Rogelio Frigerio: "El kirchnerismo está en su punto final"

Rogelio Frigerio: "El kirchnerismo está en su punto final"

El diputado nacional entrerriano se prepara de cara a las elecciones de 2023, donde buscará llegar a la gobernación de su provincia, y conversó con MDZ acerca del panorama que enfrente Juntos por el Cambio tanto en su territorio como a nivel nacional.

Diego Gubinelli

Diego Gubinelli

Rogelio Frigerio, diputado nacional de Juntos por el Cambio y exministro del Interior durante la gestión de Mauricio Macri (2015-2019), se encuentra enfocado en el armado político de cara a las elecciones de 2023, donde tiene como principal ambición convertirse en gobernador de Entre Ríos, territorio conducido por el peronismo hace años.

En diálogo con MDZ, puntualizó en cómo se prepara para este desafío, habló de las figuras a nivel nacional que pican en punta dentro de Juntos por el Cambio para llegar a la Presidencia y aseguró, entre otros aspectos, que desde el principal espacio opositor del país "tienen la revancha de hacer las cosas bien" y que "no nos podemos volver a equivocar".

- ¿Cómo te preparás para este 2023 tan especial dentro Juntos por el Cambio y para vos?
- Nos preparamos con muchas responsabilidad. No hay margen para la improvisación. La gente está muy mal y con mucha angustia. Desde hace muchas décadas no se ve una sociedad tan golpeada. En el caso de Entre Ríos, tenemos por primera vez -tras larguísimos 20 años- la oportunidad de hacer las cosas distinto y poner a la Provincia de pie. Hay que estar a la altura de esa expectativa que se generó y por eso tenemos que prepararnos como nunca antes para un desafío de tamaña naturaleza. Por supuesto que a nivel nacional ocurre lo mismo. Tuvimos nuestra oportunidad hace 7 años y no pudimos estar a la altura de lo que la gente esperaba de nosotros y ahora creo que tenemos la revancha de hacer las cosas bien y en serio. No nos podemos volver a equivocar.

- ¿En esta revancha cuál es fórmula para poder sacarle al peronismo un bastión como lo es Entre Ríos, que hace mucho tiempo tiene protagonismo del PJ en la provincia?
- Primero, con mucha generosidad y ampliando las bases de sustentación política de nuestro espacio, como ya lo hemos hecho. Tenemos alrededor de 15 agrupaciones que conforman Juntos por Entre Ríos. También haciendo que lo que nos una sean los ideas y no los partidos políticos o las cuestiones personales. Creo que hay que anteponer a la gente sobre los partidos y las vanidades personales. Después es con una propuesta. Nosotros vamos a ganar si le proponemos a la sociedad algo mejor que lo que se está viviendo ahora. En Entre Ríos sería algo mejor de lo que se vive hace 20 años y que claramente el Gobierno no le encontró la vuelta.

- Mencionaste el concepto de figuras personales. De alguna forma existe una disputa a nivel nacional entre Patricia Bullrich, Horacio Rodríguez Larreta y Mauricio Macri la hora de tener en cuenta quién va a ser el candidato del PRO o de Juntos por el Cambio en 2023. ¿Sentís presión al respecto al saber que en algún momento vas a tener que tomar posición?
- Vos bien lo dijiste. El candidato tiene que ser de Juntos por el Cambio. No tiene que ser del PRO o del radicalismo. Ahí en la lista también faltaron radicales que tienen expectativas de gobernar y probablemente de otros partidos. Lo que tiene que primar son las ideas y los valores. El tema de las personas para mí no es tan relevante. No tiene que ser una pelea del PRO con el radicalismo. La gente tiene que elegir en una PASO quiénes de nosotros son los que mejor representan esas ideas. A mi juicio, no es lo más relevante si son radicales, del PRO o de otro partido. Ojalá que las fórmulas sean cruzadas para que no ocurra lo del 2015, que no estuvo bien, en donde hubo una fórmula del PRO que le ganó a otra radical y a otra del Coalición Cívica. De alguna manera eso generó confusión en términos de que no terminamos siendo una verdadera coalición de gobierno y fuimos solo una coalición parlamentaria. Y no alcanza con eso porque el desafío es muy grande. Creo que el génesis del problema fue no haber hecho fórmulas cruzadas. Espero que esta vez no repitamos ese error.

- Más allá del aspecto parlamentario, como ex miembro del Gabinete de Mauricio Macri, ¿qué cambiarías o qué pensás que se hizo mal?
- Hay que estar más preparados. Evidentemente no lo estábamos. Ganamos 15 días antes de asumir el gobierno. Le habíamos puesto toda la energía en ganar una elección que al final se demostró que era muy difícil porque terminamos ganando por un punto y medio nada más. El tema es que nos faltó tiempo para preparar los desafíos complejísimos que después tuvimos que enfrentar. Creo que Juntos por el Cambio va a ganar la elección. Estamos frente a probablemente uno de los peores gobiernos que se recuerdan, el de Alberto Fernández, y no podemos cometer el mismo error. Tenemos que prepararnos para gobernar y eso se está haciendo. Tiene que haber un grupo de gente que piense lo que tenemos que hacer para sacar a la Argentina adelante, independientemente de las candidaturas. Ojalá que logremos una unión de pensamientos, detrás de un plan de desarrollo y que después ese plan lo adopte el candidato que la gente termine eligiendo en las primarias.

- Se te ve muy cercano a Miguel Ángel Pichetto de Peronismo Republicano. ¿Qué puede aportar Pichetto a Juntos por el Cambio desde esa pata peronista que quizás no está tan bien expresada hacia el público habitual de JxC?
- Diversidad. Yo creo en la amplitud. Frente a desafíos tan complejos como los que tiene que enfrentar la Argentina, cuando hay miradas de distinto lugar se enrique la propuesta y eso también es lo que nos faltó en 2015. Me parece que Pichetto aporta peronismo con valores republicanos, con defensa del trabajo, que es de alguna manera lo que Perón reivindicaba en su momento, pero que el kirchnerismo termina destrozando. Volver a ese peronismo para el cual gobernar era crear trabajo nos enriquece.

- ¿Está resurgiendo el Movimiento de Integración y Desarrollo (MID) que tanto caracteriza a la familia Frigerio?
- Se ha mantenido en estos años y está tomando más volumen en todo el país, incluso en Mendoza. Y me parece que sí está resurgiendo porque la Argentina necesita realmente un proyecto de desarrollo nacional. Y quién mejor que el MID para representarlo... Esto va en línea con nuestra propuesta de priorizar el desarrollo nacional, el trabajo, la industria, etc.

- Recién mencionaste a Mendoza. ¿Cómo ves a Alfredo Cornejo en una posible fórmula presidencial con Patricia Bullrich?
- Alfredo ha dado muestra en su gobierno de tener una gran capacidad transformadora. Esa experiencia y ese coraje que ha demostrado Alfredo en su gestión de gobierno sería muy importante trasladarla a nivel nacional. Pero queda en él definir dónde quiere jugar: si a nivel nacional o si quiere volver a su provincia.

- Respecto al panorama del kirchnerismo a nivel nacional, ¿temés que el operativo clamor que se está haciendo con Cristina Fernández de Kirchner tenga repercusión en Entre Ríos y que vuelva a reflotar ese sentimiento histórico peronista que hubo en la provincia?
- Creo que lo que ocurre en Entre Ríos es que pasaron larguísimos 20 años del gobierno de un mismo signo político sin resultados y que la gente ha decidido dar vuelta la página. Frente a eso no hay candidaturas o cambios en las reglas de juego que puedan torcer esa voluntad popular. En Entre Ríos hay una enorme vocación de cambiar. Es una provincia que hace 150 años le peleaba el liderazgo a Buenos Aires y que hoy está muy retrasada o lejos de territorios de la región centro.

- ¿Es una amenaza para Juntos por el Cambio que Cristina se presente nuevamente como candidata?
- Creo que no. El kirchnerismo está en su punto final. Cuando el populismo kirchnerista no puede repartir caramelos todos los días, se demuestra su incapacidad de gobernar. Este gobierno de Alberto Fernández es la demostración cabal de eso.

- Como exministro del Interior, ¿cómo valorás la gestión de Eduardo "Wado" De Pedro?
- Es un Gobierno que ha tenido en su primera etapa mayorías parlamentarias muy amplias y sigue teniendo. Siempre logra el quórum, sobre todo en el Senado. Manejan cerca del 70% de las provincias e igual les cuesta generar consensos. Imponen mayorías en la discusión y no buscan diálogo.

- Y aún así a De Pedro se lo considera como uno de los más dialoguistas.
- Por eso digo. Más allá de la vocación personal de diálogo, evidentemente los resultados no son buenos. Hemos tenido solo desencuentros y han sido provocados por el kirchnerismo. En cambio, a nosotros cuando nos tocó gobernar -como decía antes- fuimos el Gobierno más débil en términos parlamentarios. Tuvimos 1/3 de diputados, 1/5 de gobernador y muy pocos intendentes. Sin embargo,  sacamos muchas leyes, sobre todo en los primeros años porque generábamos conversación y negociación para establecer puntos de encuentro con el que piensa distinto. Eso después de perdió.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?