La feroz interna entre Ricardo López Murphy y Javier Milei va a agudizar la grieta en el liberalismo

La feroz interna entre Ricardo López Murphy y Javier Milei va a agudizar la grieta en el liberalismo

La dispersión electoral del liberalismo se produce en el mejor momento de aceptación de esas ideas en la opinión pública. Pero están todos peleados. Se percibe una grieta profunda detrás de la competencia electoral entre Ricardo López Murphy y Javier Milei que no se va a resolver el domingo.

Beto Valdez

Beto Valdez

Paradójicamente, las ideas liberales de centroderecha han comenzado a penetrar en amplios sectores sociales tanto en la Ciudad de Buenos Aires, como en el primer cordón del conurbano, pero la oferta electoral se atomiza por culpa de las peleas de egos y odios irreconciliables entre los protagonistas. Tan profunda es la grieta que ni siquiera se va a resolver el domingo cuando se sepa quien es el ganador de la interna abierta porteña entre Ricardo López Murphy y Javier Milei.

Dirigentes de trayectoria, economistas y referentes del sector están distanciados y se alinean con cada uno de los dos candidatos. Solo esperan el domingo y los ganadores se burlarán del que saque menos votos. “La falta de grandeza de los principales referentes es alarmante y lo único que han logrado es generar una pelea que no tiene retorno porque se entró en agresiones personales”, dice un veterano dirigente de estas lides.

Es verdad que se intento llegar a un acuerdo entre todos los sectores pero el diablo metió la cala. Nadie sabe bien las razones pero terminaron todos enfrentados. Unos apuntan a la intransigencia de Milei, otros responsabilizan al PRO de utilizar operadores como Yamil Santoro para evitar una oferta electoral unificada que le sacara votos al partido amarillo. “Para ser sinceros todos tenemos algo de responsabilidad por no estar a la altura de las circunstancias en el mejor momento de nuestras ideas”, reconoce un dirigente que milita en uno de los tantos sectores.

José Luis Espert es otro de los referentes de la derecha

Ni hablar de la dispersión en la provincia de Buenos Aires con José Luis Espert, Juan José Gómez Centurión y Cinthia Hotton, separados y cada uno por su lado. A su vez Gómez Centurión respalda en CABA a Milei y Espert aparece más cerca de Republicanos Unidos. Hasta se distanciaron los referentes económicos que mucho tienen que ver con la instalación de sus ideas en la opinión pública.

Quizás el ejemplo más emblemático sea el de Roberto Cachanosky, un histórico divulgador del liberalismo. Está distanciado de Espert y Milei y además a último momento lo bajaron de la lista de López Murphy cuando había sido apalabrado para ocupar el tercer lugar a diputado nacional. Carlos Rodríguez, fundador del CEMA, decidió apostar por López Murphy al igual que Fausto Spotorno y Gustavo Lazzari. Miguel Boggiano se alejo de ese sector y respalda a Milei. Y Manuel Adorni optó por la neutralidad frente a tanta grieta.

La crisis también golpea a aquellos que vienen de la UCEDE y de otras experiencias en los 80 y los 90. La deserción electoral de Patricia Bullrich también influyó a desordenar más al sector. Junto a ella venían militando dirigentes de origen liberal que se quedaron colgados del pincel. Federico Pinedo, Juan Curuchet, Pablo Walter y Paula Bertol tienen más coincidencias con sus excompañeros de ruta que con los aliados del PRO en Juntos por el Cambio. Están lejos ideológicamente de radicales como Martín Lousteau o la dirigencia de la Coalición Cívica.

"Actualmente el PRO ya no representa nuestro sueño liberal de centro derecha”, admite un dirigente que pasó por UPAU. La utopía de crear un PP argentino ha naufragado pero parece que hay lugar para experiencias como Ciudadanos y VOX, uno lo representaría López Murphy y al otro Milei. “El gran drama de la oportunidad perdida este año es que con Patricia nos podríamos haber unido todos para recrear una gesta como la de Isabel Díaz Ayuso en Madrid, pero nos quedamos sin el pan y sin la torta”, reconoce en privado un dirigente del PRO que no se siente cómodo con el armado electoral de Horacio Rodríguez Larreta.

Otros tres influencers están en posiciones divergentes. Carlos Maslatón forma parte del entorno de Milei, Agustín Etchebarne sigue en Republicanos Unidos, un poco incomodo con la alianza con JxC, y José Benegas se ha transformado en uno de los principales críticos del candidato libertario. Y si faltara algo más también los dividen figuras como Mauricio Macri o el propio Rodríguez Larreta. Tampoco les gusta la alianza con la UCR, Carrió o Margarita Stolbizer.

"Milei va a seguir su camino de mayor dureza, a López Murphy no le resultará sencillo despegarse del larretismo y Espert va a depender de los votos que logre el domingo pero no le va a resultar fácil mantenerlos hasta noviembre por el temor al kirchnerismo en Buenos Aires”, define con crudeza un vocero del sector. Una grieta insalvable que seguramente se agudizará a partir del domingo. Las PASO no van a ordenar al centroderecha.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?