Fondo Monetario

FMI claro y duro: el acuerdo no se negocia

En las comunicaciones directas de esta semana, el FMI prometió una tregua de tiempo y apoyo para que las nuevas autoridades del ministerio de Economía se acomoden y comiencen a trabajar. Sin embargo, fue firme en en que Facilidades Extendidas no se discute en sus términos básicos. Lo había pedido CF

Carlos Burgueño
Carlos Burgueño viernes, 8 de julio de 2022 · 15:09 hs
FMI claro y duro: el acuerdo no se negocia
Foto: FMI

Silvina Batakis mantuvo dos relativamente cordiales reuniones con los referentes del Fondo Monetario Internacional (FMI). Una el martes por la tarde y otra el miércoles al mediodía. Desde Buenos Aires hablaba la flamante ministra de Economía, la que, demostraba, un nivel de inglés british que siempre cae bien en este tipo de reuniones. Desde Washington se tienen en cuenta detalles importantes como ser el hecho de no necesitar traductores para intercambiar conceptos, ideas y desacuerdos.

En la sede del organismo escucharon las presentaciones formales en los dos encuentros, la directora gerenta Kristalina Giorgieva, su número dos Gita Gopinath y el director para el Hemisferio Occidental Ilan Goldfjan. Los tres escucharon lo que esperaban desde Buenos Aires: el acuerdo aprobado el 25 de marzo pasado por el directorio del organismo, se respetaría en todas sus cláusulas; al punto de ser descripto como "el plan económico del gobierno".

Aclarado el concepto, vinieron las explicaciones de rigor y los deseos de buena fortuna. Y la seguridad que las partes pronto se verían las caras. Quizá no físicamente sino de manera virtual y a través de computadoras. Pero se verán pronto. Tan pronto que, quizá, el encuentro por la fiscalización de la segunda misión comprometida en el Facilidades Extendidas vigente, y que controlará el haber logrado las metas del segundo trimestre del año (período abril- junio); se acelere a la última quincena de este mes. O, a más tardar, la primera de agosto.

Mientras se organiza el evento, Batakis recibió una definición clara y directa desde Washington: no hay ninguna posibilidad que el FMI acepte rediscutir y renegociar las metas del acuerdo vigente. Mucho menos alterar los términos generales del Facilidades Extendidas, lo que incluye tasas, lineamientos y plazos.

Y cualquier atención de alteraciones e incumplimientos, serán atendidos sobre año vencido, no sobre ejercicio en curso. Dicho de otro modo, cualquier discusión sobre las metas podría darse recién en el primer trimestre del 2023, cuando se fiscalice si el país cumplió con un déficit de 2,5% del PBI, una emisión de un punto del PBI y un nivel de reservas de más de 4.800 millones de dólares. Hasta que comience el año próximo, no hay alternativa de ninguna renegociación de metas. Y quizá, ni siquiera objetivos. Y la alternativa de una rediscusión de los términos del acuerdo con el FMI, queda sellada.

Al menos para el staff técnico del FMI, esto es, los tres interlocutores de Washington.  Esto cierra cualquier alternativa de discutir los términos del Facilidades Extendidas, algo que le reclamó personalmente Cristina Fernández de Kirchner a Alberto Fernández en la cena que ambos mantuvieron el lunes por la noche en la Quinta de Olivos.

Según la vicepresidenta, para una convivencia pacífica futura entre el  kirchnerismo y lo que quede del albertismo, sería indispensable una modificación radical del acuerdo. El jefe de Estado le dijo que era imposible, dado que ya tenía el dato que le había transmitido Giorgieva en la breve conversación que ambos habían mantenido el domingo por la noche.

La número uno del FMI le dejó en claro que habría colaboración desde la sede del organismo para la nueva etapa que encaraba Argentina, pero que no hay alternativas de discutir el acuerdo. Y que algo en este sentido sería imposible de tratar (ni siquiera aprobar) en el Board. Queda claro entonces que será uno de los capítulos fundamentales a resolver en el futuro de la relación entre el Presidente y la Vicepresidenta.

Mientras tanto, el FMI le dará una tregua a Batakis. No emitirá opiniones, al menos de fondo, hasta la concreción de la segunda misión del año dentro del acuerdo de Facilidades Extendidas. Serán pocos días, pero servirán para que el Ejecutivo se ponga de acuerdo sobre a donde quiere llevar el acuerdo vigente con el organismo que maneja Kristalina Giorgieva

Al menos hay una esperanza: que el Fondo acepte durante la misión sin más la aprobación de las metas del segundo trimestre del año (las que efectivamente se lograron) y que cualquier crítica directa se concrete luego que el próximo equipo económico se estabilice con algún plan de mediano plazo.

Guzmán buscó al cerrar su negociación por la primera misión, que la segunda se extendiera hacia septiembre (lo más lejos posible en el tiempo), para que la tercer se concretara hacia fin de año. Sin embargo, desde Washington hubo una visión diferente. En la sede del Fondo se creyó que las misiones a la Argentina deberían ser lo más rápidas posible una vez cerrado el período a fiscalizar, dadas las crónicas dificultades que muestra la economía criolla.

Y que precisamente la próxima misión terminara los controles correspondientes al primer semestre del año, período en el cual se inauguran los controles del Facilidades Extendidas firmado el 25 de marzo pasado. Y que, en consecuencia, fuera necesario cerrar la primer etapa de las misiones con el tiempo suficiente como para comenzar a realizar la tarea más importante desde la aprobación del Facilidades Extendidas: discutir metas y objetivos con posibilidad cierta de incumplimiento, y las condiciones en las que el país pueda manejar su economía para cerrar el 2022 aprobando el primer año del acuerdo.

Algo que, obviamente, las partes (incluyendo Guzmán) ya consideraban a fines de junio muy difícil. Más bien, casi imposible. Y que sólo podría salvarse a partir de una seria negociación que debería comenzar una vez que la segunda misión del año haya culminado su faena; probablemente ubicada temporalmente en agosto. Esta promesa se mantendrá en Washington. Pero no mucho más allá en el tiempo. Terminado el tiempo de las treguas, el Fondo esperará definiciones.

Archivado en