denominado “Ley Alfonso”, idea surgida por el caso de Alfonso Oliva, un cordobés que solicitó la aprobación de una ley de eutanasia tras padecer ELA, al igual que Ostropolsky. Oliva falleció a los 37 años en marzo de 2019.

Desde el radicalismo también existe un proyecto de ley de “Interrupción voluntaria de la vida” que fue presentado en el Senado por Julio Cobos. Hasta el momento no existen grandes diferencias entre los distintos proyectos y, de hecho, todos consideran la objeción de conciencia, la posibilidad de que un profesional médico se niegue a aplicar la eutanasia a un paciente que lo solicite, casos en los que está previsto que posean la obligación de derivar a los pacientes a una institución donde puedan cumplir con lo solicitado.

En la actualidad solo seis países en el mundo cuentan con legislación que regula la eutanasia: España, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Colombia y Canadá.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?