Las distorsiones y una insólita "buena noticia" detrás del aumento del costo de vida

Las distorsiones y una insólita "buena noticia" detrás del aumento del costo de vida

Una familia tipo necesita 111 mil pesos para comprar lo básico según el Indec. Pero no incluyen el gasto de tener una vivienda, que es casi el 50% de ese valor. Las escalas de los subsidios también cambian y más familias quedarían dentro de la cobertura estatal.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

picardi@mdzol.com

Una familia necesita más de 111 mil pesos en Argentina para poder comprar la canasta de productos básicos y no ser "oficialmente" pobre. En realidad es la canasta que arma el Indec, que no incluye gastos obligatorios del hogar como un alquiler o un crédito hipotecario, y solo se mide la pobreza por ingresos. Hay provincias como Mendoza que tienen su propia medición, donde la "línea de la pobreza" es con un umbral más bajo. Eso no significa necesariamente que la provincia sea "más barata", sino que se toman criterios distintos.

Lo que sí va a cambiar es el índice de pobreza porque la diferencia es sensible: las familias que tengan ingresos de 105 mil pesos para el Gobierno de Mendoza no es pobre, pero para el Indec sí. La discusión es técnica y abstracta, pues en la vida real ambas familias van a tener carencias. Y mucho más si se tienen en cuenta los gastos reales: un alquiler para una familia "tipo" no baja de los 40 mil pesos. Algo similar es la cuota de un crédito UVA. Por eso la canasta real, no baja de los 150 mil pesos por familia a lo que se le pueden sumar gastos necesarios de salud (desde medicamentos hasta cuotas de obras sociales), educación (cuotas o insumos obligatorios) y transporte (colectivo o vehículo particular). 

El alquiler de una vivienda para 4 personas no baja de $40 mil. Lo mismo una cuota de un crédito UVA. 

La economía argentina tiene tantas disfuncionalidades que el aumento del costo de vida ya genera una distorsión o "una buena noticia" para algunas familias. La política de segmentación de las tarifas para quitar subsidios ya deberá ser recalculada antes de aplicarse. Es que se toma como parámetro los ingresos y el costo de la canasta medida por el Indec es el criterio uniforme que se toma. Como la canasta sube de precio más rápido que los salarios, cada vez habrá más argentinos que estarán dentro de la franja subsidiada. 

La canasta básica total nacional del país es de 111 mil pesos. La local de 105 mil pesos. La diferencia es cómo se miden

Si se toma como parámetro la información difundid ayer por el Indec, para dejar de tener subsidios y pagar tarifa plena de los servicios públicos hay que tener ingresos superiores a 389.543 pesos. Ese es el valor de 3,5 "canastas" de una familia tipo 2 medida por el Indec. Ese es el criterio que establece el decreto 332 que estableció los criterios. De la misma manera para estar en  la categoría 2, con tarifa subsidiada, se "relajaron" los requisitos porque ahora hacen falta ingresos un poco más altos. El umbral es de 111 mil pesos, por lo que es muy probable que haya más familias subsidiadas de lo que se calculó inicialmente. Sergio Massa tiene un dolor de cabeza más para cumplir su meta de ahorro fiscal. Cuando haya acuerdos paritarios, de nuevo habrá que recalcular. El nocivo círculo de la inflación, pérdida del poder adquisitivo e intento de "recuperación" de recursos parece no tener fin. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?