Guzmán abortó el lanzamiento de CFK con su renuncia

Guzmán abortó el lanzamiento de CFK con su renuncia

La renuncia del ministro de Economía, Martín Guzmán, completó otro casillero del plan de erosión y caos que anunció hace más de un año la vicepresidente a través de múltiples voceros. Al igual de lo que hicieron en Santa Cruz con sus sucesores, ahora solo queda la salida del presidente.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

"Ayer lo saludé, y lo noté como siempre. Por eso no es sorpresa ni confirmación. Pero no me dio la impresión que se quisiera ir", le dijo a MDZ uno de los pocos dirigentes conocidos que estuvieron en la CGT en el acto del presidente Alberto Fernández en la CGT. Martín Guzmán sostiene que la mayor sangría de dólares se da por la Secretaría de Energía que no maneja. Le pidió al presidente que los hiciera renunciar a los referentes de La Cámpora. 

El presidente le pidió 48 horas. Apenas pasaron apenas minutos de ese plazo, empezó a escribir la renuncia que hoy se conoció. 

Por su parte Sergio Massa, quien volvió a suspender su congreso partidario presumiendo que algo iba a pasar, también se mostró sorprendido. Salía de ver a Tigre empatando contra Talleres de Córdoba en la cancha de Victoria. "Nadie sabía nada", dicen también en su entorno, siempre sabiendo antes que nadie para dónde va su jefe político. 

"El hombre le reventó el lanzamiento a Cristina. La tapa de mañana se la lleva toda él, inclusive la semana que viene", le dijo a MDZ un experimentado dirigente y observador político que suele tener un análisis finísimo de la realidad. Lamentablemente para el propio Alberto Fernández, que decía que la criss era producto del crecimiento que está viviendo la economía del país. 

"Es el fín", dijo un amigo de uno de los pocos armadores y funcionarios que hoy. Nadie en el círculo íntimo presidencial podía presagiar la renuncia del ministro de Economía Martín Guzmán. Los que hablan habitualmente, sean oficialistas u opositores dentro del propio Frente de Todos. "El fin" es, en definitiva, el gobierno de Alberto Fernández y su posibilidad de usar la lapicera o, como pidió él el viernes, empezar a convencer.

Todos quienes acompañaban, como podían, porque ya casi no atiende a nadie, a Alberto Fernández también empezaron a ponerlo en duda porque más allá de que decía que lo apoyaba, a través de voceros oficiales y oficiosos hacía ver que escuchaba a quienes pretendían la renuncia del ministro. 

El funcionario es otro más de los hombres del presidente que deja partir. Entre hombres, genérico, también estaba Marcela Losardo, Matías Kulfas, Juan Pablo Biondi, Nicolás Trotta, y María Eugenia Bielsa, entre otros ministros. Inclusive aceptó dejar de lado a Santiago Cafiero y trasladarlo a la Cancillería. 

La política, al unísono, y coincidentemente, le reclaman a Alberto Fernández un cambio drástico y la convocatoria a un referente que garantice diálogo y conexión entre todos los planetas que componen la galaxia frentetodista. Pero nunca se sabe lo que piden Cristina Fernández de Kirchner y Máximo Kirchner. O sí se sabe. Y esto último agudizaría la crisis. 

"Imaginate que asume Sergio con súper poderes. ¿Cuánto tardarán los pibes (en alusión a La Cámpora) en hacerle ver el rigor, limitando todo lo que tiene que ver con la política energética y la impresión, dos pilares intocables para la vicepresidenta?", le dijo a MDZ un importante diputado del oficialismo nacional. 

En el mundo provincial, allegados a Axel Kicillof solo tenían una respuesta que aparece genuina por las expresiones y emojis con los que contestaban. No solo no sabían nada, tampoco conocen qué va a pasar de ahora en más, porque si bien no coincidían en nada con el ministro, no se lo esperaban. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?