En medio del conflicto por Portezuelo del Viento, Rodolfo Suarez centra su agenda en el agua

En medio del conflicto por Portezuelo del Viento, Rodolfo Suarez centra su agenda en el agua

Tras participar de una misión oficial a Israel, Rodolfo Suarez impulsa iniciativas enfocadas en el recurso hídrico, en medio de la incertidumbre sobre el destino que tendrán los fondos que estaban asignados a la represa proyectada en Malargüe.

Gianni Pierobon

Gianni Pierobon

gmpierobon@gmail.com

La temática del agua ha copado la agenda del gobernador Rodolfo Suarez. Si bien se trata de un asunto siempre presente en Mendoza, en las últimas semanas ha tomado la centralidad de la coyuntura política a nivel provincial. Tras participar de una misión oficial Israel, el mandatario mendocino impulsa iniciativas enfocadas en el recurso hídrico, en medio de la incertidumbre sobre el destino que tendrán los fondos que estaban asignados a Portezuelo del Viento, tras el freno de la Nación a la obra.

En la última semana de abril, Suarez fue parte de una comitiva integrada por funcionarios nacionales y otros mandatarios provinciales para interiorizarse sobre nuevas tecnologías de riego de precisión y el tratamiento, conservación y la reutilización del agua.

Durante ese viaje organizado por el Ministerio del Interior de la Nación y financiado por el Consejo Federal de Inversiones (CFI), el gobernador observó la tecnología y las instalaciones que ha puesto en marcha el país del Medio Oriente que se ha convertido en modelo de gestión del recurso hídrico.

Tras su regreso a la provincia, la temática mantuvo un rol destacado en su agenda tras las declaraciones del presidente Alberto Fernández que supultaron la posibilidad de iniciar la construcción de la represa Portezuelo del Viento.

El mandatario nacional adelantó que laudaría a favor del pedido de La Pampa y otras provincias del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (COIRCO) de realizar un nuevo estudio de impacto ambiental, que dilataría el comienzo de la obra por al menos dos años más.

A raíz de este freno a la represa proyectada sobre el Río Grande -afluente del Colorado- en Malargüe, Suarez se esperanza con que la Nación incorpore en la redacción del laudo la autorización a destinar los 1023 millones de dólares destinados originalmente a Portezuelo a otras obras hídricas, energéticas y productivas.

En este sentido, adelantó que convocará a una mesa con representantes de distintos sectores de la sociedad y organismos técnicos especializados en la temática del agua para determinar en qué proyectos se invertirán los fondos que llegarán a la provincia en compensación por los perjuicios de la promoción industrial.

La búsqueda del consenso para dar marcha a este “Plan B” avecina una tensa discusión entre el oficialismo provincial y la oposición, que ya ha puesto reparos sobre la utilización de esos recursos

Por otra parte, el gobernador mendocino y su par sanjuanino, Sergio Uñac, mantuvieron un encuentro virtual este miércoles con Diego Berger, representante de Mekorot, la empresa estatal de aguas de Israel. El objetivo de esta actividad fue evaluar trabajos conjuntos y escuchar aportes en materia de tecnología del agua.

El representante de la empresa de agua de Israel les presentó el “Plan Maestro de Conservación y Gestión de Agua”, que aplicaron en su país. El proyecto apunta a darle previsibilidad y sustentabilidad a este recurso.

De la reunión participaron también los ministros de Economía y Energía, Enrique Vaquié, y de Planificación e Infraestructura Pública, Mario Isgro, y el superintendente general de Irrigación, Sergio Marinelli, quien ese mismo día asumió su segundo mandato como “gobernador del agua”.

A su vez, este jueves Suarez encabezó el lanzamiento de otra iniciativa relacionada al recurso hídrico. Estuvo en la presentación del Fondo de Agua del Río Mendoza, una instancia de participación público-privada apuntada a fortalecer la cuenca de este río que se encuentra en riesgo hídrico.

Este nuevo organismo diseñará e implementará proyectos de intervención basados en la ciencia y en la naturaleza, buscando que las comunidades y sus actividades productivas en toda la cuenca puedan acceder al recurso de forma sustentable en el largo plazo, sin comprometer el equilibrio ecológico del acuífero a futuro.

Durante el acto de presentación, el mandatario resaltó que el agua “es el recurso que define cualquier posibilidad cierta de sustentabilidad y por lo tanto desarrollo y progreso de las comunidades. Más aún en Mendoza donde la escasez natural convierte al asunto en la agenda central que determina todo el universo de las demás políticas públicas”.

Mendoza es la primera provincia del país en sumarse a la iniciativa impulsada por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, la Iniciativa Internacional de Protección del Clima, la Fundación FEMSA, en conjunto con el Gobierno provincial, el Departamento General de Irrigación, Aysam, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la ONG The Nature Conservancy (TNC).

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?