El insólito ciberpatrullaje de Martín Insaurralde sobre sus propios funcionarios

El insólito ciberpatrullaje de Martín Insaurralde sobre sus propios funcionarios

El jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires sigue controlando con mano dura Lomas de Zamora. Se reúne con los funcionarios palpándolos para que no entren con el celular y los obliga a darle like o RT a las publicaciones de gestión, en las que siempre debe aparecer su nombre.

Beto Valdez

Beto Valdez

“Martín (Insaurralde) está realmente obsesionado y un poco perseguido, quiere ganar con mucha contundencia Lomas de Zamora y no confía casi en nadie”, le comenta a MDZ una fuente confiable de ese municipio de la Tercera Sección Electoral. Los voceros comentan comportamientos dignos de regímenes como el de Vladimir Putin.

Revelan las fuentes que hace dos semanas realizó la primera reunión de gabinete ampliado del año pasando por encima de su reemplazante Marina Lesci. Antes de que ingresaran los funcionarios de los Paleo para que ninguno entre con el teléfono celular porque teme ser grabado y cada vez hay más filtraciones. 

Durante el encuentro reafirmó que él es “la conducción”, que “ninguno se ponga a hacer el librepensador” aparentemente en referencia al Movimiento Evita local y “que en cada actividad que hagan lo sigan mencionando como en los últimos 12 años”, agregan los voceros “infieles” con el actual jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires. 

Y, como si esto fuera poco, el secretario general del municipio, Matías Ruiz, les envió en el grupo de WhatsApp una dura advertencia con la posibilidad de echarlos si no suben todos los días un "me gusta" o un retweet a las publicaciones de la gestión destacando a Insaurralde y a la intendenta provisional.  “Hay un clima de persecución como nunca se vio, se dan cuenta que el año que viene la elección va a ser muy pareja”, comentan referentes locales de Juntos por el Cambio.

El caso de Ruiz es realmente inédito y repudiable. El apriete a los funcionarios vía WhatsApp dice: “Les pido que estén atentos a las redes de Martín, hacer reposteos y likes, vamos a controlar uno por uno, Instagram, Twitter, etc”. Y agrega como simpático emoji un hacha y una puerta. 

Lo más impactante de ese comportamiento de debilidad se da al mismo tiempo que el oficialismo local logró aprobar una licitación poco transparente con el voto de cinco, de los siete concejales que tiene la coalición opositora. La suma del poder público.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?