Carlos Maslatón quiere sacar a Javier Milei de la cancha sin saber si se queda con la sucesión

Carlos Maslatón quiere sacar a Javier Milei de la cancha sin saber si se queda con la sucesión

El backstage de la crisis en el espacio libertario. Los errores no forzados de Javier Milei y la dura ofensiva en los medios y en las redes sociales de Carlos Maslatón. ¿A quién le conviene? Probables consecuencias.

Beto Valdez

Beto Valdez

La pelea entre Carlos Maslatón y Javier Milei puede hacerle daño a los propios protagonistas y al espacio político de La Libertad Avanza. Esa es la mirada que se percibe en el mundo político. “Es la guerra de los Roses, al final se matan los dos y termina siendo funcional a los halcones de Juntos por el Cambio”, dice a MDZ un dirigente radical que lo mira de costado.

Más allá de la información que circula sobre el conflicto y cómo vaya a ir evolucionando, lo cierto es que Milei es el que más tiene para perder por el posicionamiento que había logrado desde el año pasado hasta que comenzó a generar una catarata de errores no forzados. Maslatón, distanciado desde hace un tiempo del diputado, demostró su experiencia política. Tuvo un timming de relojería para ir dinamitando los malos movimientos de su exaliado. Subió los decibeles después del polémico tema de la venta de órganos y luego largó toda su metralla a partir del fracaso del acto en Gerli. 

Si la convocatoria era exitosa seguramente hubiera postergado su fastidio contra el economista y su hermana Karina por el desembarco de Carlos Kikuchi como armador de la campaña nacional, rol que aparentemente quería llevar adelante Maslatón “en forma inorgánica”, como solía definirse cuando estaban en plena luna de miel.

Pero el polémico influencer tiene olfato y conocimiento de la política tradicional. “Carlos percibía que lo de Gerli estaba condenado a salir mal y obviamente lo festejó porque consideró que era el principio del fin de Javier y si se manejaba bien en los medios y en las redes podía generar el knockout de su rival”, comenta una fuente de LLA

“Horas después de Gerli sorpresivamente una mañana dio ocho entrevistas radiales, ¿raro no? Más allá de su ego, está jugando con mala leche y a pedido de alguien”, dicen con bronca en el entorno de Milei, quien además asegura que su exaliado estuvo reunido con Horacio Rodríguez Larreta. “Larreta le pidió que no le diga más 'Sombrilla' (sobrenombre despectivo)”, agregan. 

De todas formas, asegurar que haya un acuerdo entre Maslatón y el jefe de Gobierno porteño parece extraño, más teniendo en cuenta que el experto en bitcoins sigue maltratando a José Luis Espert. El diputado por la provincia de Buenos Aires está muy cerca del larretismo y probablemente juegue el año que viene dentro de Juntos en las PASO como hizo Ricardo López Murphy en las recientes legislativas para retener votos liberales.

“Yamil Santoro está armado una movida bonaerense con López Murphy candidato a presidente y Espert a gobernador para ayudar al dúo Larreta y Diego Santilli”, comentan los operadores de Milei en Buenos Aires.

La otra cuestión para tener en cuenta es la mirada de los encuestadores. La mayoría considera que, si Milei queda fuera de carrera, nada asegura que esos votos vayan a Maslatón. “Su defensa irrestricta de Vladimir Putin y del peronismo genera rechazos en muchos votantes libertarios y no critica a la casta cuando cada vez hay más gente enojada con los políticos”, concluye en privado un analista de opinión pública. Igual falta una eternidad aunque no parece muy probable que el economista acepte darle una PASO para competir con el influencer. ¿Entonces armará por afuera?

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?