Elisa Carrió rompió las reglas de juego, pero puso en evidencia la crisis en Juntos por el Cambio

Elisa Carrió rompió las reglas de juego, pero puso en evidencia la crisis en Juntos por el Cambio

El regreso mediático de Elisa Carrió incluyó agresiones y referencias poco felices para varios de sus compañeros de Juntos por el Cambio. Más allá de su violencia verbal, lo cierto es que desnudó la gravedad de la crisis en la coalición opositora. El rol de Mauricio Macri.

Beto Valdez

Beto Valdez

Pese a que ya no goza de los niveles de popularidad de antaño y tampoco mide bien en las encuestas, Elisa Carrió todavía sabe cómo sacudir el tablero de Juntos por el Cambio y dejar en evidencia que la crisis interna es más grave de lo que parece.

Lilita se fue al pasto, no puede agredir públicamente a tantos dirigentes como lo hizo en las últimas horas, pero debemos admitir que dijo en voz alta lo que muchos plantean en privado”, reconoce a MDZ un diputado de la Unión Cívica Radical. Lo más impactante de su catarsis en los medios es que la amplia mayoría de la dirigencia de la coalición opositora sospecha que se trata de una movida de Mauricio Macri para ponerle límites a Horacio Rodríguez Larreta.

En términos simplistas, la mayoría de las fuentes consultadas coinciden en afirmar que Carrió dijo en público lo que piensa el expresidente. Quizás no sea tan lineal, pero lo más importante es que esa hipótesis ya está instalada y exhibe que la crisis interna en JxC es más inquietante de lo que parece. “Ojo que Mauricio está respaldando a Cristian Ritondo, no creo que le gusten esas críticas”, aclara una de las fuentes consultadas. 

Esas especulaciones pueden resultar incomprobables ya que nadie a sabe a ciencia cierta que han conversado últimamente la jefa de la Coalición Cívica con el fundador del PRO, ahora que han vuelto a amigarse. En ese sentido, el tuit de una figura irrelevante, pero muy cercana al expresidente, como Fernando De Andreis, hizo mucho ruido.

Si bien quien fuera secretario general de la Presidencia en la gestión de Cambiemos se despegó de las agresiones de Lilita sin nombrarla, al mismo tiempo aclaró que “junto a Mauricio queremos que JxC no se contamine con relaciones poco claras con el autodenominado panperonismo”. Prácticamente un aval a la idea de fondo que planteó la chaqueña pero en forma más educada y sin agravios.

Cada vez resulta más claro que la crisis que vuelve a sacudir a la coalición opositora se basa en la profunda interna que se percibe en el PRO. Evidentemente el partido amarillo tiene mayor dominancia porque sus dirigentes más importantes son del área metropolitana y con alto nivel de conocimiento y aprobación a nivel nacional. Muy diferente a lo que ocurre en la UCR que tiene pocas figuras de relevancia nacional y mucha inserción territorial, salvo en el AMBA. Solo Facundo Manes y Martín Lousteau. El radicalismo mira de reojo la pelea interna de sus socios, pero quieren que se imponga Rodríguez Larreta.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?