Alberto sumó otro revés y dejó más debilitada su política internacional

Alberto sumó otro revés y dejó más debilitada su política internacional

El presidente argentino ahora perdió una importante oportunidad en el plano de la política exterior. Además, recibió duras acusaciones de "intromisión a asuntos internos" de otro país.

MDZ Política

MDZ Política

Durante la jornada de este sábado viene desarrollándose la IV Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Este foro, que persigue promover la integración y desarrollo de los países latinoamericanos y caribeños está integrado por los 33 países soberanos que integran esta región del mundo occidental. Entre otros temas, en esta oportunidad se pretendía buscar el consenso para que Alberto Fernández sea nombrado como presidente pro témpore de este organismo internacional. Sin embargo, la abrupta salida del ahora excanciller Felipe Solá y la falta de representatividad de Argentina en el evento eclipsó cualquier oportunidad para que Alberto sea definido en tal cargo. 

Cancillería Argentina venía trabajando desde hacía varias semanas en las negociaciones para que Alberto Fernández fuera designado como presidente pro témpore. Pese a haber recibido el apoyo casi absoluto por parte de todos los países, hubo una excepción: Nicaragua, país que, además, acusó a Argentina de haber intervenido en asuntos internos de ese país. 

Sin parecerle suficientes esas acusaciones, el canciller de Nicaragua, Denis Moncad, enviado especial del presidente de ese país, Daniel Ortega, agregó: “Argentina se convirtió en instrumento del imperialismo norteamericano subordinándose a sus intereses hegemónicos diseñando una estrategia para vulnerar y negar la soberanía de Nicaragua”.

En este sentido, profundizó la posición que tomó el régimen nicaragüense: “Nuestra posición clara y firme es de no voto, de no respaldo a Argentina para la presidencia pro tempore de la CELAC porque se ha atrevido a interferir en nuestros asuntos haciendo política propia, interviniendo vulgar y ofensivamente en clara e insultante sintonía con los yankis en temas internos de nuestra patria”.

La designación de Alberto para presidir la CELAC se terminaría de definir en esta cuarta edición, sin embargo, quedó trunca. El poder que podría haberle otorgado el puesto se suma a la pérdida de poder que Alberto sufrió en los últimos días tras la crisis que sufrió el Frente de Todos. Casi de imprevisto y con una improvisación evidente, la Argentina estuvo representada por Juan Carlos Valle Raleigh, subsecretario para América Latina.

Por su parte, el canciller mexicano, anfitrión de la cumbre, señaló que dadas las condiciones de representación de la Argentina, el consenso para elegir al próximo presidente pro témpore de la CELAC no se tratará hasta dentro de "varios meses".

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?