Lilita Carrió agita la interna dentro de Juntos en una provincia clave

Lilita Carrió agita la interna dentro de Juntos en una provincia clave

La exdiputada de la Nación no da tregua en lo que respecta las internas que vive Juntos de cara a los comicios de este próximo domingo. Allí, Carrió apoya a un candidato entrerriano rebelde y que no cuenta con el visto bueno de Patricia Bullrich y Mauricio Macri, entre otros.

MDZ Política

MDZ Política

En el marco de lo que significarán las elecciones PASO en la listas que conforman la interna de Juntos por el CambioElisa Carrió volvió a revivir las fricciones dentro de dicho espacio político. En esta ocasión, mudó sus pretensiones a la provincia de Entre Ríos. Precisamente, la exlegisladora se encuentra apoyando al intendente de Chajarí, Pedro Galimberti, quien tiene buena imagen dentro del electorado y se enfrentará a lista encabezada por el exministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Pedro Galimberti no forma parte del núcleo principal de Juntos por el Cambio.

Lo que sucede es que Galimberti podría generarle un problema a Frigerio porque, si alcanza un 25% de los votos -pese a salir segundo en la interna- lograría desplazar al tercer integrante de la lista, Atilio Benedetti, lo cual fue consensuado en el acuerdo que hizo el radicalismo entrerriano con Rogelio Frigerio.

En ese caso, bajaría Benedetti -que está tercero en la lista- y entraría en zona gris, por lo que Galimberti pasaría a estar entre los tres candidatos de Juntos por el Cambio. Puntualmente, Entre Ríos renueva 5 candidatos. Usualmente se reparten dos y tres entre entre Juntos por el Cambio y el peronismo.

Según pudo conocer MDZ, Frigerio cuenta con el apoyo de dirigentes de peso como Horacio Rodríguez Larreta, Mauricio Macri, Patricia Bullrich, Alfredo Cornejo y Martín Losteau. Sin embargo, la líder de la Coalición Cívica ARI, Elisa Carrió, decidió volcarse hacia el lado de Galimberti y así enfrentarse a Frigerio. Esto se debe que Carrió consideraría que el exministro del Interior de la Nación "es un traidor" por tener relación con los gobernadores peronistas durante su etapa como funcionario de Macri.

A pesar de la tranquilidad ganada meses atrás, Carrió volvió a meterse en el barro.

Por otro lado, el peronismo -puntualmente el gobernador Gustavo Bordet- recurrió a Enrique Cresto, quien ejercía como administrador del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento. 

Existe una gran obsesión en Casa Rosada con lo que suceda en Entre Ríos. Desde el entorno del Ejecutivo nacional siguen con mucha atención la situación porque el ganador aseguraría una banca más en una provincia completamente engrietada. Por ello, el Frente de Todos buscaría tener un integrante más de sus filas en el Congreso de la Nación. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?