Inflación: el efecto simulación y los duros problemas que se agudizan

Inflación: el efecto simulación y los duros problemas que se agudizan

El Gobierno nacional "simula" reacciones para cubrir el descontrol inflacionario, que golpea a los sectores más vulnerables. Mientras, se agudizan problemas para las familias y los estados.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

picardi@mdzol.com

El anuncio del "aumento" a los jubilados que hizo el ministro de Economía Sergio Massa llevaba marcadas varias picardías y miserias juntas. Lo hizo un día antes de que se hiciera público el índice de inflación, a pesar de que la suba se aplica recién en septiembre. Y le agregaron un anabólico de 7 mil pesos para llegar a una bisagra: simular que la jubilación mínima es de $50 mil pesos, un número redondo que genera una sensación falsa.

En realidad el único número redondo es el impacto del aumento de precios: a junio de este año la inflación fue de 47% y los jubilados tuvieron una actualización de 36,78%, con una mínima por debajo de los $40 mil. Es decir, el Gobierno anunció un aumento que se aplica al futuro, con una inflación que en el pasado ya era superior al poder adquisitivo acumulado este año. 

El intrincado ejemplo sirve para graficar que ante el descontrol de la inflación lo que más importa es simular, antes que resolver. La inflación interanual del 71% y la acumulada anual del 50% rompe todos los guiones. En Argentina, y en Mendoza en particular, más del 30% de las personas están en condiciones laborales informales, con salarios discontinuos, sin paritarias ni acceso a derechos.

En los sectores formales vuelven a entrar en tensión los actores económicos por las paritarias, la previsión compleja para el futuro y el equilibrio. Los alimentos tuvieron este año una suba aún mayor que la inflación (48,5%), por los que el impacto en la vida cotidiana de las familias más vulnerables es brutal. La última medición de la pobreza medida por ingresos puso al borde del umbral del 50% a ese indicador, cifra que podría crecer porque la canasta de productos básicos ya supera los 100 mil pesos. 

La inflación  nacional rompió todos los pronósticos. 

Impredecible 

El único sector que tiene indexados sus ingresos es, curiosamente, el Estado. Los principales ingresos de la Nación y las provincias están atados al consumo (IVA e Ingresos Brutos). Pero más allá de ese dato, la inflación descontrolada quema el guión de las gestiones.

El primer escollo ya es latente. El Gobierno comenzó el año con acuerdos salariales con todos los sectores. Pero a los pocos meses se rompió todo y la incertidumbre seguirá. El aumento decretado por Rodolfo Suarez, incluso, parece quedar corto y las dudas están hacia adelante, pues hay pronósticos que hablan de hasta un 100% de inflación anual. La tensión se traslada a los gobiernos provinciales y municipales. 

En cuanto a las obras públicas la situación es similar. Las "cosas" y las obras están sin precio y genera un inconveniente ahora para licitar, adjudicar y ejecutar. Y también a futuro por las redeterminaciones de precios que puedan reclamar las empresas que tienen proyectos en marcha. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?