Mientras Mauricio Macri mira la crisis, en el PRO todos "aprietan y extorsionan"

Mientras Mauricio Macri mira la crisis, en el PRO todos "aprietan y extorsionan"

Mientras ya empiezan a medir a Viviana Canosa como candidata en La Matanza o en otro territorio, la interna PRO no para y cada reunión terminan estallando discusiones y polémicas desconocidas en el espacio. Los intendentes y dirigentes territoriales se sienten más que presionados y todos desconfían.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

“La verdad es que el espacio se transformó en un mapa de extorsiones”, graficó hoy un importantísimo operador de uno de los tantos intendentes que ya dijeron que también quiere ser candidato a gobernador.

Javier Iguacel, Diego Valenzuela, Julio Garro y Néstor Grindetti, los jefes comunales de Capitán Sarmiento, Tres de Febrero, La Plata y Lanús, respectivamente, quieren ser los sucesores o participar de la discusión que realiza a cielo abierto el PRO para reemplazar a Axel Kicillof como gobernador bonaerense.

De hecho, el propio Iguacel ya se animó a pedir la renuncia de Jorge Macri como presidente del partido a nivel provincial por ser ministro de Gobierno en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y candidato a suceder a Horacio Rodríguez Larreta. Su propuesta, que hace algunos meses también había presentado el intendente de Campana, Sebastián Abella, fue cruzada de manera directa por la sucesora de Macri en Vicente López, la intendenta Soledad Martínez.

Si bien varios en esa mesa de discusión política podían coincidir con Iguacel, todos se mantuvieron en silencio. Sin embargo, Martínez lo encaró y no sólo le recordó su poco recorrido político en el partido, sino que le recriminó que no era el ámbito ni el momento para discutir eso. El resto participó con su silencio de todo el tenso momento.

El estado de situación, entonces, no es de lo más amigable en un partido que hasta hace poco era ejemplo de corrección política. “De esto te hablaba. Todos creen que están en condiciones de apretar hasta lo indecible porque saben que al final Horacio (Rodríguez Larreta) termina pagando”, expresó la fuente que cree que la multiplicidad de precandidatos se produce por esta intención de querer tener algo más de lo que pueden tener.

Esta tensión genera malestar entre todos los protagonistas del partido fundado por Mauricio Macri. A los intendentes, como le sucedió los otros días a Julio Garro, no le gusta nada que candidatos “desconocidos” le pidan reuniones y encuentros. El reproche es, directamente, para Cristian Ritondo, a quien “le prestamos nuestra imagen para que él haga campaña”, como le reprochan la mayoría de los jefes comunales que se sienten más que incómodos con este tipo de encuentros, al igual de lo que sucede cuando Iguacel cae de sorpresa.

Al que no le recriminan tanto es a Diego Santilli. Todos tuvieron en claro que, cuando ellos decidieron apoyarlo en desmedro de Jorge Macri u otro candidato, entre ellos algún intendente, el contrato traía como letra chica su próxima candidatura a gobernador.

“Lo que sucede es que Rodríguez Larreta no enamora, no te interpela ni te pide que seas parte de un proyecto de poder. Simplemente te pregunta que necesitas, arreglas, y listo. Es como un contrato laboral, pero todos los que estamos en esto queremos algo más. Y en eso, “el Pelado no te da nada”, se sinceran quienes saben que es el que más trabaja y gestiona en ese espacio.

A los “territoriales”, con los cuales se fotografió los otros días y almorzó en Pilar, también todo es muy costoso. Cada vez que participan de un encuentro reciben un llamado que le recrimina por qué estuvo ahí. Si recibieron a Patricia Bullrich, reciben el llamado desde la sede de Uspallata, donde está el dominio larretista. Sino, viceversa. La presidenta del PRO se queja de esto, porque ella quiere estar “con todos” y a veces, los posicionamientos internos.

“Es que fue una presentación de La Provincial. Esa es una línea interna que candidatea a Iguacel, y nosotros no estamos ahí”, reflexionó un concejal que se ausentó. Segundo Cernadas no estaba en el país pero no por eso se salvó de la bronca de la titular del PRO porque todos fueron invitados, aunque Bullrich no fue.

Otro consultor de los que abundan dentro del PRO, confió a MDZ que “hoy todos estamos bajo sospecha. Cada candidato o jefe de campaña cree que hay un topo en cada consultor”. Y sí, eso es muy posible, teniendo en cuenta que las relaciones cruzadas de todos los protagonistas.

En el transcurso de esta jornada se conoció una encuesta de Jorge Giacobbe en la que se nota una leve mejoría de la imagen de Macri, la continuidad de Patricia Bullrich al tope de los candidatos de la fuerza y la apatía que despierta Rodríguez Larreta, siempre visto como el candidato natural.

Sin embargo, lo que más sorprende en este nuevo trabajo fue la pregunta que realizaron sobre Viviana Canosa. La polémica periodista y conductora fue tentada para trabajar políticamente en La Matanza, pero ella no está del todo decidida, como tampoco termina de decidirse para una hipotética candidatura legislativa. Siempre en el rol opositora al Frente de Todos, pero sin ninguna confirmación.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?