El PJ bonaerense ya le baja el pulgar a Axel Kicillof y espera un guiño de Diego Santilli

El PJ bonaerense ya le baja el pulgar a Axel Kicillof y espera un guiño de Diego Santilli

El poder territorial del peronismo bonaerense ya huele fin de ciclo K con Kicillof a la cabeza y empiezan a entusiasmarse con el estilo y perfil de Diego Santilli con miras al 2023. Varios tienen contactos el exvicejefe porteño y perciben que se van a llevar mejor que con el actual gobernador.

Beto Valdez

Beto Valdez

En medio de las turbulencias internas que atraviesan al Frente de Todos luego de la derrota electoral en la provincia de Buenos Aires, el poder territorial del peronismo bonaerense disfruta de la pérdida de poder del gobernador Axel Kicillof y ya empiezan a mirar con atención los futuros movimientos políticos de Diego Santilli, a quien ya dan como futuro ganador de las elecciones generales de noviembre en el principal distrito del país.

“A Axel prácticamente lo dejó sin poder Cristina Fernández de Kirchner y su proyecto político empezó a naufragar”, dicen un intendente del Gran Buenos Aires. Concretamente se refieren a que la intervención de su Gabinete con el desembarco de dos colegas, Martín Insaurralde y Leonardo Nardini, lo va a limitar y ya muchos piensan que no va a tener chances de reelegir en la provincia de Buenos Aires y mucho menos ser candidato presidencial.

La otra alternativa que maneja la vicepresidenta es bendecir la candidatura a gobernador de Máximo Kirchner, escenario que divide a la liga de intendentes del peronismo. Los que aún siguen realmente alienados al jefe de La Cámpora son muy pocos. Mayra Mendoza de Quilmes y Juan Ustarroz de Mercedes, Mario Secco (Ensenada) y Jorge Ferraresi que sigue controlando el municipio de Avellaneda. Probablemente Insaurralde si le conviene seguir con esa sociedad con miras al 2023.

Otro grupo empezó mirar las barajas y se empiezan a sentir seducidos por Santilli y su origen peronista. “Es un compañero, dialoga con todos nosotros y escucha”, analiza un intendente del oeste del GBA. Concretamente se refiere a las reuniones que mantuvo el exvicejefe de Gobierno con varios de ellos antes de la realización de las PASO.

Santilli mantuvo encuentros discretos con Juan Zabaleta, cuando aún era intendente de Hurlingham, Ariel Sujarcjuk de Escobar, Nardini de Malvinas y también aseguran que conversó con el tigrense Julio Zamora en conflicto permanente con Sergio Massa. En la lista figuran algunos jefes comunales más del PJ. Todos se fueron entusiasmados con su estilo y manejo político. Varios apostaron fuerte por su triunfo en la PASO contra Facundo Manes.

 

Lo concreto es que dentro del verdadero desorden que reina en el peronismo bonaerense ya hay varios intendentes que huelen un fin de ciclo K y empiezan a apostar a Santilli como futuro gobernador. “Si nos llevamos mejor con María Eugenia Vidal que con Axel, con Diego andaríamos a las mil maravillas”, sostiene un jefe comunal de la Primera Sección Electoral. Y si el oficialismo no genera una alternativa que los convenza también miran con simpatía el proyecto presidencial de Horacio Rodríguez Larreta.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?