Recurso hídrico

La crítica situación de los reservorios que fueron construidos para enfrentar la sequía y hoy están abandonados

La falta de custodia y mantenimiento de los reservorios de agua que posee la provincia de Mendoza provoca pérdidas millonarias que deberán ser asumidas por los productores.

Andrea Ginestar
Andrea Ginestar domingo, 30 de enero de 2022 · 06:54 hs
La crítica situación de los reservorios que fueron construidos para enfrentar la sequía y hoy están abandonados
Producto del deterioro y la falta de mantenimiento, los reservorios no cumplen con las funciones para los cuales fueron proyectados

Mendoza lleva más de una década de sequía y los efectos del cambio climático se agudizará: cada vez habrá menos agua. Una de las estrategias que se encararon para solucionar el problema fue construir "reservorios de agua", una especie de lagos artificiales para almacenar agua y distribuirla según la demanda. Mendoza posee tres reservorios de agua destinados al riego que forman parte del proyecto de modernización de la red Terciaria del Tramo Inferior del río Mendoza cuyo financiamiento se realizó a través del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a un costo aproximado de 150 millones de pesos, cifra equivalente a casi unos 17 millones de dólares. La obra, finalizada en 2016, incluyó la impermeabilización de 86 km de canal. 

La situación actual de los tres reservorios es crítica debido a numerosos actos de vandalismo y la falta de custodia por parte del Departamento General de Irrigación. El costo que implica volver a poner operativos los depósitos del agua es altísimo y deberá ser asumido por los productores. Los daños provocaron una disminución de la capacidad operativa y en uno de los casos la inutilización total del mismo. Productores y regantes denunciaron la situación que culminó en un pedido de informe en la Legislatura realizado por el diputado provincial Edgardo González.

La custodia de los reservorios depende del Departamento General de Irrigación

"La geomembrana tiene un valor comercial importante, para nosotros ha sido un problema poder custodiar los reservorios ya que se necesita seguridad permanente y por lo menos dos casas para los guardias. Esa zona no tiene ningún tipo de servicios, no hay agua ni luz sumado al costo que eso implica", dijo el subdelegado del río Mendoza, Marcelo Landini.

Los robos se producen en la época de corta cuando se disminuye el caudal de agua en el reservorio. "Mientras los depósitos tengan agua no hay problema de vandalismo ya que los robos se producen por arriba del nivel del agua", explicó el funcionario.

En detalle

Actualmente solo el primero de los tres reservorios que se encuentra ubicado al lado del dique Galigniana opera con normalidad luego de una reparación que tuvo un costo de 9 millones de pesos. Los actos de vandalismo generaron problemas de filtraciones y disminuyeron su capacidad de funcionamiento.

El reservorio número dos está inutilizado debido al robo de geomembrana y, por el momento, según lo aportado por Landini, no está definida una fecha para la reparación del mismo. "Hemos decidido no tocarlo, estamos proyectando una reparación con materiales no vandalizables y de menor valor comercial para evitar los robos ya que por su ubicación, es el que más expuesto está a ese tipo de delitos", destacó el funcionario. 

"Hemos decidido no tocarlo, estamos proyectando una reparación con materiales no vandalizables para evitar los robos ya que por su ubicación, es el que más expuesto está a ese tipo de delitos", destacó.

Según especifica el pedido de informe, se ordenó el vaciamiento sin ningún tipo de razón o motivo, no se colocó custodia o personal de seguridad en la zona y como consecuencia se robaron más del 90% de la membrana. "Aun no hay un presupuesto oficial para determinar con exactitud el costo de reparación, pero sobre la base de un valor aproximado en dólares del metro cuadrado de membrana, se puede suponer un gasto que rondaría fácilmente los 50 millones de pesos", destaca.

El deterioro de los reservorios impacta en la capacidad operativa de los mismos

El tercero de los reservorios está ubicado donde termina el quinto y comienza el sexto tramo del canal San Martín. El depósito sufrió el robo de geomembrana que provocó el desmoronamiento de los bordes de contención y produce como consecuencia la destrucción total de los paredones de hormigón. En este caso la reparación asciende a 27 millones de pesos, costo que deberá ser asumido por los productores.

Entre las funciones de los reservorios se encuentra la estabilización de los caudales y la implementación del “riego acordado” como paradigma fruto de la operación hídrica de esos espejos de agua que permiten almacenar el recurso hídrico destinado al riego de 20.000 hectáreas durante 12 horas.

Beneficios de los reservorios

Los beneficiarios de la obra son los regantes de los departamentos de Lavalle y de San Martín y abarca una superficie total de 30.000 hectáreas, sumados a los beneficios de la mejor regulación que permite sobre las erogaciones de caudales del río Mendoza. Al ser los reservorios verdaderos “pulmones” de la red de riego, tiene beneficios directos en la programación del riego que impacta a todo sistema del canal San Martín, produciendo mejor desempeño en la eficiencia de la aplicación del recurso.

Los reservorios operan su funcionalidad sobre la red de riego, no sobre propiedades específicas, por lo cual los impactos positivos o negativos de los mismos alcanzan a toda la región. Y se convierten en el complemento de los 86 kilómetros impermeabilizados, que de manera combinada deben producir cambios para la mejora real y concreta de la operación del sistema.

El robo de la geomembrana provoca filtraciones y el deterioro de los paredones de contención

Pedido de informe

El diputado del Frente de Todos, Edgardo González, realizó un pedido de informes en la Legislatura debido a las denuncias realizadas por los productores y regantes, quienes señalaron que la falta de mantenimiento de obras estratégicas y la desidia por no atender los reclamos de los usuarios, se ha convertido en una verdadera traba y obstáculo al crecimiento del oasis norte.

"No vemos que la intención de tratar alguna iniciativa legislativa que se refiera a una “ley de sequía” tenga razón de ser, cuando obras estratégicas para la Provincia son abandonadas en el marco de las leyes actuales y vigentes".

"En un contexto de disminución de los caudales de riego por emergencia hídrica permanente y pronósticos de agravamiento de la situación por el calentamiento global, cuesta creer el abandono que se ha producido sobre los reservorios de red de riego más importantes de la Argentina", se destaca en el informe presentado y agrega: "No vemos que la intención de tratar alguna iniciativa legislativa que se refiera a una “ley de sequía” tenga razón de ser, cuando obras estratégicas para la provincia son abandonadas en el marco de las leyes actuales y vigentes".

El informe agrega que las pérdidas millonarias producto del costo de las reparaciones en los reservorios se podrían haber evitado de haber sido custodiados por personal de DGI, o en su defecto por el Ministerio de Seguridad de la provincia de Mendoza.

Archivado en