17 de octubre

Al final, ningún líder peronista tendrá su propio Día de la Lealtad

Ni Alberto Fernández ni Cristina Fernández de Kirchner protagonizarán los actos que organizan diferentes sectores del peronismo para el próximo 17 de octubre. Como era normal en los momentos que eran oposición, ahora, siendo gobierno, no pueden juntarse para homenajear a Perón.

Alejandro Cancelare
Alejandro Cancelare jueves, 13 de octubre de 2022 · 20:30 hs
Al final, ningún líder peronista tendrá su propio Día de la Lealtad

Cuando Luis Barrionuevo empezó a organizar el el gimnasio del club Obras Sanitarias de la Nación el primer encuentro de la Mesa Nacional Sindical Peronista con una centena de sindicatos y más de cuatromil gremialistas de todo el país no había hecho más que iniciar, como siempre, el camino de expresión de la dirigencia obrera en pos de desmarcarse y buscar un camino propio para las elecciones de 2023.

Sin embargo, la descomposición del Gobierno nacional, y fundamentalmente la actitud asumida por el presidente Alberto Fernández transformó esa reunión de un sector del sindicalismo en la concentración de todo el pleno de la CGT menos los gremios alineados con Hugo y Pablo Moyano, que marcharán a Plazo de Mayo.

Ambas concentraciones son contra el presidente y sus ministros. “No tenemos nada contra Kelly (Olmos), la conocemos desde hace muchísimos años, pero el presidente estuvo con los muchachos y no les dijo nada, ni les preguntó. Nos enteramos por los diarios”, graficó uno de los armadores del acto de Obras Sanitarias de la Nación en referencia a la llegada de Kelly Olmos al Ministerio de Trabajo en reemplazo de Claudio Moroni.

La juntada de la mayoría de los gremios en Obras Sanitarias se definió en un encuentro realizado ayer en la UOCRA, en la que no se guardaron nada contra Fernández, su socia Cristina Fernández de Kirchner y donde casi pasaron desapercibidos Sergio Massa y Máximo Kirchner. Sin embargo, el enojo mayor era contra el presidente de la Nación, a quien la mayoría de los “gordos”, encabezados por Héctor Daer lo apoyaron siempre, e inclusive se enfrentaron abiertamente con la vicepresidenta y su hijo por esta actitud.

“No viene nadie. Ni el presidente ni ningún otro. Es un acto para recordar a Juan Domingo Perón por parte de quienes fuimos los más beneficiados por sus decisiones, los trabajadores”, le expresó a MDZ uno de los organizadores que acompañan a Luis Barrionuevo a sol y a sombra. Tampoco estará Wado De Pedro ni ningún funcionario nacional.

No es el gobierno de la central obrera, parece insinuar la convocatoria. Insólito, Alberto Fernández, quien fue nombrado como presidente nacional del Partido Justicialista, ese mismo que armó Perón, no participará en ningún acto de los tres o cuatro proyectados que habrá el 17 de octubre próximo.

El que tampoco tiene mucho para ufanarse es el presidente del PJ bonaerense, Máximo Kirchner, quien no se animó a armar una convocatoria propia ni pudo pedirle a los sindicatos más radicalizados del peronismo a que lo acompañen a él. Directamente, prefirió sumarse a la convocatoria que realizarán Camioneros, Bancarios, Docentes y los Estatales del ATE en la Plaza de Mayo.

A pesar de que hoy en la asunción de las tres funcionarias nacionales estuvieron los referentes sindicales de todos los sectores, la tensión persiste en todos los frentes. El mes pasado Axel Kicillof tuvo que resignar a su ministra de Trabajo, Mara Ruiz Malec, y nombró al aliado kirchnerista Walter Correa, ex diputado nacional y dirigente de Moreno.

Ruíz Malec había sido una de las primeras funcionarias que entraron en la discusión cuando a fines del año pasado Cristina Fernández de Kirchner le pidió la apertura de su gabinete para que se involucraran más los intendentes y La Cámpora en la gestión. Kicillof resistió en aquel primer momento, que todos interpretaron como una “intervención política” e inclusive prefirió desdoblar el Ministerio de Infraestructura y Transporte para no cederle Trabajo a Sergio Massa.

Por diferentes motivos, ni Fernández ni Kicillof tienen el respaldo de la dirigencia de su propio espacio político, el Frente de Todos. Pero, a diferencia del primero, el gobernador sabe que su pretensión de ser reelecto no tiene debate interno. Fuera de su figura, no hay peronista o kirchnerista camporista capaz de retener los votos que tiene en su territorio Cristina Fernández de Kirchner.

Archivado en