Un país parado otro día entero sin razón

Un país parado otro día entero sin razón

Finalmente el censo se podía hacer solamente vía web. Quejas por ausencia de visitas de censistas. Alberto festeja sin saber bien qué.

Rubén Rabanal

Rubén Rabanal

Argentina estuvo paralizada hoy durante un día entero. Se justificó desde el gobierno esa decisión en que era necesario para llevar adelante con prolijidad y cumplimiento efectivo el Censo 2022. En un país que lidera el ranking de feriados en toda América con 19 días no laborables por festejos específicos, paralizar la actividad otro día mas debió haber sido un tema de análisis mas fino. Mas cuando los comerciantes que, desesperados, se animaron a abrir para poder salvar el día, tuvieron amenazas de clausura, multas y hasta presión policíal. Ni en un día de elecciones se frena el país como el gobierno lo hizo hoy. Hubo un recuerdo frío inmediatamente de la facilidad con la que el kirchnerismo, que al final de cuentas en el sello político de este gobierno aunque ahora la vicepresidenta lo quiera negar, dispone aislar ciudadanos como lo hizo en la cuarentena sin fin por el covid 19 que dejó social, psicológica y económicamente herida a buena parte de la población. 

Es escenario de análisis económico sobre lo que implica sumar otro día de cierre comercial en un país que tiene virtualmente un mes de fiestas por año, no hubiera sido tan dramático sin otro dato que recién apareció a la noche por las deficiencias en el procedimiento de recolección de datos en el Censo.  La realidad fue reconocida por el propio INDEC. no hacía falta paralizar la Argentina ya que el Censo podría haberse hecho vía web sin ningún inconveniente. 

¿Cómo fue esto? Muy simple, Ni bien terminó el horario de recorrido de los censistas vecinos de todo el país empezaron a preguntarse por qué nadie había pasado por sus casas. En los chat de vecinos de los barrios la voz corrió rápido y allí se supo que no eran pocos los edificios y las casas que no habían sido visitados para el censo.

Ante lo evidente, el INDEC anunció vía Twitter dos indicaciones que desnudaron la realidad: el censo podría haberse hecho digital sin necesidad de parar al país o, inclusive, hasta poner en riesgo a algunos censistas que fueron asaltados en la provincia de Buenos Aires mientras intentaban llevar adelante su labor. 

Ahora, quienes no fueron visitados pueden darse por censados si llenaron el formulario digital. Y quienes no lo hicieron y no fueron visitados pueden enviar un mail pidiendo que los censen. Es decir, la emergencia muestra lo que podría haberse hecho desde el principio.

Para coronar el día, Alberto Fernández fue hasta la sede del INDEC junto a Martín Guzmán para una foto parecida a la de una noche de elecciones. Quizás el presidente fue hasta allí pensando en tener algo para festejar 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?