Arrancó la cumbre del G7 con el anuncio de nuevas sanciones a Rusia

Arrancó la cumbre del G7 con el anuncio de nuevas sanciones a Rusia

Llegaron todos los presidentes del grupo. Alberto Fernández en su carácter de invitado no participó de la foto de familia inicial. Repudiaron el nuevo ataque ruso a Kiev. Junto a la Argentina fueron invitados India, Indonesia, Senegal y Sudáfrica. Zelenski hablará por videoconferencia.

Friederike Heine

Los líderes de los países industrializados que conforman el Grupo de los Siete (G7) se reúnen hoy en el castillo de Elmau, en Baviera, para la primera jornada de una cumbre de tres días que se centrará en su respuesta a la guerra en Ucrania y sus consecuencias.

Los jefes de Estado y de Gobierno de Alemania, Reino Unido, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia y Japón llegarán a la sede de la cumbre alpina al mediodía (hora local) para celebrar consultas sobre la economía mundial, las infraestructuras y las inversiones, así como sobre la política exterior y la seguridad.

Alemania ostenta este año la presidencia del G7, y el canciller Olaf Scholz recibirá al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en una reunión bilateral poco antes del inicio oficial de la cumbre.

Las propuestas para aumentar conjuntamente la presión sobre Rusia, el apoyo militar y humanitario colectivo a Ucrania y el impacto del conflicto en la fuerte subida de los precios de la energía y los alimentos serán los puntos centrales de la cumbre.

En vísperas del evento, fuentes gubernamentales alemanas dijeron a DPA que los líderes del G7 discutirán un tope de precios para el petróleo para evitar que Moscú se beneficie de las subidas de precios y proteger a los países compradores de petróleo de la volatilidad que probablemente surgirá de un embargo sobre el petróleo ruso que entrará en vigor a finales de año.

Esta medida obligaría a los países occidentales a asegurar que los buques de carga que transporten petróleo solo abastecerán a los países que acepten cumplir el límite de precios.

También sería concebible prohibir a las compañías navieras el transporte de petróleo que supere el precio máximo o restringir su acceso a los servicios financieros, dijeron las fuentes.

Biden anunció hoy que los miembros del G7 prohibirán la importación de oro ruso, en otro intento de aislar económicamente a Moscú por su invasión a Ucrania.

La prohibición impondrá "costes sin precedentes a Putin para negarle los ingresos que necesita para financiar su guerra contra Ucrania", escribió Biden en la red Twitter.

El presidente estadounidense describió que se trata de una "importante exportación que reporta decenas de miles de millones de dólares a Rusia".

El anuncio formal sobre el plan será presentado más tarde en la cumbre.

Argentina, India, Indonesia, Senegal y Sudáfrica han sido invitadas a participar en algunas sesiones en el castillo bávaro de Elmau como países democráticos que no forman parte del G7, mientras que el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, se dirigirá a los delegados por videoconferencia.

Una zona de exclusión de seguridad alrededor del recinto -donde Alemania también celebró su último G7 en 2015- ha sellado el área a cualquier persona sin permiso de acceso durante la última semana.

Unos 18.000 efectivos de seguridad están preparados para vigilar la cumbre y mantener el orden durante las numerosas manifestaciones previstas.

Antes del inicio de la cumbre, Scholz pidió ante el Parlamento alemán un "Plan Marshall" para financiar la reconstrucción de Ucrania tras la guerra, en referencia a la enorme inversión de Estados Unidos en Alemania y otros países occidentales tras la Segunda Guerra Mundial.

El canciller germano agregó que el tema será discutido con Zelenski en la reunión.

El papel de China en el apoyo a Rusia desde su invasión de Ucrania también será objeto de debate. 

Por su parte, China y Rusia, que forman parte del llamado grupo BRICS con Brasil, India y Sudáfrica, criticaron el jueves en una reunión del bloque a los países los países occidentales y las sanciones impuestas a Moscú.

Todos los líderes del G7, excepto el primer ministro japonés, Fumio Kishida, viajarán a Madrid después de la cumbre del G7 para asistir a una reunión de los líderes de la alianza estratégica militar OTAN que servirá para concretar las políticas de defensa tras la invasión rusa a Ucrania.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?