Avanza el plan no convencional de YPF en el lado mendocino de Vaca Muerta, pero falta una decisión clave

Avanza el plan no convencional de YPF en el lado mendocino de Vaca Muerta, pero falta una decisión clave

La Secretaría de Ambiente habilitó el trámite para evaluar el proyecto no convencional de YPF. Son dos pozos en Malargüe. Pero antes, el Gobierno debe extender las concesiones por 10 años.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

picardi@mdzol.com

La petrolera YPF y el Gobierno avanzan para ejecutar la primera prueba piloto de exploración no convencional en la parte mendocina de la formación Vaca Muerta. Se trata de dos pozos ubicados en Malargüe y donde se prevé invertir 17 millones de dólares. La Dirección de Protección Ambiental inició el procedimiento de evaluación de impacto ambiental para aprobar la realización de fracking en esos dos pozos. Como son áreas donde ya hay actividad petrolera y la firma estatal ya tenía previsto ese trabajo, los procedimientos son más cortos.

Sin embargo, falta un paso clave de parte del Ejecutivo: las concesiones que tiene YPF vencen en noviembre y la nueva inversión depende de que el Gobierno las prorrogue por una década. Así lo habían acordado el año pasado el gobernador Rodolfo Suarez y Sergio Afrontti, quien era CEO de la empresa. El trámite, que depende del Ministerio de Economía, aún no está resuelto y es condición imprescindible para que se ejecute ese plan. 

El proyecto incluye explorar dos pozos en dos áreas petroleras distintas. Uno es en el área Paso Bardas Norte y el otro en CN VII. La petrolera estatal ya explota la zona y por eso el proceso de autorización se hace como "aviso de proyecto", un mecanismo más corto para la evaluación ambiental que exige informes sectoriales, pero que no tiene audiencia pública como requisito. Además, deben cumplir las pautas previstas en el Decreto 248, la norma específica para el fracking. 

La explotación de recursos no convencionales consiste en aprovechar los hidrocarburos contenidos en la roca madre. Para liberar esos recursos se usa la fractura hidráulica, inyectando agua a alta presión para generar fracturas en la roca y que así pueda extraerse el gas y el petróleo. Vaca muerta está a una profundidad de más de 2 mil metros y el proceso consiste en realizar perforaciones a esas profundidades y realizar las fracturas (de manera vertical u horizontal). 

En Mendoza se hizo fracking, pero el proyecto no resultó como se esperaba. 

Los dos pozos que prevé explorar YPF serán en zonas cercanas entre sí. En el área CN VII se hará fractura hidráulica en el pozo "MdN.AN Aguada Negra". Allí se perforará a una profundidad de más de 2600 metros. El objetivo es evaluar el potencial como reservorio de "Shale Oil", es decir de petróleo no convencional en la formación Vaca Muerta. La estimulación hidráulica se prevé en la rama horizontal. 

YPF presentó la Manifestación General de Impacto Ambiental para la exploración del área y hubo una particularidad. En 2020 se realizó la audiencia pública, pero no hubo nadie inscripto para presentar objeciones o realizar aportes. Por eso se aprobó la MGIA y se advirtió que antes de ejecutar el plan debían presentar el aviso de proyecto.  Ahora la empresa debe actualizar los términos y responder a las exigencias propias previstas para hacer fracking. 

En el área paso Bardas Norte se hará fracking en el pozo "YPF.MdN.PBN". Como parte del proceso, pidieron informes a Irrigación, a la Municipalidad de Malargüe, a la Dirección de Patrimonio y a la Dirección de Recursos Naturales Renovables. 

Fracking en Mendoza

En Mendoza no hay muchas experiencias de exploración y explotación no convencionales. La empresa El Trébol es la única que desarrolló un plan. Esa firma hizo fracking en el área Puesto Rojas, como primera experiencia. De hecho el Decreto Reglamentario de la actividad surgió luego del análisis de esos trabajos. La empresa avanzó, pero luego retrajo las inversiones porque los resultados no fueron los previstos. 

El año pasado el Gobierno y la petrolera YPF firmaron un acuerdo para saldar conflictos cruzados y avanzar en un plan de inversión que incluía el desarrollo de la recuperación terciaria como eje y también los primeros trabajos en no convencional. Para ello la provincia se comprometía, entre otras cosas, a extender las concesiones pro 10 años antes de su vencimiento. Ese trámite aún no está resuelto y es clave para confirmar la inversión, pues el proceso se prevé que dure varios años hasta analizar, por ejemplo, si es viable económicamente explotar el área. 

En medio de eso, cambió la conducción de YPF. Según explicaron extraoficialmente, eso no modificó el plan de inversiones y el plan acordado con Mendoza sigue vigente. 

"Dar por iniciado el Procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental del Proyecto denominado AVISO DE PROYECTO PERFORACIÓN Y ESTIMULACIÓN HIDRÁULICA  DEL POZO YPF.MdN.PBN.x-101 (pil+h), Área PASO BARDAS NORTE, Departamento de Malargüe, Provincia de Mendoza, presentado por la empresa YPF S.A., de acuerdo con lo establecido en la Ley Nº 5961 y Decretos Reglamentarios", dice la resolución firmado por Miriam Skalany que da inicio al proceso.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?