Axel Kicillof acuerda su reelección y margina a Martín Insaurralde

Axel Kicillof acuerda su reelección y margina a Martín Insaurralde

Más allá de la desconfianza que mantiene con Máximo Kirchner, el hijo de los dos presidentes, y su más importante aliado, Sergio Massa, definieron que será candidato para su reelección, relegando las aspiraciones de Martín Insaurralde, quien podría quedar como vice.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, ya le avisó a su jefe de Gabinete, Martín Insaurralde, que será candidato nuevamente en 2023 y le sugirió que reconfigure su plan para sucederlo, aunque algunos dejaron abierta la posibilidad de que el intendente en uso de licencia de Lomas de Zamora lo acompañe como vice, en lugar de Verónica Maggario.

Siempre sobrevoló la idea de que Malena Galmarini de Massa sea candidata a vice de Kicillof, pero esta hipótesis está sujeta a cómo se defina la interna en lo más alto del poder, donde Massa presume quedará como candidato a presidente. "Si pasa eso, lo de Malena no va", dijeron cerca del actual presidente de la Cámara de Diputados de la Nación.

En tanto, el supuesto enroque entre Insaurralde y Maggario rompería el difícil equilibrio interno que existe en el Frente de Todos bonaerense ya que dejaría de tener relevancia el principal distrito provincial y la quinta provincia dada su cantidad de habitantes, La Matanza. Fernando Espinoza, el jefe político, socio de Maggario e intendente, se mueve siempre como un líbero que negocia por sí, sin depender de ninguna "orga" que lo represente, ni La Cámpora, ni el peronismo institucional ni la nunca recompuesta liga de intendentes. 

El empoderamiento de Kicillof fue ratificado la semana pasada tras un encuentro del que participaron además del gobernador y su jefe de Gabinete, con el que mantiene una tensa relación, Máximo Kirchner y Sergio Massa. "No creas que con esto mañana reasume Carlos Bianco en reemplazo de Martín", dijo un reconocido operador del oficialismo provincial que se sorprendió cuando, el viernes, mantuvo una serie de reuniones en la Cámara de Diputados provincial. 

En esos encuentros, de los que participó el referente de Insaurralde en ese ámbito, el presidente de la Cámara, Federico Otermín, varios fueron informados de la novedad más importante. Que se había conseguido destrabar el problema que obstaculizaba todos los acuerdos con la oposición y se podía avanzar en la designación de Federico Thea para presidir el Tribunal de Cuentas, algo que estaba paralizado por oficialistas y opositores. 

Tras la salida de Néstor Grindetti como operador PRO, se retomaron las negociaciones en nombre de los intendentes municipales amarillos, mientras que luego de su supuesto descontento, volvió a negociar con el oficialismo en representación de los intendentes radicales Maximiliano Abad.

La designación de Thea, actual secretario general de la Gobernación, vendrá precedida por una modificación de la manera en que se venía trabajando en el Tribunal de Cuentas, presidido desde 1983 por el ya jubilado Eduardo Grinberg. El cambio será tratado mañana en Diputados, se construirá una nueva manera de constituir mayoría para sesionar y algunos consideran que esto le recortará el poder que tenía su antecesor. 

En esa negociación se incluyó la designación de los dirigentes opositores en la Defensoría del Pueblo provincial, donde recalaría el ex intendente de Morón y ex esposo de María Eugenia Vidal, Ramiro Tagliaferro. Esta designación llega luego de varios años sin ningún gesto para la oposición, a la que tampoco le nombraron las autoridades relacionadas con la oposición en el Banco Provincia y otras entidades descentralizadas, como IPS, IOMA y las empresas de servicios bonaerenses. 

Hasta el momento, nadie podía confirmar si también se destrabó la otra gran negociación, el nombramiento de los referentes opositores en el Banco Provincia de Buenos Aires y en el Grupo BAPRO, que corre por cuenta del Senado provincial.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?